Ejemplos ?
LVI Sus Gracias Venus a ejercer conduce el ministerio de las Parcas triste: cardó una el estambre, que reduce a sutil hebra la que el huso viste; devanándolo otra, lo traduce a los giros volúbiles que asiste, mientras el culto de las musas coro sueño le alterna dulce en plectros de oro.
Estos tres instrumentos se diferencian en sus mecanismos de producción del sonido. En un clavecín, las cuerdas son pulsadas por plectros.
Según un pasaje de la “Postik” del sabio Scaliger, el alemán Simius había construido un instrumento llamaso “simicon”, el cual era un monocordio cuyos sonidos se producían por plectros que se movían de abajo hacia arriba, mediante la acción de un teclado.
Esos plectros más tarde se perfeccionaron con el fin de conseguir un sonido mejor, usándose picos puntiagudos de plumas de cuervo.
Los buenos plectros están hechos de marfil o de madera con la punta de marfil, excepto en cierta música de cámara en los cuales se utiliza puntas de caparazón de tortuga.
En el clavecín las cuerdas se hacen sonar mediante plectros (antiguamente de pluma de aves y actualmente de poliacetal incorporados a los martinetes, que empujan las cuerdas hacia arriba en vez de percutirlas (como en el caso del clavicordio).