pene


También se encuentra en: Sinónimos.

pene

(Del lat. penis.)
s. m. ANATOMÍA Órgano sexual de reproducción en el hombre y los mamíferos mayores que les permite realizar la cópula e introducir el esperma en la vagina de la hembra.

pene

 
m. anat. Órgano masculino eréctil, situado en la parte inferior del abdomen, que actúa en la micción y en la copulación.

pene

('pene)
sustantivo masculino
miembro urinario y reproductor masculino El glande es la parte más sensible del pene.
Sinónimos

pene

sustantivo masculino
falo, verga, miembro viril, polla (malsonante), cola (col.), pito (col.), picha (col.), minga (col.), cipote (malsonante), carajo (malsonante), chorra (malsonante), pilila (col.), pijo, nabo (malsonante).
Falo se emplea en el lenguaje culto y, especialmente, con referencia a su representación como símbolo o atributo sexual.
Traducciones

pene

penis, cock

pene

Penis

pene

pénis

pene

陰茎

pene

penis

pene

pênis

pene

kurec, penis

pene

阴茎

pene

penis

pene

القضيب

pene

пенис

pene

陰莖

pene

penis

pene

הפין

pene

penis

pene

SMpenis

pene

m. penis, the external part of the male reproductive organ that contains the urethral orifice through which urine and semen pass.

pene

m penis
Ejemplos ?
Y, pues puedes vivir honrada con Dios en público, no te pene de estar deshonrada contigo en secreto: la verdadera deshonra está en el pecado, y la verdadera honra en la virtud; con el dicho, con el deseo y con la obra se ofende a Dios; y, pues tú, ni en dicho, ni en pensamiento, ni en hecho le has ofendido, tente por honrada, que yo por tal te tendré, sin que jamás te mire sino como verdadero padre tuyo.
Procúrese que el pene se halle totalmente fuera del canal, de lo contrario se arriesga la fecundación de la mujer. Esta es la que ha de estar interesada en que la posición, durante el acto fisiológico, sea tal cual la he descrito.
Flores de tinta escupen comas igual que células de polen, y los mecen tiernas y acurrucadas, cual fila de gladiolos a un vuelo de libélulas - y excítanles el pene espigas aristadas.
CAPITULO9 EL REENCUENTRO Llegaron al aparato reproductor en donde para que este exista deben existir dos sexos, el hombre y la mujer el aparato del hombre, se llama pene y es el que produce espermatozoides (células masculinas); y en la mujer le llamamos ovarios y sus células óvulos.
Llegados al monasterio dejó á éste en la puerta y, pene- li'ando sólo en la portería, ordenó á la portera previniese á la comunidad que, bajo pena de excomunión ipso fado incurren- da prohibía á las monjas asomar las narices fuera de la cel- da, hastíi que él tocara la campana convocando á coro.
Con lo cual el entusiasmo funcional de mi comunicación se murió ante las risotadas. Ignoraba que con tal vocablo, se aludía al pene.
Mas de ti tengo miedo y de tu pene infesto para los chicos buenos y malos, el cual tú por donde gustes, cuando gustes mueve, cuanto quieras, cuando esté para afuera preparado.
25 Sodomita de Talo, más suave que de un conejillo el cabello o de un ánsar la medulilla, o lo más bajito de la orejilla, o el pene lánguido de un viejo y el moho arañoso, y tú mismo, Talo, más rapaz que un turbio vendaval cuando una rica caja sus rajas muestra abriéndose, devuélveme el palio a mí mío, que me levantaste, y el sudario játivo y los tapices tinos, inepto, que abiertamente sueles tener como ancestrales.
"A los postres se cantaron las más bellas composiciones de Rossini, terminando con el di tanti palpiti, di tanti pene, ejecutado por la prima donna y el tenor, que fueron muy aplaudidos, incluso por un fraile español que hacía de bajo.
-Güeno; pos si está cansao de viví, ha encontrao la gran ocasión. Tú, Josele, sácale ahí afuera, y ar corasón, paque pene poco...
Para qué reprimir tu flor perenne, si te libra de esclavas ilusiones; si te agita de euforias cuando viene vibrando lo divino en sus unciones. Para qué el celibato de tu pene, si siembra el paraíso con sus dones.
Pero aquella hechicera, que más cura tiene del mozo que de sí no tiene, pensó traerlo por via alpestre y dura a la virtud, aunque le pese y pene; como el sabio doctor, que ordena cura, aunque con fuego o tóxico la ordene, y, si bien al principio daño porta, sana al final y la salud reporta.