perpetuo

(redireccionado de perpetuas)
También se encuentra en: Sinónimos.

perpetuo, a

(Del lat. perpetuus , continuo.)
1. adj. Que dura siempre ya está muy cansado de soportar ese perpetuo dolor. eterno, perenne
2. Que dura toda la vida de la persona de que se trata le han asignado una renta perpetua; condenaron al asesino a cadena perpetua. vitalicio

perpetuo, -tua

 
adj. Que dura y permanece para siempre.
edicto perpetuo El publicado por los pretores romanos, al tomar posesión del cargo, en el que exponían las normas judiciales de su magistratura.

perpetuo, -tua

(peɾ'petwo, -twa)
abreviación
1. que dura y permanece para siempre un prócer de gloria perpetua
2. que no tiene interrupciones Estudiaba bajo la vigilancia perpetua de su institutriz.
3. que dura para toda la vida condenado a cadena perpetua
Sinónimos

perpetuo

, perpetua
adjetivo
1 continuo, incesante, imperecedero, perenne, perdurable, inmortal, eterno*, sempiterno. mortal.
«Perpetuo representa una duración indeterminada; continuo, una duración no interrumpida. El movimiento de un planeta es perpetuo porque no conocemos el término de su duración; es continuo, porque no se interrumpe jamás su curso.»
José López de la Huerta
2 vitalicio.
Referido a un cargo o a un puesto.
Traducciones

perpetuo

вечный

perpetuo

perpétua

perpetuo

永久

perpetuo

永久

perpetuo

תמידי

perpetuo

Perpetual

perpetuo

ADJ (gen) → perpetual; [condena, exilio] → life antes de s (Bot) → everlasting
cadena perpetualife imprisonment
Ejemplos ?
Y captarían los estrépitos del tiempo que agotan en su riel la estulticia de sus muecas donde ruedas que perpetuas giran, jamás regresan a la misma vuelta.
59.- Los que tienen obligación de mandar hacer y (tornar) hacer y ordenar los dichos libros en cada un año, hagan diligencia para averiguar lo que se debe y pueden ellos añadir (lo que estuviere vaco y sin calidad de revisión); y habiéndolo añadido y acrecentado, lo invíen ante el superior en la forma que de suso está dicha; pero de las cosas perpetuas que no reciben variación de que antes obieren inviado la descripción e relación e se tiene certificación de que está ya en el archivo superior, no se envíe más de aquello que de nuevo se acrecenta, porque no se multipliquen escrituras impertinentes.
El caso era grave: allí se quería que aquellas señoritas fuesen víctimas de la impudicia, pero se exigía que entre ellas reinase la decencia — ¡pues qué no exigirá el libertinaje en sus perpetuas inconsecuencias!—, y si alguna vez se condescendía a permitirles ser impuras entre ellas, era necesario que fuese por orden y ante los ojos de los señores.
Supongamos que el uno de éstos es pobre y el otro muy rico; pero este contristado con temores, consumido de melancolía, abrazado de codicia, nunca seguro, siempre inquieto, batallando con perpetuas contiendas y enemistades, que con estas miserias va acrecentando sobremanera su patrimonio, y con tales incrementos va acumulando también grandísimos cuidados; y el de mediana hacienda, contento con su corto caudal, acomodado a sus facultades, muy querido de sus deudos, vecinos confidentes y amigos, gozando de una paz dulce, piadoso en la religión, de corazón benigno, de cuerpo sano, ordenado en la vida, honesto en las costumbres y seguro en conciencia, No sé si pueda haber alguno tan necio que se atreva a poner en duda sobre a cuál de éstos, haya de preferir.
Agregaré solamente una observación: la de que, si un habitante de cualquier remota comarca, procurase formarse una idea de las costumbres europeas sobre el estado de las conciencias entre nosotros, sobre la perfección de nuestras artes, sobre la decencia de nuestros espectáculos, sobre la cortesía de nuestros modales, sobre la afabilidad de nuestros discursos, sobre nuestras perpetuas demostraciones de benevolencia y sobre ese concurso tumultuoso de hombres de toda edad y estado, que parecen afanados, desde el romper del alba hasta que el sol declina, a obligarse recíprocamente, ese extranjero, digo, descubriría exactamente en nuestras costumbres lo contrario de lo que ellas son.
Estas Cordilleras que se desprenden como brazos abiertos desde la Cordillera Occidental de los Andes, dan a la zona un carácter fisonómico muy pintoresco, recordando vivamente, dice Teodoro Wolf, a los Alpes de la Suiza, faltando solamente las nieves perpetuas en las cimas empinadas para hacer una analogía completa.
La pena no puede trascender de la persona condenada. No habrá condenas a penas perpetuas o infamantes. Las penas privativas de la libertad no excederán de treinta años.
Artículo 72.- El delincuente in fraganti puede ser aprehendido por cualquier persona, para el único efecto de entregarlo a la autoridad. Artículo 73.-Se prohíben las penas perpetuas, infamantes, prescriptivas y confiscatorias.
obtenida exclusivamente para que incurra otra vez el mundo, mañana, en las mismas antiguas culpas de ambición y de imperialismo, de iniquidad y de sórdidos privilegios Queremos una convivencia limpia de las amenazas perpetuas que emanan de todos los apetitos de hegemonía.
Artículo 47.- La correspondencia particular, papeles y libros privados, sólo podrá ocuparse en virtud de autor de juez competente, en asuntos criminales y civiles que la ley determine, debiendo registrarse a presencia del poseedor, o en su defecto, de dos testigos, y devolverse los que no tengan relación con lo que se indaga. Artículo 48.- Se prohíbe dar leyes proscriptivas, confiscatorias, o que establezcan penas infamantes o perpetuas.
Su cuerpo achaparrado, duro, lleno de ángulos y nudosidades asemejábale a una encina añosa, dotada por un capricho de la Naturaleza de la facultad de trasladarse; su rostro curtido por la intemperie, era del color de la tierra labrada; no parecía sino que un solo arado había hecho los surcos de la una y las arrugas del otro; como crece entre los surcos la cizaña, desigual, revuelta y salpicándolo a trechos, crecía la barba en la cara rugosa del viejo labrador; hasta su cabeza puntiaguda, coronada de cabellos blancos, recordaba los picos inaccesibles que se erguían sobre la montaña, cubiertos de nieves perpetuas.
Quienes dicen que lo pueden hacer, quienes a las clases pobres prometen una vida libre de todo sufrimiento y molestias, y llena de descanso y perpetuas alegrías, engañan miserablemente al pueblo arrastrándolo a males mayores aún que los presentes.