pellón

(redireccionado de pellones)

pellón

s. f. Amér. Central y Merid. EQUITACIÓN Pelleja curtida que forma parte de los arreos de montar.

pellón

 
m. Vestido talar antiguo, que se hacía regularmente de pieles.

pellón

(pe'ʎon)
sustantivo masculino
pelleja curtida que forma parte del recado de montar Desensillaron sus caballos y durmieron sobre sus pellones.
Traducciones

pellón

SM (LAm) sheepskin saddle blanket
Ejemplos ?
Las mujeres visten trajes largos, anchos y de vivos colores que les cubren todo el cuerpo hasta los pies, se pintan el rostro con anilinas vegetales, usan sandalias y por tradición Arawak son extraordinarias tejedoras de hamacas, mochilas, cintillos y pellones.
La talabarterí­a, es otra actividad en la cual se elaboran monturas tipo Galápagos, zamarras, riendas, arretrancas, cinchas, estribos, pellones, guruperas, entre otros.
En dicha ciudad se presenta el espectáculo más agradable a la contemplación de los curiosos, pues se ve llegar a numerosos vecinos de Jauja, para expender una gran variedad de harinas; a los de Conchucos, con el mismo afán y con el de vender la abundante y hermosa ropa que labran en su país, no obstante que también los de Huamalíes conducen los suyos en variedad notable; a los de Ica, ofreciendo su muy solicitada gama de aguardientes, centenares de botijas de pisco, vino y vinagre; pero también, alfeñiques, chancacas y mieles; de Cusco y Huamanga bayetones dobles de color, fino y entero, de algodón abatanado, pañetes, pellones...
Francisco de Victoria envió desde el Tucumán al puerto de Buenos Aires 30 carretas que contenían 650 varas de sayal, 680 de lienzo, 526 de cordovanes, 38 frazadas, 212 sombreros, 160 arrobas de lana, 180 costales, 25 pellones y 51 sobrecamas.
Los que disponían de un pequeño capital, lo llevaban invertido en pacotilla de madera, huesillos, peras y ciruelas secas, ropas y ponchos para trabajadores, pellones, monturas, frazadas, comino, ají, orégano y en general todos los artículos que tradicionalmente se embarcaban a la zona minera de Chile y el Perú.
Supuesto que te determines a pasar la cordillera, devolviendo el colchón no es justo duermas en pellones, te mando un colconsito muy ligero que no puede incomodar.
La recuerdo como si la viera: un maitén enorme tendía parte de sus ramas sobre la casita blanca con techo de totora; en el corredor, eternamente la Andrea, su mujer, lavando en la artesa una ropa más blanca que la nieve; una montura llena de pellones y amarras colgada sobre un caballete de palo; y dos gansos chillones y provocativos en la puerta, amagando eternamente nuestras medias rojas que parecían indignarles.
de esfuerzo y de ansia, van arrancando pellones de tierra de la trinchera, tierra densa, compacta, rojiza, que forma en torno de ellos montones movedizos, en los cuales se sepultan sus desnudos pies.
Mucho antes de que aparecieran los concursos oficiales, la famosa Feria de Guadalupe, era el centro de exhibición y comercialización de caballos de paso, de finos aperos, pellones, ponvhos.