pedofilia


También se encuentra en: Sinónimos.

pedofilia

s. f. SICOLOGÍA Atracción sexual del adulto hacia los niños o los adolescentes de ambos sexos.

pedofilia

 
f. psicol. Atracción sexual de los adultos por los niños de uno u otro sexo.
Traducciones

pedofilia

pedophilia

pedofilia

Pédophilie

pedofilia

pedofiel

pedofilia

Pädophilie

pedofilia

pedofilia

pedofilia

pedofilia

pedofilia

pædofili

pedofilia

pedofili

pedofilia

SFpaedophilia, pedophilia (EEUU)

pedofilia

f. pedophilia, morbid sexual attraction to children.

pedofilia

f pedophilia
Ejemplos ?
El movimiento ha sido objeto de polémica en la opinión pública en varias ocasiones a lo largo de su historia. Ya en sus inicios se le adjudicó la promoción sexual, pedofilia y problemas de índole social por sus características sectarias.
Al parecer la decisión estaba tomada desde hacía tiempo, pero decidieron hacerla pública después de que Ian Watkins, frontman de Lostprophets fue detenido y acusado de múltiples cargos de pedofilia y abuso infantil.
Éste comenzó cuando el empresario Claudio Spiniak fue detenido por Carabineros debido a su participación en redes de pedofilia en Santiago de Chile.
En fechas relativamente recientes, usuariosde de internet han creado blogs u otros sitios webs para "cazar" murrsuiters potenciales que utilizan fursuits/mursuits diferentes para cometer actos depravados, incluyendo (con excepciones) acoso sexual, pedofilia y prostitución.
El caso comenzó a adquirir importancia nacional cuando la diputada Pía Guzmán acusó en una conferencia de prensa, en octubre de 2003, a tres parlamentarios, sin revelar nombres, de estar involucrados en una red de pedofilia encabezada por el empresario Claudio Spiniak.
En términos más duros replicó el senador demócratacristiano y jefe territorial de la campaña de Eduardo Frei, Jorge Pizarro, quien dijo que incluso «en la Iglesia también hay muchos homosexuales, hay gente que comete delitos tan delicados como la pedofilia, y existen en todas partes y no por eso se va a acallar el tema».
Refiriéndose al caso del año 2011, en que el sacerdote Fernando Karadima fue condenado por el Vaticano por abusos sexuales, el Cardenal Medina hizo controvertidas declaraciones, enfatizando la diferencia entre un niño y un adolescente, y argumentando así que el abuso contra ciertos menores de edad no deberían considerarse casos de pedofilia sino de homosexualidad, que no es delito para la justicia civil, pero si para la canónica, argumentando que el abuso de un niño de de 8 o 9 años es mucho peor dado que el adolescente es consciente de la naturaleza homosexual del acto.
En enero de 2004, el entonces diputado Guido Girardi se vio envuelto en el caso, al facilitar una declaración en televisión de un menor de edad de iniciales "L.Z.", donde relatara la supuesta vinculación de parlamentarios de la UDI como clientes de la red de pedofilia, lo que posteriormente no solo resultó ser falso, sino que además, se descubrió que habría ofrecido unas zapatillas al testigo falso por su testimonio.
Diversas denuncias sobre pedofilia, homicidio calificado, abusos y tortura fueron presentadas durante los años 1990 tras el fin de la dictadura, pero Schäfer logró huir de la justicia hasta ser capturado en Argentina en 2005.
Relata episodios de prostitución infantil, pedofilia y homosexualidad; refiere en árabe insultos proferidos contra madres y hermanas, describe experiencias con las drogas y el alcohol; relata el odio y la violencia del padre.
Cuando decimos que el problema del consentimiento es del todo central en cuestiones relacionadas con la pedofilia no estamos diciendo, por supuesto, que el consentimiento siempre esté ahí.
Mientras que, cuando se trata de pedofilia, ocurre lo contrario. Se considera que hay una presunción de no consentimiento, una presunción de violencia, incluso en aquellos casos en los que no se ha podido acusar de atentado al pudor con violencia, en aquellos casos en los que se recurre a la imputación de atentado al pudor sin violencia, es decir, con placer consentido; porque el atentado al pudor sin violencia, hay que decirlo, es la traducción represiva y jurídica de placer consentido.