pecio

pecio

(Del gascón ant. pessi < bajo lat. pecium.)
1. s. m. NÁUTICA Restos de una nave naufragada o de lo que iba en ella encontraron el pecio de un galeón español en el fondo del mar .
2. HISTORIA Derechos que el señor de un territorio exigía de las naves que naufragaban en sus costas.

pecio

 
m. Pedazo o fragmento de la nave que ha naufragado o porción de lo que ella contiene.
Traducciones

pecio

Wrack

pecio

relitto

pecio

épave

pecio

wrak

pecio

حطام

pecio

vrak

pecio

vraget

pecio

SMwrecked ship, shipwreck peciosflotsam sing, wreckage sing
Ejemplos ?
El pecio se encuentra a 60 metros de profundidad y en pendiente, lo que dificultó enormemente el buceo y la recuperación de elementos.
En enero de 2012, en un fallo que ya no admite recurso, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos rechazó el recurso de Odyssey Marine Exploration y obligó a la compañía a devolver a España las cerca de 500 000 monedas sacadas del pecio en 2007, monedas y restos arqueológicos que volvieron a España el 25 de febrero de 2012 para engrosar el Patrimonio Nacional y al que la justicia estadounidense reconoció su propiedad.
El pecio está todavía visible por encima de la superficie del agua; una de sus hélices fue salvada y se exhibe en el memorial naval Marine-Ehrenmal Laboe, en Alemania.
Un space hulk, o «pecio espacial», se refiere a una nave que se detecta en el espacio, aparentemente vacía, pero que puede contener en su interior tecnología, mutantes, tiránidos, o una combinación letal de lo anterior.
El cargamento estaba constituido por lingotes de bronce del tipo “cuero de buey” junto a los cuales se encontraron otros mal formados y se pudo registrar el sistema de estiba (especie de cama vegetal para evitar que el roce del cargamento perjudicara la estructura del barco). El Vasa, pecio correspondiente a un buque de línea sueco (1628).
275. El pecio es considerado un cementerio de guerra y por tanto su exploración es limitada aunque accesible por buzos profesionales.
Tras escorar ostensiblemente, uno de los pañoles de munición del acorazado explotó y lo hizo zozobrar con gran pérdida de vidas: 1204 hombres murieron en el ataque, 806 consiguieron escapar a nado y 82 fueron rescatados del interior del casco volcado. El pecio fue gradualmente desguazado in situ entre 1948 y 1957.
Robert Ballard, descubridor del pecio del Bismarck, apuntó que la adopción de las tres hélices le causó serios problemas al acorazado, pues la central debilitó la quilla del barco, especialmente donde esta sobresalía del casco.
Mel Fisher descubrió el 20 de julio de 1985 el pecio con un cargamento importante de oro y plata, calculado en más de 500 millones de dólares.
El pecio del Bismarck fue descubierto el 8 de junio de 1989 por Robert Ballard, el oceanógrafo responsable del hallazgo del Titanic.
En junio de 2001 Deep Ocean Expeditions, asociada con la Institución Oceanográfica de Woods Hole, llevó a cabo otra investigación del pecio.
Nino Lamboglia, miembro de gobierno italiano, pero sin la participación de arqueólogos en el proceso de excavación. Se trata de un pecio romano correspondiente al S I ac.