pelotón


También se encuentra en: Sinónimos.

pelotón

(Del fr. peloton, grupo de personas, ovillo pequeño.)
1. s. m. Conjunto de pelos o cabellos unidos, apretados o enredados me costó mucho desenredar el pelotón de cabellos.
2. Grupo numeroso y desordenado de personas los niños salieron en pelotón del colegio. muchedumbre
3. MILITAR Grupo de soldados, menor que una sección, al mando de un sargento o cabo primero.
4. DEPORTES Conjunto o parte importante de los participantes en una carrera cuando avanzan agrupados, en especial en el ciclismo el corredor francés logró separarse del pelotón.

pelotón

 
m. Aum. de pelota.
Conjunto de pelos de cabellos.
fig.Conjunto de personas sin orden y como en tropel.
mil. En infantería, unidad táctica elemental compuesta de una escuadra dotada de fusil ametrallador y de otra de fusileros granaderos.
En artillería, equipo de servidores de una pieza.

pelotón

(pelo'ton)
sustantivo masculino
1. grupo numeroso de personas aglomeradas que realizan una misma actividad Un pelotón de fotógrafos se agolpó en la puerta del hotel a esperar a la actriz.
2. militar unidad de infantería al mando de un sargento o cabo un pelotón de infantería de marina
3. deporte en ciertas carreras, conjunto numeroso de deportistas que marchan a un mismo ritmo un pelotón de ciclistas
Sinónimos

pelotón

sustantivo masculino
(deportes) grupo (deportes).
En el ciclismo.
Traducciones

pelotón

Zug

pelotón

peloton

pelotón

взвод

pelotón

peloton

pelotón

pelotão

pelotón

فصيلة

pelotón

pluton

pelotón

взвод

pelotón

pelotón

pelotón

Četa

pelotón

Deling

pelotón

小隊

pelotón

Pluton

pelotón

SM
1. [de gente] → crowd; [de atletas, ciclistas] → pack
pelotón de cabezaleading group
2. (Mil) → detachment, squad
pelotón de abordajeboarding party
pelotón de demolicióndemolition squad
pelotón de ejecución, pelotón de fusilamientofiring squad
3. [de hilos] → tangle, mat
Ejemplos ?
Nada tenía de alarmante el encuentro, pues todos los guardias de las cercanías eran amigos de la casa de Bouzas, donde hallaban prevenido el jarro de mosto, la cazuela de bacalao con patatas; en caso de necesidad, la cama limpia, y siempre la buena acogida y el trato humano; así fue que, al avistar a la Mayorazga el sargento que mandaba el pelotón, se descubrió atentamente murmurando: «Felices tardes nos dé Dios, señorita.» Pero ella, con repentina inspiración, le aisló y acorraló en el recodo del sendero y, muy bajito y con una llaneza imperiosa, preguntóle: -¿Adónde van, Piñeiro, diga?
Y yo les decía: Pues esa mujer va a ser mejor soldado que ustedes (APLAUSOS); porque había hombres que con M-1 y todo corrían (RISAS), y, sin embargo, nunca se dio el caso de que ninguna de las mujeres del pelotón “Mariana Grajales” corriese en un combate (APLAUSOS).
Pero ni nos hemos metido con tantos descarados como hay aquí, porque, ¡óigame, si vamos a ver la culpa que todos esos descarados tienen en la dictadura y en los crímenes que se han cometido, le advierto que el pelotón tendría que realizar una tarea grande, larga...!
Joseíto, junto a Cayetano, en la retaguardia del pelotón, terciada la brillante tercerola sobre la típica y pintoresca montura, exploraba con mirada inquieta la lejanía.
Recuerdo un tumulto de empujones dados y recibidos, una multitud de gente caía por todas partes, mientras, en pelotón confuso, rodábamos hacia cubierta.
Dejaba yo atrás a la ciudad hirviente en contiendas estériles, destructoras, inicuas, y en la fría tarde, nubosa, se me presentaban dos ejemplos salvadores: el pelotón de los bisoños que han jurado el amor a la Patria, aprendiendo el manejo de las armas, y el caso perpetuo de la vida que renace, pródigo en el esfuerzo: el mozo que abre el surco, preparándole para las cosechas benefactoras.
Siguieron el camino, que serpenteaba sumiso como un lazo tirado a descuido. Tras la volanta, un compacto pelotón de polvo oscilaba.
En ese momento acrecentose el rumor sordo, y sonó una descarga entre voceríos salvajes. El pelotón contestó con brío. La tapera quedó envuelta en una densa humareda sembrada de tacos ardiendo; atmósfera que se disipó bien pronto, para volverse a formar entre nuevos fogonazos y broncos clamoreos.
Pero también lamentamos, profundamente, la aberración que llevara a unos sacerdotes ante el pelotón que debiese fusilarlos; porque el sacerdote no debe apearse de aquel plano de santidad, ontológica y moral, en que le situó su consagración para altísimos ministerios.
A continuación se había organizado una cuadrilla de búsqueda que (fueran cuales fuesen sus intenciones) se convirtió en pelotón del sheriff cuando uno de los miembros de la escasa policía montada del estado vio casualmente a los buscadores, les interrogó y se unió finalmente a ellos.
Y diciendo esto, pego un brinco, me voy a la puerta de la calle y le grito al que capitaneaba el pelotón, que era uno al que le decían el Moreno, y el cual ya estaba casi en los límites de la provincia: -Oye, tú, ven acá, que voy a hacerte un regalo.
No hay como correr parejo para estar bien en carrera. Lo engrupen con la manquera, con que tal vez ni serán del pelotón, y se van en fija, de cualquier modo...