pentasílabo

(redireccionado de pentasílabos)

pentasílabo, a

(Del gr. pente, cinco + syllabe, sílaba.)
adj./ s. m. GRAMÁTICA Que tiene cinco sílabas suele escribir versos pentasílabos.

pentasílabo -ba

 
adj.-m. métr. Díc. del verso de cinco sílabas.
Ejemplos ?
Una clasificación elemental es la que distingue versos de arte menor (de dos a ocho sílabas) bisílabos, trisílabos, tetrasílabos, pentasílabos, hexasílabos, heptasílabos, octosílabos y de arte mayor (de nueve o más).
Se cultivaron especialmente los versos pentasílabos y heptasílabos, que en el caso de la lengua china corresponden a versos de cinco y siete sinogramas respectivamente, puesto que cada sinograma representa una sílaba.
De este modo resulta una combinación de versos heptasílabos y pentasílabos, de los cuales los pares presentan rima asonante quedando sueltos los impares.
En la poesía china se cultivaron especialmente los versos pentasílabos y heptasílabos, que en el caso de la lengua china corresponden a versos de cinco y siete sinogramas respectivamente, puesto que cada sinograma representa una sílaba.
(Miguel de Cervantes, siglo XVI-XVII) La seguidilla compuesta es una estrofa que combina heptasílabos y pentasílabos agrupados en una seguidilla y un haikú con rima asonante, según el esquema 7-; 5a; 7-;5a.
La introdujo a principios del siglo XVI Garcilaso de la Vega con una estrofa que le dio nombre: (Garcilaso de la Vega, siglo XVI) La tanka es una estrofa de origen japonés que consta de cinco versos, pentasílabos y heptasílabos, agrupados sin rima de la siguiente manera: 5-,7-,5-;7-,7-.
En el arte menor los versos de dos sílabas se denominan bisílabos; de tres, trisílabos; de cuatro, tetrasílabos; de cinco, pentasílabos; de seis, hexasílabos; de siete, heptasílabos; y de ocho, octosílabos.
En las jotas con estribillo, este se intercala entre las coplas y adopta la forma de seguidilla con versos que alternan el heptasílabo y el pentasílabo y rima también asonante, en incluso se hallan seguidillas de versos hexasílabos y octosílabos, formadas por ocho versos pentasílabos (como sucede en Mainar, o de seis y siete sílabas, en Bujaraloz.
Los versos son octosílabos y a veces pentasílabos, todos al amparo del contrafactum, es decir, a la sustitución de nuevos textos en melodías preexistentes.
Soleá: versos de arte menor, rima asonante, a–a.;Cuatro versos: Cuarteto: versos endecasílabos (o, en general, de arte mayor), rima consonante, 11A 11B 11B 11A Redondilla: versos generalmente octosílabos, rima consonante, 8a 8b 8b 8a Serventesio: versos endecasílabos (o, en general, de arte mayor), rima consonante, 11A 11B 11A 11B Cuarteta: versos generalmente octosílabos, rima consonante, 8a 8b 8a 8b Copla: versos de arte menor, rima asonante, – a – a Seguidilla: versos heptasílabos y pentasílabos, rima asonante, 7a 5b 7a 5b ó 7– 5a -7– 5a Cuaderna vía: versos alejandrinos, rima consonante, 14A 14A 14A 14A.;Cinco versos: Quintilla: versos de arte menor, rima consonante, esquema métrico variable Quintilla doble Quintilla endecasílaba o quintilla real.
Esta búsqueda sofisticada, artificiosa y elegante de las estructuras métricas elegidas por Pascoli – una mezcla de eneasílabos, pentasílabos y cuatrisílabos en una misma composición – ha sido interpretada como un paciente y atento trabajo de organización racional de la forma poética surgida de contenidos psicológicos deformes e incontrolables procedentes del inconsciente.
El poeta, sin romper la unidad de tono, filosofa sobre la inestabilidad de la fortuna, la fugacidad del tiempo, las ilusiones humanas y el poder igualatorio de la muerte a lo largo de cuarenta estrofas llamadas coplas de pie quebrado o sextillas manriqueñas; cada una de ellas es una sextilla doble y tiene, por tanto, doce versos, de los que son octosílabos el primero, segundo, cuarto y quinto y tetrasílabos tercero y sexto; los tetrasílabos pueden ser en apariencia pentasílabos algunas veces, pero es cuando el verso anterior termina en aguda, por la métrica ley de compensación.