pensado

(redireccionado de pensada)

pensado, a

loc. adj. Indica que tiende a interpretar de forma desfavorable las acciones, intenciones o palabras ajenas en la expresión mal pensado ves segundas intenciones porque eres muy mal pensado.

pensado -da

 
adj. Con el adverbio mal, propenso a interpretar desfavorablemente las acciones, intenciones o palabras ajenas.

pensado, -da

(pen'saðo, -ða)
abreviación
que implica reflexión o meditación Llevó a cabo un plan pensado, no se llevaba con improvisaciones.
que acostumbra a ver buena intención en lo que otros hacen o dicen Por ser tan bien pensado te engañan con facilidad.
que acostumbra a ver mala intención en lo que otros hacen o dicen Eres mal pensado, no te me estoy insinuando.
Traducciones

pensado

preteso

pensado

Gedanke

pensado

pensée

pensado

gedachte

pensado

pensamento

pensado

ajatus

pensado

מחשבה

pensado

ADJ un proyecto poco pensadoa badly-thought-out o an ill-thought-out scheme
lo tengo bien pensadoI have thought it over o out carefully
tengo pensado hacerlo mañanaI mean o intend to do it tomorrow
bien pensado, creo queon reflection, I think that ...
en el momento menos pensadowhen you least expect it
Ejemplos ?
En fin, señores, habíamos de decidir el punto de la guerra y el abandono absoluto de Marruecos, incluso de esos viejos peñones calvos donde está agarrada secularmente España, como un águila herida, y todavía continuábamos forzados a tener pensada una política africana.
Odio los ojos que me cegaron los sentimientos y que me hundieron sus mares de utilería. Odio mi ruta de pensada llama que no fundió la soledad sonora que la acompañaba.
Gran parte de los sueños es también simplemente pensada o ideada (representada probablemente en consecuencia por restos de representaciones verbales), igual a como sucede en la vida despierta.
Descubrió que la psicología del pueblo italiano era una psicología de barbero y tenor de opereta... En fin, veremos, ya tengo pensada una jerarquía, algo interesante...
En lo cual el hombre se piensa en analogía con la divinidad, la cual, aunque subjetivamente no necesite nada externo, no puede ser pensada como cerrada en sí misma, sino que incluso por la conciencia de su suficiencia está determinada a producir fuera de sí el bien supremo: necesidad (en el hombre es deber) que nosotros no podemos representar en el ser supremo sino como exigencia moral.
Conviene recordar lo que afirmó el entonces Presidente Kennedy en la Universidad de Yale: “El gran enemigo de la verdad generalmente no es la mentira (deliberada, pensada, deshonesta), sino el estereotipo, el mito (persistente, persuasivo y sin apego a la realidad)”.
Esta epopeya, la más sublime de la era cristiana, fue pensada y escrita en un dialecto tosco, que brotaba como un manantial turbio de raudal cristalino del latín, a la par del francés y del castellano y de las demás lenguas románticas, que después se han convertido en ríos.
Su sombrío compañero, de espaldas en el sillón, es un hombre a quien se puede partir la figura en dos: unas veces es un monje, ministro santo de Dios, cuya presencia es consuelo: a mundanal aflicción, cuyo rostro da franqueza, cuya majestuosa voz aconseja dulcemente, dando calina al corazón; otras es un hombre osado, duro, hipócrita o traidor, que aguarda en faz misteriosa una pensada ocasión; un tigre que acecha oculto la presa que descubrió, y hace que duerme tranquilo para asaltarla mejor.
e obligaronse que las dichas partes ni alguna dellas en lo que a ellos / toca ni a sus subçesores para sienpre jamás en lo que oviere de ser perpetuo, no yrán ni / vernán contra lo que de suso es dicho e especificado ni contra cosa alguna ni parte dello di / recte ni yndirecte en manera alguna en tienpo alguno ni por alguna manera pensada / o non pensada so pena de dozíentas mil doblas de oro castellanas de la Vanda que / dé e pague la parte que lo quebrantare e non lo conpliere o contra ello fuere o viniere para / la parte que lo conpliere por pena e por postura e ynterese convençional que pusieron / por cada vna vez que lo quebrantaren o contra ello fueren o vinieren.
Jura el uno, calla el otro, ni uno cede, ni otro avanza; con más arrojo don Tello, don Juan con mejor constancia; y en vano son los ardides, los esfuerzos y las mañas, los amagos engañosos, las embestidas trocadas. Siempre un golpe encuentra un quite, siempre un estoque una daga, y un esfuerzo inesperado una defensa pensada.
i estimada Esposa: La agitación en que nos hallamos, mi edad, y sobre todo la consideración de que su Divina Majestad puede llamarme á juicio á la hora menos pensada, me mueve á dejarte escrita esta carta que recibirás como el último testimonio del cariño que te he tenido y de lo satisfecho que he vivido del que tú me has profesado.
VI Mi pensamiento -que está en una torre muy alta, que es verdad- sed cierta que no hará, señora, ninguna falta ni fealdad; que ninguna hermosura ni buen gesto, no puede tener en nada pensando en vuestra figura que siempre tiene pensada para esto.