Ejemplos ?
A propósito del eclipse de 1991 publicó auspiciada por la Secretaría de Salud la serie: El Eclipse del Siglo. No lo pierdas de vista sin perder la vista.
En 2012 regresa a la radio, como productora y directora de contenidos, con el programa YU no te pierdas nada, en Los 40 Principales y presentado por Dani Mateo.
Cabe destacar que el Profesor Anzai Y Mitsui se conocían desde antes, en un partido que el equipo de Mitsui iba perdiendo, quedaban pocos segundos y su equipo iba perdiendo por 2 puntos, y en esto la pelota se va para un saque lateral en el que el profesor Anzai y Mitsui tienen la oportunidad donde cruzar unas palabras y el profesor le dice la frase más famosa de slam dunk, "Si pierdes las esperanzas el partido se dará por terminado de inmediato, no pierdas las esperanzas hasta último momento" entonces Mitsui siguió el consejo y se esforzó al máximo hasta el final y logró la victoria con un tiro de 3 puntos.
Adquiere un diapasón de 4 dólares y ¡comienza a trabajar! No pierdas tu dinero en métodos que te prometen poder identificar una nota.
Haciendo un farol simple (apostando mucho teniendo un juego bajo), corres el riesgo de que los participantes que apostarán después de ti tengan un buen juego y te igualen la apuesta, de ese modo seguramente pierdas porque tu juego era bajo.
La prohibición se justificó como un intento de impulsar la industria local de procesado de pierdas, para estimular la economía y recuperar beneficios.
Reconociendo que su mal temperamento podía perjudicar sus oportunidades de persuadir a aquellos afiliados a Pankhurst, durante las reuniones traía una nota que decía: "¡No pierdas tu temperamento!" Después de ayudar a su esposo nuevamente con una poco exitosa campaña parlamentaria, Pankhurst enfrentó problemas legales en 1896 cuando ella y dos hombres violaron una orden judicial sobre la restricción de que las reuniones del PLI no podían sostenerse en Boggart Hole Clough.
En esta tarjeta va mi dirección. No la pierdas; guárdala y no olvides que te espero a las once. Ya veremos de remediar tus penas, chiquillo.
25 Y los hijos de Dan le dijeron: No des voces tras nosotros, no sea que los de ánimo colérico os acometan, y pierdas también tu vida, y la vida de los tuyos.
Vengo a hablarte de nuestro nieto. Y para no andar con rodeos es menester que te vayas, que te alejes, que nos pierdas de vista; te lo ruego, te lo suplico...
Pues bien: de que la pierdas trata el autor de este libro, haciendo de la religión del Crucificado un sistema; y de que la pierdas deben tratar también los que oficiosamente pretenden darte a conocer sus impías aseveraciones.
Ea, subamos al carro, retirémonos, y cesa de revolverte furioso entre los combatientes delanteros, para que no pierdas la dulce vida.