pimiento

(redireccionado de pimientos)
También se encuentra en: Sinónimos.

pimiento

1. s. m. BOTÁNICA Planta herbácea de la familia de las solanáceas, de la que existen numerosas variedades, que se distinguen por sus frutos encarnado, largo, pajizo, guindilla, dulce, morrón, choricero y otros.
2. BOTÁNICA Fruto de esta planta.
3. BOTÁNICA Pimentero, arbusto de la pimienta.
4. importar o no importar una cosa un pimiento coloquial No importar nada me importan un pimiento los problemas de los famosos.
5. no valer un pimiento coloquial No valer nada este cuadro no vale un pimiento.

pimiento

 
m. bot. Planta de la familia solanáceas (Capsicum annuum), de hojas lanceoladas y flores pequeñas y blancas; su fruto es una baya comestible, hueca, grande y alargada.

pimiento

(pi'mjento)
sustantivo masculino
1. planta de huerta que crece con numerosas ramas y hojas alargadas plantar pimientos
2. fruto de esta planta, alargado y hueco, de color verde, rojo o amarillo pimientos asados
nada o muy poco Me importa un pimiento su opinión.
Sinónimos

pimiento

sustantivo masculino
1 pimentero (arbusto).
2 ají, chile.

pimiento de cerecilla sustantivo masculino guindilla, cerecilla, de las las Indias.
Traducciones

pimiento

piment

pimiento

chili, paprika, peber

pimiento

Paprika, Pfeffer

pimiento

kapsiko, papriko

pimiento

paprika

pimiento

פלפל

pimiento

peperone, capsico, pimento

pimiento

peper, paprika

pimiento

poper

pimiento

chilipeppar, spanskpeppar, paprika

pimiento

, 辣椒

pimiento

paprika, pepř

pimiento

papar

pimiento

ピーマン, コショウ

pimiento

피망

pimiento

paprika

pimiento

papryka, pieprz

pimiento

перец

pimiento

พืชจำพวกพริก

pimiento

biber

pimiento

tiêu

pimiento

SM
1. (= fruto) → pepper
(no) me importa un pimientoI don't care two hoots
pimiento del piquillo, pimiento morrón, pimiento rojored pepper
pimiento verdegreen pepper
2. (Bot) → pepper plant
Ejemplos ?
Matías, estas hermosas tajadas, que tan ricas habrían estado con pimientos y tomates en el mes de Agosto, y el tener de huésped a un forastero de tan mala cara!
Los perdidos se volvían cariacontecidos, llevando el dueño, bajo la capa, se entiende, el cuerpo del difunto que, con arroz y pimientos, hallaba al otro día sepultura digna en el estómago del zapatero y de sus camaradas.
Como en un rincón de las heredades tendríamos nuestra miaja de huerta, todos los días me iría yo allá por la mañanita y volvería a casa con un delantazo de habas, de guisantes, de alubias, de repollo, de cebollas, de pimientos, de tomates, en fin, de todo lo que se necesita para el buen gobierno de la casa.
Hacíase llamar Catalina del Sacramento, y con mucha seriedad contaba que San José fue su padrino de matrimonio, y que para no complacer a su esposo (como está obligada a hacerlo toda mujer que no aspira a santidad) que la rogaba asistiese a la representación de una comedia, se restregó los ojos con pimientos y habría cegado si la Santísima Virgen, que la favorecía con frecuentes visitas personales, no la hubiese curado con algunas gotas del néctar de su castísimo seno.
En un rincón había un fardo de lana, listo para hilar; en otro, el lino esperaba lo mismo; guirnaldas de manzanas y peras secas mezcladas con pimientos colgaban de los muros; una puerta abierta le permitió observar la sala de las visitas, donde las sillas y los muebles de caoba brillaban como espejos; decoraban la habitación naranjas de yeso y diversas conchas marinas; huevos de diferentes colores formaban otras guirnaldas; en el centro del cuarto colgaba un gran huevo de avestruz y un esquinero mostraba enormes tesoros de plata vieja y rica porcelana.
Por lo demás, el salmorejo, dentro de la rustiqueza del pan prieto, Y los rojos pimientos y ajos duros, de que principalmente consta, debe pasar por creación refinada en las artes del deleite, sobre todo si se ha batido bien y largo tiempo por fuertes puños y en un ancho dornajo.
Y saludan con un bon dia tengui gracioso, entre los cestos llenos de patatas y coles, pimientos de corales, tomates de arreboles, sonrosadas cebollas, melones y sandías, que hablan de las Arabias y las Andalucías.
Por fortuna D. Narices salió con vida, pero sazonado con tomates, pimientos y cebollas. Al verse libre de sus perseguidores se dirigió cabizbajo a la fonda, convencido de que para vivir hay que trabajar y de que quien mal anda mal acaba, como el perro vagabundo.
Pusiéronse encendidas como dos pimientos mis primitas al tener que contestar a mi saludo, tendióme una gruesa, morena y áspera mano el exclaustrado, abrazando en seguida a mi tío; y todos, en grata compañía, nos sentamos a la mesa.
No había tiempo de cerrar el cajón; los centavos y los pesos iban cayendo, que era una bendición; y cuando vino la hora en que los estómagos empiezan a reclamar la protección de sus amos, bajaron de los estantes las cajas de sardinas, de calamares en su tinta, de pimientos morrones, y otros productos europeos, conservados en latas para la exportación, mientras que, en papeles de estraza, se pesaban pasas de higo y pasas de uva, almendras y nueces, tajadas de queso, de dulce y de salame, a montones.
Después de dos cajas de sardinas, devoró una de ostras; no le gustan mucho, pero hay que comer algo que no sea carne, y no se puede comer siempre sardinas; y al enumerarle el pulpero las demás conservas que adornan sus estantes, oye: «pimientos morrones españoles», y pide una caja, y come a plena boca las picantes frutas coloradas que son, para él, como rayos del sol de su tierra encerrados en una lata.
Dudo yo que el más científico cocinero francés, sin más que habas, aceite turbio, vinagre archi-turbio, pimientos, sal y agua, pueda sacar cosa tan rica como dicha cocina de habas preparada por cualquier mujer cordobesa.