petitorio

(redireccionado de petitorios)

petitorio, a

1. adj. Que tiene relación con la petición o súplica.
2. s. m. Petición repetida e impertinente.
3. FARMACIA Cuaderno impreso de los medicamentos que hay en una botica o farmacia.

petitorio, -ria

  (del l. petitoriu)
adj. Relativo a petición o súplica, o que la contiene.
m. fam.Petición repetida e impertinente.
Cuaderno impreso de los medicamentos en una farmacia.
Traducciones

petitorio

ADJ mesa petitoriastall (for charity collection)
Ejemplos ?
En el curso del conflicto los huelguistas insistentemente han hablado de la necesidad de un diálogo de carácter público y plantearon, a través de los medios de difusión, seis puntos petitorios.
Si el actor es el trabajador o sus beneficiarios y no cumple los requisitos omitidos o no subsana las irregularidades que se le hayan indicado en el planteamiento de las adiciones a la demanda, la Junta lo prevendrá para que lo haga en ese momento. El actor expondrá su demanda, ratificándola, aclarándola o modificándola, precisando los puntos petitorios.
Articulo 803 Ante las juntas no-se exigirá forma determinada en los escritos, promociones o alegaciones que se hagan. La partes deberán precisar los puntos petitorios y los fundamentos de los mismos.
Planeó el modo de escribirle en el seno mis­mo de la familia, por medio de petitorios dirigi­dos a la señora por una pobre mujer cualquiera, y cuyo sentido oculto Magdalena descifraría.
Artículo 687.- En las comparecencias, escritos, promociones o alegaciones, no se exigirá forma determinada; pero las partes deberán precisar los puntos petitorios.
Con esta educación hogareña, caldeada de cariño, atenciones y nutrida de ejemplos edificantes, en medio de un hogar respetable y dignificado por las leyes cristianas, su vida se hizo plegaria frente a los altares y aulas de la educación; sus ojos se entornaron solamente hacia Dios, con el ritmo sacro de lágrimas matinales y vesperales, petitorios de bienes para sus semejantes, que muchas veces humedecieron la penumbra de las naves conventuales, con una radiosa postura arrodillada, en dulce éxtasis, para dialogar con el cielo y escuchar las partituras, que, únicamente Ella, la Religiosa Sor Teresa Gallardo Loayza, podía escuchar plenamente.
las raíces prisioneras de la tierra aletargada fugarán su libertad de polen subversivo y derruyendo mortajas adheridas a sus ansias –sarcófagos de máscaras cobardes vigilantes– despojándose de cárceles íntimas de sombras –pétalos falsificados de amoríos– sembrarán florestas en celajes comuneros y sobre el cascajo de la historia yerta –mitos quinceañeros de carnales compras, días de festivales a propósito de ventas, sexos exclusivos de usufructos maternales, ondas macaneras de milicias amaestradas, héroes endiosados para tramas mercaderes, músicas rosadas en despliegues petitorios...
Debido a la polémica desatada por este hecho, y por la película posterior inspirada en el crimen y supuesta rehabilitación de Valenzuela, el Chacal se volvió tan popular que se generó un culto en torno a su figura, el cual tiene como eje central a la tumba de Valenzuela, en el cementerio de San Carlos, donde se realizan romerías los días 1 de noviembre (Día de Todos los Santos). Frecuentemente, gente de todo tipo hacen rogativas y petitorios a Jorge del Carmen a la usanza de los santos del catolicismo.
Entre tanto, los habitantes que no concuerdan con el gobierno vitalicio y tiránico de don Perpetuo organizan manifestaciones de protesta y entregan pliegos petitorios al "inspector", quien, debido a su extracción marginal, queda conmovido ante las miserables condiciones de vida que le son expuestas.
En 1997 se reformó el pase automático, aunque no de la forma en que había propuesto Carpizo, y durante la Huelga estudiantil de la UNAM (1999-2000) uno de los puntos petitorios consistía en el restablecimiento del pase a como había sido originalmente concebido en 1966.
El juicio finalmente comenzó el 14 de julio frente al juez Matthias Burnett Tallmadge, y los defendidos inmediatamente plantearon sus casos, acusando al gobierno de la persecución de la que eran objeto y de lo injusto del juez de escuchar sus petitorios, sobre todo porque si de verdad habían delinquido, lo habían hecho por desconocimiento.
Así, luego de asambleas, de repartir volantes, de petitorios e incluso una manifestación frente al Ministerio de Obras Públicas donde se congregaron estudiantes de casi todos los colegios secundarios de La Plata, y donde fueron reprimidos por fuerzas de seguridad y de infantería, finalmente se logró la obtención del Boleto Estudiantil.