pederasta

Búsquedas relacionadas con pederasta: pederastia

pederasta

(Del gr. paiderastes.)
s. m. y f. Persona que comete pederastia.

pederasta

 
m. El que comete pederastia.

pederasta

(peðe'ɾasta)
sustantivo
persona que abusa sexualmente de un niño Fue condenado a la cárcel por pederasta.
Traducciones

pederasta

pédéraste

pederasta

pederasta

pederasta

SMFpederast, paedophile, pedophile (EEUU)
Ejemplos ?
Y volvía a la cocina para conversar de suciedades, con el chofer que, ante el regocijo de las mucamas y el silencio del árabe pederasta, contaba como había pervertido a la hija de una gran señora, cierta criatura de pocos años.
Por Hércules que no creo que en su casa al perro perdonara. Más aún, pederasta era, de toda "Ciencia" persona. Y no lo repruebo, esto sólo se llevó consigo.” CAPÍTULO XLIV.
de los imperios del miedo... y del odio pederasta. Mas no obstante las cegueras sifilíticas, él persistía, ensimismado en su guarda, tras la hora de la era...
Por ejemplo, al mismo tiempo que se condena la producción de material pederasta, se castiga la posesión de material por parte de pedofilos.
El pederasta puede aprender a controlar su conducta, pero no la inclinación pedófila, la cual es causa de sufrimiento en una parte de los pederastas (conscientes de su proclividad a los abusos sexuales) pero no en todos.
Fue célebre por el carácter pederasta de su literatura, algo que a los antiguos griegos no les parecía mal: "IÍbico, que escogió el dulce florecer de Persuaion y el amor de los chavales." (Antología griega, IX,184).
El FBI decide retirar los cargos contra él si este decide ayudar a la recuperación de una Agente con la ayuda de un sacerdote pederasta que afirma tener visiones divinas.
Aunque se consideraban normales si eran continuación de una antigua relación pederasta, cuando el erómeno ya había llegado a la madurez, como indicaba el refrán: «Puedes levantar un toro si lo portaste de ternero».
Mientras buscaba en el valle del Loira localizaciones para El Decamerón, Pasolini se interesó en llevar a la pantalla un libro sobre la vida de Gilles de Räis, el famoso barba azul y conocido sádico pederasta y asesino (además de ser uno de los paladines de Juana de Arco).
Dichos impulsos parecen haber adoptado un grado característico después de que Robert Bridges le presentara, en el año 1885, a su primo lejano, amigo y camarada, Digby Mackworth Dolben, ya que Hopkins se sintió atraído por el joven uranista, cuya poesía representaba a Cristo como un amante pederasta y su muerte como una consumación de la relación.
La mujer que practicaba la homosexualidad femenina se denominaba tríbada, del griego «tribo» ('frotar'). En Esparta existía una forma de relación pederasta, similar a la masculina, también para las mujeres.
Ese mismo verano, empieza a jugar en un equipo de béisbol de la liga infantil, cuyo entrenador es un pederasta que inmediatamente lo convierte en su favorito.