permitirse

permitirse

(peɾmi'tiɾse)
verbo pronominal
tomarse la libertad de hacer lo que no es habitual permitirse un gusto
Traducciones

permitirse

afford

permitirse

leisten

permitirse

concedersi
Ejemplos ?
-exclamó el señor Curro el Pimporrio, penetrando en casa de su compadre el señor Pedro el Cerote, uno de los más populares de los por aquel entonces dedicados a calzar a los que podían permitirse tal lujo en el barrio de La Pelusa.
La fábula no necesita sujetarse a imposición alguna que pueda limitar ambiciones, novedades y sorpresas y, en tanto que esto sea así, puede permitirse como ningún otro medio del pensamiento el mantener bien alto el estandarte de la utopía.
Debe permitirse que cada alumno fluya a su modo por la obra literaria y por aquella que él haya seleccionado, porque contiene la proyección de su propio mundo: heroico, agresivo, sexual, aventurero, misterioso, mágico, romántico, irreverente, deseoso de valoraciones y modelos personales.
Debe permitirse sí la salida del capital invertido, más los intereses que correspondan, pero no las utilidades que son riqueza que se roba injustamente al país.
Artículo 61.- Sólo podrán permitirse cambios en el texto o dibujos del título de una patente en los siguientes supuestos: : :I.- Para corregir errores evidentes o de forma, y : :II.- Para limitar la extensión de las reivindicaciones.
Para colmo de oprobio, Amaro, el oscuro asesino que dirige la Secretaría de Guerra, giró la víspera de la elección un circular a todos los jefes de armas de cada puesto del país, diciendo: “Que por ningún motivo debía permitirse que los antirreeleccionistas prevalecieran en las casillas.” El ejército, con honrosas excepciones, se deshonró cumpliendo esta orden.
Hace ya mucho tiempo que tiene el deseo de tomar caviar como entremés en la s comidas, pero no quiere permitirse el gasto que ello supondría.
Yo recuerdo un discurso del presidente Jimmy Carter y, más cerca, un discurso de George Bush en La Florida –no sé si eso fue durante la primera presidencia– donde decía, escuchen: Estados Unidos como primera potencia –miren lo que es la conciencia de una burguesía y de alguien..., o de un país que tiene el concepto y el rol– no puede permitirse el lujo de depender energéticamente de otro país; tenemos que no depender energéticamente.
Tampoco cree que el hombre célebre debe forzosamente emborracharse y este Fray no toma vino ni en la misa ni en la mesa: en la misa porque si quisiera tomar no pondría la misa por pretexto y en la mesa porque un literato en nuestro país no puede permitirse el lujo de tomar vino bueno.
¿Qué opina usted del demente? -insistió el director, que iba a permitirse el lujo de fumar un cigarro, descansando un momento de sus deberes profesionales.
El mérito real, la virtud cierta, estaba lejos, mucho más lejos. Y estas amarguras de tener que despreciarse a sí misma, si no por mala, por poco buena, era el único solaz que podía permitirse.
No puede permitirse nunca más que, en nombre de un pluralismo mal entendido, una democracia ingenua permita que actúen libremente en su seno grupos organizados que auspician la violencia guerrillera para alcanzar el poder, o que fingiendo aceptar las reglas de la democracia, sustentan una doctrina y una moral cuyo objetivo es el de construir un Estado totalitario.