península

península

(Del lat. paeninsula.)
s. f. GEOGRAFÍA Extensión de tierra rodeada de agua por todas partes menos por una, por la que se une a una tierra mayor.

península

 
f. Territorio constituido por una porción de tierra rodeada de agua por todas partes excepto por una que la une a la parte continental (istmo) o a un territorio mayor que ella.

península

(pe'ninsula)
sustantivo femenino
extensión de tierra rodeada por agua, salvo por donde se une a un territorio mayor península italiana
Traducciones

península

peninsula

península

полуостров

península

península

península

Halbinsel

península

schiereiland

península

península

península

polotok

península

halvö

península

penisola

península

poloostrov

península

halvø

península

niemimaa

península

poluotok

península

半島

península

반도

península

halvøy

península

półwysep

península

คาบสมุทร

península

yarımada

península

bán đảo

península

半岛

península

חצי האי

península

SFpeninsula
la Península Ibéricathe Iberian Peninsula
Ejemplos ?
Pero, evidentemente, el foco de las contradicciones, en este momentos, está radicado en los territorios de la península indochina y los países aledaños.
Siendo un obstáculo a la realización de este tratado la ocupación de la capital por las tropas de la península, se hace indispensable vencerlo; pero como el primer jefe del ejército imperial, uniendo sus sentimientos a los de la nación mexicana, desea no conseguirlo con la fuerza, para lo que le sobran recursos, sin embargo del valor y constancia de dichas tropas peninsulares, por falta de medios y arbitrios para sostenerse contra el sistema adoptado por la nación entera, don Juan de O'Donojú se ofrece a emplear su autoridad, para que dichas tropas verifiquen su salida sin efusión de sangre y por una capitulación honrosa.
Toda persona que pertenece a una sociedad, alterado el sistema de gobierno, o pasando el país a poder de otro príncipe, queda en el estado de libertad natural para trasladarse con su fortuna adonde le convenga, sin que haya derecho para privarle de esta libertad, a menos que tenga contraída alguna deuda con la sociedad a que pertenecía por delito, o de otro de los modos que conocen los publicistas: en este caso están los europeos avecindados en Nueva España y los americanos residentes en la península...
Lo que buscaban era una mayor autonomía, mayor libertad civil e igualdad de derechos de representación en la Península y en América.
Al sentarnos a la mesa para el desayuno, llegó por telégrafo la noticia del naufragio de un barco inglés en la costa occidental de la península.
Por fortuna, cuando la niebla se hizo menos densa, una vasta luz iluminó el islote; parecía una salida que conducía a tierra firme. Descubrí con alegría que era una península.
Particularmente difícil era deshacerse de la vieja concepción del mundo en la península ibérica y sus dominios americanos, debido al abrumador peso de la cultura tradicional, el absolutismo feudal y la influencia eclesiástica.
Todavía, en núcleos reducidísimos, quedarían los que piensan en la solución de un protectorado inglés y los que sienten reflorecer su españolismo desde que se ha vuelto a imperar en la Península, el régimen constitucional de 1812.
Pero existen condiciones políticas especiales, sobre todo en la península indochina, que le dan características de capital importancia al Asia y juegan un papel importante en la estrategia militar global del imperialismo norteamericano.
El tirano de la Europa está en posesion de la Metropoli, y para conservar á nuestro augusto y desgraciado soberano el señor don Fernando VIl este rico patrimonio de su corona es necesario reunir los votos de los pueblos por medio de Diputados para que un Congreso general establezca el gobierno á que han de sugetarse estas Provincias mientras que la península se halla en aquel estado...
De lo que resulta, que la Corona Española a lo largo de los 289 años que duró su mandato sobre la llamada Nueva España, no logró exportar e implementar en sus territorios colonizados, las estructuras morales y éticas, que tenían vigencia en la península.
Felipe II no dio importancia alguna a los trabajos geodésicos del Maestro Esquivel, que logró formar un mapa general de la península durante el reinado de aquel monarca: naciendo de esta indiferencia, el que un trabajo tan importante pasase ignorado y se perdiera completamente, quedándonos apenas una vaga noticia de él.