perecer

(redireccionado de perece)
También se encuentra en: Sinónimos.

perecer

(Del ant. perir < lat. perire.)
1. v. intr. Perder una persona la vida pereció en un horrible accidente de aviación. morir
2. Estar pasando una persona por una situación de fatiga o de padecimiento el joven perecía de una incurable enfermedad. padecer
3. Sentirse una persona con la moral hundida mi primo perecía por una depresión. sucumbir
4. Vivir una persona una situación de extrema pobreza la familia perecía de hambre. morir
5. v. prnl. Desear una persona una cosa mucho se perecía por montar un negocio. pirrarse
6. Experimentar un sentimiento con gran intensidad o violencia la anciana se perecía de pena. consumirse
NOTA: Se conjuga como: carecer

perecer

 
intr. Acabar, dejar de existir, morir.
fig.Padecer un daño o trabajo grande.
esp. Carecer de lo necesario para la manutención de la vida.
prnl. fig.Desear o apetecer con ansia una cosa.
Padecer con violencia un afecto o pasión.
V. conjugación (cuadro) [10] como agradecer.

perecer

(peɾe'θeɾ)
verbo intransitivo
1. dejar de existir o llegar a su fin una cosa Nuestro amor no perecerá nunca.
2. perder la vida una persona en un accidente o en una acción violenta Diez personas perecieron en un choque múltiple ocurrido en la autopista.

perecer


Participio Pasado: perecido
Gerundio: pereciendo

Presente Indicativo
yo perezco
tú pereces
Ud./él/ella perece
nosotros, -as perecemos
vosotros, -as perecéis
Uds./ellos/ellas perecen
Imperfecto
yo perecía
tú perecías
Ud./él/ella perecía
nosotros, -as perecíamos
vosotros, -as perecíais
Uds./ellos/ellas perecían
Futuro
yo pereceré
tú perecerás
Ud./él/ella perecerá
nosotros, -as pereceremos
vosotros, -as pereceréis
Uds./ellos/ellas perecerán
Pretérito
yo perecí
tú pereciste
Ud./él/ella pereció
nosotros, -as perecimos
vosotros, -as perecisteis
Uds./ellos/ellas perecieron
Condicional
yo perecería
tú perecerías
Ud./él/ella perecería
nosotros, -as pereceríamos
vosotros, -as pereceríais
Uds./ellos/ellas perecerían
Imperfecto de Subjuntivo
yo pereciera
tú perecieras
Ud./él/ella pereciera
nosotros, -as pereciéramos
vosotros, -as perecierais
Uds./ellos/ellas perecieran
yo pereciese
tú perecieses
Ud./él/ella pereciese
nosotros, -as pereciésemos
vosotros, -as perecieseis
Uds./ellos/ellas pereciesen
Presente de Subjuntivo
yo perezca
tú perezcas
Ud./él/ella perezca
nosotros, -as perezcamos
vosotros, -as perezcáis
Uds./ellos/ellas perezcan
Futuro de Subjuntivo
yo pereciere
tú perecieres
Ud./él/ella pereciere
nosotros, -as pereciéremos
vosotros, -as pereciereis
Uds./ellos/ellas perecieren
Imperativo
perece (tú)
perezca (Ud./él/ella)
pereced (vosotros, -as)
perezcan (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había perecido
tú habías perecido
Ud./él/ella había perecido
nosotros, -as habíamos perecido
vosotros, -as habíais perecido
Uds./ellos/ellas habían perecido
Futuro Perfecto
yo habré perecido
tú habrás perecido
Ud./él/ella habrá perecido
nosotros, -as habremos perecido
vosotros, -as habréis perecido
Uds./ellos/ellas habrán perecido
Pretérito Perfecto
yo he perecido
tú has perecido
Ud./él/ella ha perecido
nosotros, -as hemos perecido
vosotros, -as habéis perecido
Uds./ellos/ellas han perecido
Condicional Anterior
yo habría perecido
tú habrías perecido
Ud./él/ella habría perecido
nosotros, -as habríamos perecido
vosotros, -as habríais perecido
Uds./ellos/ellas habrían perecido
Pretérito Anterior
yo hube perecido
tú hubiste perecido
Ud./él/ella hubo perecido
nosotros, -as hubimos perecido
vosotros, -as hubísteis perecido
Uds./ellos/ellas hubieron perecido
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya perecido
tú hayas perecido
Ud./él/ella haya perecido
nosotros, -as hayamos perecido
vosotros, -as hayáis perecido
Uds./ellos/ellas hayan perecido
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera perecido
tú hubieras perecido
Ud./él/ella hubiera perecido
nosotros, -as hubiéramos perecido
vosotros, -as hubierais perecido
Uds./ellos/ellas hubieran perecido
Presente Continuo
yo estoy pereciendo
tú estás pereciendo
Ud./él/ella está pereciendo
nosotros, -as estamos pereciendo
vosotros, -as estáis pereciendo
Uds./ellos/ellas están pereciendo
Pretérito Continuo
yo estuve pereciendo
tú estuviste pereciendo
Ud./él/ella estuvo pereciendo
nosotros, -as estuvimos pereciendo
vosotros, -as estuvisteis pereciendo
Uds./ellos/ellas estuvieron pereciendo
Imperfecto Continuo
yo estaba pereciendo
tú estabas pereciendo
Ud./él/ella estaba pereciendo
nosotros, -as estábamos pereciendo
vosotros, -as estabais pereciendo
Uds./ellos/ellas estaban pereciendo
Futuro Continuo
yo estaré pereciendo
tú estarás pereciendo
Ud./él/ella estará pereciendo
nosotros, -as estaremos pereciendo
vosotros, -as estaréis pereciendo
Uds./ellos/ellas estarán pereciendo
Condicional Continuo
yo estaría pereciendo
tú estarías pereciendo
Ud./él/ella estaría pereciendo
nosotros, -as estaríamos pereciendo
vosotros, -as estaríais pereciendo
Uds./ellos/ellas estarían pereciendo
Sinónimos

perecer

intransitivo
1 acabar, extinguirse, sucumbir*, morir, caer*, en las las últimas (col.). nacer, vivir, salvarse.
«Perecer se aplica a las muertes ocurridas en circunstancias terribles, o al menos, inesperadas y graves, como la batalla, el rayo, el terremoto o el naufragio. No se dice que perece el que muere de una enfermedad aguda. Carlos V murió en un monasterio; Edipo pereció en una borrasca.»
José Joaquín de Mora
Traducciones

perecer

perish, suffer

perecer

périr

perecer

omkomen

perecer

يموت

perecer

灭亡

perecer

滅亡

perecer

omkomme

perecer

hukkuvat

perecer

멸망

perecer

förgås

perecer

A. VI
1. [persona] → to die, perish (frm)
perecer ahogado (en agua) → to drown; (por falta de oxígeno) → to suffocate
2. [objeto] → to shatter
B. (perecerse) VPR (anticuado)
1. perecerse de risato die laughing
perecerse de envidiato be dying of jealousy
2. perecerse por algoto long for sth, be dying for sth
perecerse por una mujerto be crazy about a woman
se perece por los calamareshe's crazy about squid
perecerse por + INFINto long to + infin, be dying to + infin
Ejemplos ?
Tampoco veo por qué cuando se divide una cosa haga esta división que cada cosa, que antes de estar dividida era una, se convierta en dos desde el momento de esa separación, por ser ésta una causa completamente contraria a la que hace que uno y uno son dos: allí uno y uno hacen dos porque se los junta o se los añade uno al otro y aquí la cosa que es una se convierte en dos porque se la divide y separa. Aún más: tampoco creo saber por qué uno es uno y por las razones físicas menos todavía cómo nace la menor cosa, perece o existe.
Un viento como de obsidiana sopla y se desliza sobre nosotros. A veces nos molesta el ardor del sol y del aire, o casi uno perece de sed y de hambre.
Yo le tendí los brazos. Fray Lope volvió a nuestro lado, y con la voz temblorosa y colérica murmuró -¡Quien ama el peligro perece en él!
Porque cuando en el monte se embravece hórrida tempestad, el flaco arbusto trabajado del ábrego perece, mas al humilde suelo nunca inclina su excelsa frente la robusta encina, antes allá en las nubes señorea los elementos en su guerra impía y al fulgurante rayo desafía.
71 Si a alguien, en ley buena, de sus sobacos le fue molesto su sagrado hirco, o si a alguien con mérito la tarda gota saja, el émulo este tuyo, el que vuestro amor ejerce, milagrosamente, de ti, ha hallado uno y otro mal, pues cuantas veces folla, tantas veces reciben castigo ambos: a ella la azota con su olor, él mismo perece de gota.
Me parece que Simmias teme que el alma, aunque más excelente y divina que el hombre, no perezca antes que él como ha dicho de la armonía; y Cebes, si no me equivoco, ha estado conforme en que el alma es más duradera que el cuerpo, pero que no se puede asegurar si, después de haber usado varios cuerpos, no perece antes de separarse del último, y si esto no es una verdadera muerte del alma, porque el cuerpo no cesa un solo instante de perecer.
Porque el alma no es como la armonía a la cual la comparas, pero es evidente que la lira, las cuerdas y los sonidos discordantes existen antes que la armonía, que resulta de todas estas cosas y perece con ellas.
Esto es, Sócrates, lo que podríamos responder a estas razones, si alguno pretendiera que nuestra alma, no siendo más que una mezcla de las cualidades del cuerpo, perece la primera en lo que llamamos la muerte.
He insistido tanto para persuadiros mejor de mi principio, porque me parece que la magnitud no puede ser al mismo tiempo grande y pequeña, sino, además, porque la magnitud que está en nosotros no admite la pequeñez y no puede ser excedida; porque de dos cosas, la una, o sea, la magnitud, huye y cede el puesto cuando ve aparecer a su contraria, que es la pequeñez, o perece por entero.
Lo que es grande no puede nunca ser pequeño; del mismo modo lo pequeño en nosotros no quiere nunca volverse grande o serlo, ni tampoco una de dos cosas contrarias quiere, siendo lo que es, ser su contraria, y o huye o perece en esta variación.
Alguno me dirá quizá: estamos conformes en que lo impar no puede volverse par o por la llegada de lo par, pero ¿qué impide que si lo impar muere ocupe un puesto lo par? A esta objeción no podría responder que lo impar no perece si no fuera imperecedero.
Enemigo que penetra en ella perece in, mediatamente, y así podemos, defendemos de los innumerables sitiado res invisibles que nos rodean a todas horas e intentan asaltarnos.