pegador

pegador, a

s. MINERÍA, OFICIOS Y PROFESIONES Persona encargada de prender las mechas de los barrenos en las minas.
Traducciones
Ejemplos ?
En lo que se anuncia el combate del siglo, dos campeones invictos y de estilos contrapuestos, Mike Tyson probablemente el mayor pegador desde Rocky Marciano, y Michael Spinks, boxeador de gran técnica capaz de combatir con ella contra la fuerza de su oponente.
Francisco Petrone - Francisco Real, "El Corralero" Walter Vidarte - El Oriental Susana Campos - La Lujanera Jacinto Herrera - Rosendo Juárez, "El Pegador" Berta Ortegosa - Julia Jorge de la Riestra - Eleodoro...
Su actitud provocativa hace que primero el narrador y luego otros concurrentes se le fueran encima para pelearlo, pero el recién llegado los aparta mientras sigue hasta el fondo del lugar donde estaba Rosendo Juárez, conocido como El Pegador.
Listón, es un impresionante pegador conocido como "el Oso", y que es tenido por invencible dentro de un ring, si bien está complicado en la venta de combates, apuestas ilegales y demás asuntos turbios.
Rosendo Juárez, conocido como El Pegador, representa al matón, al cacique, al duro del barrio; a aquel personaje querido por algunos, admirado y respetado por todos, pues Juárez, dado sus hazañas realizadas con el puñal, hace temblar con su sola presencia a cualquiera que sepa de él.
Francisco Real, apodado El Corralero, es el retador, descrito como un tipo alto y fornido vestido de negro con una chalina color bayo cuya voz, potente y autoritaria, reflejaba su personalidad. Viene de otro barrio expresamente a desafiar a pelear a El Pegador para incrementar su fama y demostrar que es más varón.
Siete palabras no más y deja un concepto definitivo del tipo, esa era la calidad de Borges cuentista armando frases perfectas y definitivas que mostraban su capacidad incansable para corregir." En otro relato, Historia de Rosendo Juárez de El informe de Brodie de 1970, El Pegador le contará al propio Borges por qué no luchó esa noche.
El Corralero desafió a Rosendo diciéndole que quería ver cuánto coraje y habilidad tenía, dada su fama de cuchillero y de malo; todos los presentes se mantienen expectantes aguardado el duelo pero El Pegador se negó a pelear.
La Lujanera se le acercó, le sacó su cuchillo de entre las ropas y se lo dio en la mano pero El Pegador lo lanzó por una ventana que daba sobre el arroyo Maldonado.
Frattini, rápido hasta la exageración, buen pegador de ambas manos y sobre todo entrando en acción desde el primer tañido del gongo, cosa que en verdad fue la nota más destacada del match y lo que le valió el desconcertar momentáneamente a Oroz quien en los tres primeros asaltos anduvo un poco a la deriva del campeón de Italia.
Oroz, deseoso de dar a la afición combates de verdadera rivalidad y después de haber batido ampliamente a cuantos wélters se encontraban en nuestros rings, dio una nueva prueba de la confianza que se tiene al aceptar combatir con púgiles de un peso superior al suyo siendo nada menos que Morejón, el formidable pegador cubano.
Jugaba en éste encuentro una carta de importancia, ya que el francés se mostró en su anterior actuación, un pegador de clase y al mismo tiempo un batallador incansable, aún para quien como Oroz, sabía pelear a toda velocidad de campana a campana.