peineta

(redireccionado de peinetas)
También se encuentra en: Sinónimos.

peineta

1. s. f. INDUMENTARIA Y MODA Peine curvo que se colocan las mujeres en el peinado para sujetarlo o adornarlo se recogió el moño con una peineta . peina
2. EQUITACIÓN Borrén o almohadilla trasera de una silla de montar.
3. Chile INDUMENTARIA Y MODA Peine, utensilio que sirve para peinarse.
4. peineta de teja INDUMENTARIA Y MODA La grande y adornada que se usa para sostener la mantilla española.
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

peineta

 
f. Peine convexo que usan las mujeres para adorno o para asegurar el peinado.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.
Traducciones

peineta

SFback comb, ornamental comb
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
-Camará, y que mó de perder la vergüenza que tiéen toitos los hombres -exclamaba momentos después Currita la Quinquillera, saliendo del hondilón y plantándose en mitad de la calle bañada en sol y en aquello momentos llena de una riente multitud, que mataba el ocio en puertas y ventanas con alegres charloteos; descansó en tierra el extremo de su portátil «establecimiento», y gritó con voz dulce y quejumbrosa: ::::Niñas, encajes, randas, peinetas, ::::y agujillas y agujetas ::::e corales de la mar: ::::yo to lo vendo y a precio bajo ::::y cambio hasta el refajo ::::con la que quiera cambiar.
-Ni una palabra -añadió Traddles encantado-; si las hubieras visto escaparse y volver otra vez, después de que llamaste, a coger las peinetas, que se les habían caído del pelo, y marcharse como locas, no hubieses dicho eso.
Vamos, hombre, si ya sabemos lo malito que es usté; si es que usté no lo puée remediar, si es que a usté lo tiró su madre ar mundo pa ser lo que es, y gracia que le dio a usté pantalones, poique si llega a darle a usté peinetas y peinaores....
En derredor, dondequiera que llegaban los rayos de luna filtrándose por entre el follaje, veía jugar alegremente a los duendecillos, que no huían de él, pues sabían que era un muchacho bueno e inocente; son sólo los malos, de quienes los duendes no se dejan ver. Algunos no eran más grandes que el ancho de un dedo, y llevaban sujeto el largo y rubio cabello con peinetas de oro.
El seno opulento batía con rabia dentro de la jaula de hierro del corsé; las piernas nerviosas hacían crujir la zaraza de la polera acartonada con el baño de almidón: el rostro, que tenía el color y la aspereza de los duraznos pintones, resultaba un tanto pálido, emergiendo del fuego de una golilla de seda roja; los renegridos cabellos, espesos como almácigo, rudos, indómitos, hacían esfuerzos de potro por libertarse de las horquillas, y las peinetas que los oprimían...
Esta noticia trastornó por completo a sus dos hijas mayores, pues imaginaron que por fin podrían abandonar aquellos campos donde tanto se aburrían y además lo único que se les cruzaba por la cabeza era volver a la ociosa y fatua vida en las fiestas y teatros, mostrando riquezas; por lo que, no bien vieron a su padre ya dispuesto para salir, le pidieron que les trajera vestidos, chalinas, peinetas y toda suerte de bagatelas, La Bella no dijo una palabra, pensando para sí que todo el oro de las mercancías no iba a bastar para los encargos de sus hermanas.
Otras veces, sin embargo, animaban aquella melancolía las barbianas que venían metiendo bulla de reíres y decires, a alquilar no sólo mantones, sino caretas de seda, abanicos pericones y peinetas de carey.
Era una moza juncal, bien vestida, de peinado complicado y mordido por los dientes de concha de varias peinetas; una belleza dura y popular, morenaza y con ojos como cuentas de azabache; en aquel momento estaban hinchados y rojos, rellenos de lágrimas ardientes.
Rebuja por aquí, ojea por más allá, dimos con un espejo de gran cajón, y en éste una cata de cabellos de todos colores, enredados y como en bucles unos, otros trenzados y asegurados con cáñamo, otros lacios y flechudos, cuáles en ondas rizosas y bien pergeñadas, el cual "pelerío" se hacinaba entre grasientas y desdentadas peinetas desportilladas y horquillas nada bonitas y perfumadas.
En la pupila líquida del pozo espejábanse, en años remotos, los claveles de una maceta; más la arquitectura ágil de las cabezas de dos o tres corceles, prófugos del corral; más la rama encorvada de un durazno; y en época de mayor lejanía también se retrataban en el pozo aquellas adorables señoras en que ardía la devoción católica y la brasa de Eros; suaves antepasadas, cuyo pecho lucía descotado, y que iban, con tiesura y remilgo, a entrecerrar los ojos a un palco a la zarzuela, con peinados de torre y con vertiginosas peinetas de carey.
El peinado es recogido hacia atrás formando un turux (chongo) adornado por un lado con dos flores de tulipán una roja y la otra en color amarillo, y por el otro, con cuatro peinetas de los colores de las regiones.
Pero en realidad se convirtieron en comerciantes, exigían a los indígenas que compren objetos que no les prestaban ningún servicio, como anteojos, peinetas, rosarios, cartillas, catecismos, espejos, etc.