perjurio

(redireccionado de perjurios)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con perjurios: difamacion, perjuro

perjurio

1. s. m. Juramento en falso.
2. DERECHO Delito que comete quien quebranta la fe jurada fue acusado de cometer perjurio.

perjurio

 
m. Acción de perjurarse.

perjurio

(peɾ'xuɾjo)
sustantivo masculino
acción de jurar en falso o de no mantener un juramento El perjurio del traidor es imperdonable.
Sinónimos

perjurio

sustantivo masculino
Traducciones

perjurio

parjure

perjurio

perjury

perjurio

křivé svědectví

perjurio

mened

perjurio

Meineid

perjurio

väärä vala

perjurio

krivokletstvo

perjurio

偽証

perjurio

위증죄

perjurio

meineed

perjurio

mened

perjurio

perjúrio

perjurio

mened

perjurio

การให้การเท็จ

perjurio

sự khai man trước tòa

perjurio

伪证

perjurio

SMperjury
Ejemplos ?
Luego si creen en tales fábulas, avergüéncense de adorar a semejantes dioses, y si no las creen, no nos aleguen los perjurios troyanos, o admírense de que los dioses castigasen a los perjuros troyanos y de que amasen a los romanos.
¿Ignoras, ¡ay! ¡miserable! no conoces todavía los perjurios de la raza de Laomedonte? ¿Qué debo hacer, pues? ¿Acompañaré sola y fugitiva a esos soberbios mareantes, o me uniré a ellos seguida de mis Tirios y de mis pueblos todos?
¡Cuántos empeños y chismes! ¡Cuántos perjurios y cohechos! ¡Cuántas prostituciones de las madres, de las hermanas, de las esposas y de las hijas!
—Ya no existen paladines. ¿O en verdad acaso han existido? ¡Perjurios! ¡Puede ser que nunca los haya habido. Todos han sido apariencias de linternas acomodaticias y convenencieras.
Y lejos de perder la serenidad recordó al punto su descuido y comprendió las consecuencias qua iba a traer, revistióse de su habitual serenidad, apartó a los esclavos y se abalanzó sobre Mirmeco obsequiándole con una serie de puñetazos: «¡Hola, ladrón, le decía; bien está que tu dueño y todos los dioses del cielo, que has invocado tan inicuamente en tus perjurios, te den la afrentosa muerte que tan merecida tienes!
Porque en la época en que florecían costumbres tan detestables se observaba el antiguo rito de jurar, no para guardarse de pecar con el miedo o freno de la religión, sino para añadirles perjurios al crecido número de los demás crímenes.
Ahora ya ninguna mujer a un hombre que jura crea, ninguna de un hombre espere que los discursos sean fieles; quienes, mientras algo su deseoso ánimo anhela obtener, 145 nada temen jurar, nada prometer perdonan; pero una vez que de su deseosa mente saciada la libido ha sido sus dichos nada temen, nada de sus perjurios curan.
¿Qué otra cosa nos demuestra el mismo amor y deseo de tantos objetos varios y perjudiciales, y los daños que de ellos dimanan; los cuidados penosos, las turbaciones, tristezas, miedos; los desordenados contentos, las discordias, debates, guerras, asechanzas, enojos, enemistades, engaños, lisonjas, cautelas, robos, traiciones, soberbias, ambiciones, envidias, homicidios, parricidios, crueldades, fierezas, bellaquerías, disoluciones, travesuras, desvergüenzas, deshonestidades, fornicaciones, adulterios, incestos y tantos estupros y torpezas contra el natural decoro de ambos sexos, que aún es acción reprensible el referirlas; sacrilegios, herejías, blasfemias, perjurios...
Los testigos comprados delinquen con sus perjurios; el arca de un juez sin tacha nunca está abierta; es vergonzoso defender a los míseros reos por la retribución, y que un tribunal llegue a enriquecerse con sus fallos.
90 Como que de los dioses el padre, el fraude y los perjurios de los Cércopes un día aborreciendo y las comisiones de esa gente dolosa, en un desfigurado ser a sus varones mutó, de modo que igualmente desemejante al humano y semejantes parecen, y sus miembros contrajo, y sus narices, de la frente remangadas, 95 aplastó y de arrugas roturó de vieja su cara, y velados en todo el cuerpo de un dorado vello los mandó a estas sedes y no dejó antes de arrebatarles el uso de las palabras y, nacida para los perjurios, de su lengua.
A menudo que ella, se cuenta, con ardiente corazón enfurecida, clarísonas voces vertió desde lo más hondo de su pecho, 125 y que entonces triste ascendía a abruptos montes, de donde su mirada del piélago al vasto hervor tendiera; que, entonces, de la trémula sal corría hacia las contrarias ondas, sus blandos ropajes levantando de su desnudada corva, y que estas cosas en sus extremas quejas afligida decía, 130 frigidillos sollozos de su mojado rostro suscitando: “¿Cómo es que así a mí, de las patrias aras lejos, pérfido, llevada, pérfido, en un desierto litoral me dejaste, Teseo? ¿Cómo es que así partiendo, despreciado el numen de los divinos, ah desmemoriado, sacrílegos perjurios a tu casa portas?
Y a veces teniendo entre las manos al gran rey o a cualquier otro soberano o potentado, descubrirá que no tiene nada sano en su alma, porque los perjurios y las injusticias la han flagelado y cubierto de cicatrices de las que cada una de sus acciones ha dejado grabada la huella en su alma; que la mentira y la vanidad han trazado en ella mil revueltas y que nada recto se encuentra en ella por haber sido educada lejos de la verdad.