pellejero

pellejero, a

s. OFICIOS Y PROFESIONES Persona cuyo oficio es adobar o vender pieles.
NOTA: También se escribe: pelletero, pellijero

pellejero, -ra

 
m. f. Persona que tiene por oficio adobar o vender pieles.
Traducciones

pellejero

/a SM/Fpickpocket
Ejemplos ?
Tres años hacía que había muerto su esposo el pellejero, pero la fabricación, la recomposición y el despacho de corambres seguían más florecientes que nunca, si bien en aquellos últimos meses había surgido y continuaba una crisis en los asuntos de doña Ramona.
Era entonces una verdadera alondra, me llamaban la gran alondra. Y luego, cuando vivía en el bosque, con la familia del pellejero y celebraron la boda de su hija...
Doña Ramona, hermana del maestro y viuda del pellejero, quería mucho al chico, de quien había cuidado en la niñez, y sostenía que su candor no debía calificarse de simplicidad, sino de exceso de imaginación poética.
Silencio (N. Frontera) de Comés. 188. Silencio de Malka, El (Glenat) de Zentner y Pellejero. 189. Silver Linings de Harvey Kurtzman.
Pequeña Lulú, La (Novaro)de Marge Henderson. 156. Poco de humo azul, Un (Glénat) de Lapière y Pellejero. 157. Polly and her pals de Cliff Sterrett.
La resistencia de la población llevó a algunos jóvenes a integrarse en la partida del guerrillero de Argés Ambrosio Carmena, alias «El Pellejero».
Es muy utilizado por R. González Pellejero en un estudio morfoestructural de carácter geográfico. Un ejemplo es significativo: El catedrático de Geografía e Historia I.
Rubén Pellejero (Badalona, 20 de diciembre de 1952) es un dibujante de cómics español. Rubén Pellejero comenzó a desarrollar su carrera artística como ilustrador en los años 70, pero no debutó como dibujante de cómics hasta 1981, año en que publicó en la revista Cimoc su serie Historias de una Barcelona.
En 1981 se asocia con el dibujante Rubén Pellejero, con el que crea series como Las memorias de Monsieur Griffaton (1982) e Historias en FM (1983), ambas aparecidas en la revista española de historieta Cimoc.
El éxito llegaría de la mano de otra colaboración con Pellejero, publicada en la revista Cairo: Las aventuras de Dieter Lumpen (1985), incursión del tándem Pellejero/Zentner en el género de aventuras, de la que se publicarían varios álbumes.
En los últimos años, Pellejero ha trabajado directamente para el mercado francés, junto con el guionista Denis Lapière, publicando dos álbumes con un gran éxito tanto de crítica como de público: Un poco de humo azul (2000) y El vals del gulag (2004).
Con motivo del quinto centenario de la invasión de América, escribe en 1992 los guiones de varios álbumes sobre el tema dibujados por Pellejero, Mattotti y Carlos Nine.