plañido

plañido

s. m. Lamento acompañado de llanto.
NOTA: También se escribe: plañimiento

plañido, -da

 
m. f. Lamento, queja y llanto.
Ejemplos ?
En vano la lira abovedada, que suena de sus siete cuerdas, Refleja en sus cadencias tu plañido de muerte; En vano tendrías en tus ojos magníficas sombras de los cuentos, Como en el invierno se ponen flores de hielo sobre las ventanas, Cuando en tu corazón es verano...; en vano rogarás : "¡ Conságrame La coronilla con sus pensamientos, para bendecirla con mis lágrimas !" Ella ni puede entender que no tú la quieres...
En tu casa ya eres llorado y plañido, y a tus hijos han dado tutores los alcaldes; tu mujer, después de hechas tus exequias y haberte llorado, cargada de luto y tristeza, casi ha perdido los ojos; es compelida e importunada por sus parientes a que se case y con nuevo marido alegre la tristeza y daño de su casa, y tú estás aquí, como estatua del diablo, con nuestra injuria y deshonra.» Él entonces me respondió: «¡Oh Aristómenes!
La negra pavesa vuela y aglomerada en un cuerpo solo se densa y forma coge y toma el color 605 y el ánima del fuego: la levedad suya le presta alas, y al principio semejante a un ave, luego verdadera ave, resonó con sus alas: al par sonaron sus hermanas innúmeras, de las cuales es el mismo su natal origen, y tres veces la hoguera lustran y consonante sale a las auras 610 tres veces un plañido, a la cuarta voladura separan sus cuarteles.
En esto, he aquí que asoma el muerto ya llorado y plañido, el cual, según la costumbre de aquella tierra, especialmente siendo uno de los principales, lo llevaban públicamente por la plaza con gran pompa de su entierro.
Con todo, bien enterrado fue, en un vital lecho, con cobertores buenos. Plañido fue óptimamente (pues manumitió a algunos) incluso si malignamente le lloró su mujer.
Apartónos desta consideración el ruido que andaba en una casa a nuestras espaldas; entramos dentro a ver lo que fuese, y al tiempo que sintieron gente, comenzó un plañido a seis voces de mujeres que acompañaban una viuda.
Sobre anónima huesa Árbol piadoso y tétrico derrumba "guirnalda que le pesa", pompa que treme y zumba y caricia y plañido es a la tumba.
- Oye el tambor: "¡Bum, bum!." Son sólo dos notas, siempre "¡bum! ¡bum!." Escucha el plañido de las mujeres. Escucha la llamada de los sacerdotes.
Después de gobernar 19 años según Sarmiento, y 30 según Garcilaso, falleció muy anciano y "fue muy llorado y plañido y le hicieron esequias muy suntuosas, guardando su bulto para memoria que había sido bueno".