peina

peina

s. f. INDUMENTARIA Y MODA Peineta de mujer se sujetó el moño con una peina.
Traducciones

peina

SFback comb, ornamental comb
Ejemplos ?
La tercera causa es la forma, por que aquella estatua no se llamaría (Portalanzas) o (Hombre que se peina) (ambas obras son muy conocidas del autor Políclit –S.V d JC) si esta figura no hubiera sido realizad.
Doña Flor se peina con fleco para tocar la flauta Cuando Doña Flor florece, flota un perfume florista, y saca su flauta inflamada de amor.
-Vengo de todos los rincones del mundo; traigo el porvenir justiciero; soy el aliento de la revolución. -Sopla, huracán; peina mi cabellera con tus dedos terribles.
Voy a comprar cosas y a buscar a los muchachos pa que no digan que soy un gallina que por todo mi'acuesto. La madre, en silencio, le arregla el nudo de la corbata y le peina la greña.
Pero de las negras trenzas, noche que envidiaba el día, entre el penacho mezcladas en confusión peregrina, a la discreción del viento que mansamente respira, volaban trenzas y plumas, que unas peina y otras riza.
El texto provoca emociones en el niño y estados de duda, terror, contra los cuales tiene que luchar la mano borrosa de la melodía que peina y amansa los caballitos encabritados que se agitan en los ojos de la criatura.
Músicas hojas viste el menor ramo 590 del álamo que peina verdes canas; no céfiros en él, no ruiseñores lisonjear pudieron breve rato al montañés que, ingrato al fresco, a la armonía y a las flores, 595 del sitio pisa ameno la fresca hierba cual la arena ardiente de la Libia, y a cuantas da la fuente sierpes de aljófar, aún mayor veneno que a las del Ponto tímido atribuye, 600 según el pie, según los labios huye.
Y vuelo Con mis anhelos de ave, Del amado árbol mío Hasta el bosque lejano, Cuando, al himno jocundo Del despertar de Oriente, Sale el alba desnuda y muestra al mundo El pudor de la luz sobre su frente. Mi ala es blanca y sedosa; La luz la dora y baña Y céfiro la peina.
Empapadas allí de blanda esencia bate las alas céfiro lascivo, dorada pluma el avecilla peina, abril florece sin cultura eterno, y toda es vida y júbilo la selva; mientras del norte la región sombría de funeral horror yace cubierta.
Llégate, llégate, cruel, un poco más, y enrede tu yedra a ese inútil tronco que te busca; peina o ensortija aquellos cabellos de ese tu nuevo Ganimedes, que tibiamente te solicita.
Mayo, el caminante de la buena ruta, Canta los rastrillos, la sierra y el zoclo. (San José fabrica trenzas de viruta; San Isidro peina sus barbas de choclo).
Silba un granuja, grazna un remendón, relincha un carretero, aúllan por simpatía los perros vagabundos, lánzase a los novios de acá un chiste, de allá una grosería y del otro lado una indecencia, y sin duda porque la boda es de pro, confúndense en este pastel horripilante la burda chaqueta y el elegante gabán, la camisa remendada y los guantes de cabritilla, el luengo ropaje del sexo débil y la estirada librea del que peina barbas y hace las constituciones y los bandos de orden y buen gobierno...