pedipalpo

(redireccionado de pedipalpos)
Búsquedas relacionadas con pedipalpos: quelicerados

pedipalpo

s. m. ZOOLOGÍA Apéndice par propio de los arácnidos y que en los escorpiones se desarrolla en forma de pinzas.

pedipalpo

 
m. zool. Par de apéndices de los arácnidos situados entre los quelíceros y los cuatro pares de patas locomotoras.
Ejemplos ?
Rápidamente las inyectan el veneno, las digieren y las devoran en minutos. La fecundación se produce tras aplicar el macho uno de sus pedipalpos contra el epígono de la hembra.
La visión de estos seres es muy defectuosa y probablemente sólo sean capaces de diferenciar la luz de la oscuridad, sin llegar a ver imágenes. Como en todos los demás arácnidos, las patas locomotoras, los quelíceros y los pedipalpos se insertan en el prosoma.
Los pseudoescorpiones utilizan sus poderosos pedipalpos para cazar. Además, poseen pelos finos y largos llamados tricobotrios que reaccionan ante cualquier vibración, e informan al animal del medio externo en el que se mueven.
La excreción se realiza por glándulas coxales no muy desarrolladas y por tubos que desembocan en el intestino análogos a los tubos de Malpighi de los insectos. Como el resto de los quelicerados, carecen de antenas, y usan los pedipalpos como órganos táctiles y olfativos.
Las arañas no despedazan y tragan a sus presas, como hacen, por ejemplo, sus parientes los solífugos, sino que les inyectan veneno con sus quelíceros mientras las sujetan con sus patas y sus pedipalpos.
Los machos, generalmente más pequeños que las hembras, buscan a éstas activamente, cortejándolas con “danzas” elaboradas en las que el movimiento rítmico de los pedipalpos puede jugar un importante papel, en un intento por no ser devorados por las hembras.
os pseudoscorpiones o seudoescorpiones (Pseudoscorpiones, del idioma griego Ψευδης pseudés, "falso" y σκορπιο scorpio, escorpión) constituyen un orden de diminutos arácnidos, cuyos pedipalpos recuerdan a los de los escorpiones, con los que mantienen solo un parentesco lejano; carecen de "cola" (metasoma) y de aguijón venenoso.
La anatomía de las arañas coincide a grandes rasgos con la de otros arácnidos, es decir, con el cuerpo dividido en dos regiones o tagmas, prosoma (o cefalotórax) y opistosoma (o abdomen) y el mismo número y tipo de apéndices, es decir, un par de quelíceros, un par de pedipalpos y cuatro pares de patas locomotoras.
Cuando no se usa, la uña suele quedar más o menos protegida dentro de un surco del artejo basal. Los pedipalpos son semejantes a las patas, pero no se apoyan en el suelo, sino que los llevan levantados por delante del cuerpo.
Los pedipalpos tienen además conductos venenosos en uno o dos dedos de los mismos. El veneno lo utilizan para cazar a sus diminutas presas.
Los machos de muchas especies emplean los pedipalpos para cortejar a las hembras, en cuyo caso pueden ser grandes o vistosos, y también como aparato copulador, que introduce una bolsa de esperma, el espermatóforo, en el cuerpo de la hembra.
Otra de las funciones de los pedipalpos es la de ayudar al pseudoescorpión a darse la vuelta en caso de que éste haya caído de espaldas.