Ejemplos ?
El tumulto se aumenta, los gritos y algazara de más de cuatro mil indios, junto con el estampido del trueno resuenan, en el espacio y en el silencio pavoroso de la noche, como los alegres alaridos de los demonios, resonaran en el infierno cuando por la astucia del ángel de las tinieblas, pecó la primera criatura, y se introdujo la muerte en el mundo.
Y aquél fue de Margarita el rincón privilegiado; ni una noche se ha pasado, mientras en claustro vivió, en que allí no haya venido humildemente a postrarse, y en manos a encomendarse de la que nunca pecó, la pobre niña, agobiada de soledad y fatiga, buscó en su encierro una amiga en quien creer y esperar; y hallando aquella escultura tan amorosa y tan bella, partió su amistad con ella y se encargó de su altar.
Pero "estos países se salvarán", como anunció Rivadavia el argentino, el que pecó de finura en tiempos crudos: al machete no le va vaina de seda, ni en el país que se ganó con lanzón, se puede echar el lanzón atrás, porque se enoja y se pone en la puerta del Congreso de Iturbide "a que le hagan emperador al rubio".
Así también, las palabras que dijo Samuel a Saúl: «Porque no observaste la orden que por mí te envió el Señor, que si la observaras, sin duda estableciera el Señor tu reino sobre Israel para siempre, ya tu reino no permanecerá en ti, y buscará el Señor una persona conforme a su corazón, a quien mandará que reine sobre su pueblo, porque no guardaste lo que te mandó el Señor», no se deben entender como si Dios hubiera mudado su idea y propuéstose que Saúl reinara para siempre, y que después no quiso cumplir lo prometido, porque pecó, pues no ignoraba que había de pecar, sino que había dispuesto su reino para que fuese figura representativa del reino eterno.
Así, pues, como el contento del bien que dejó cuando pecó es testigo de la mala voluntad, así el dolor del, bien que perdió, cuando padece en el castigo la pena, es testigo de la naturaleza buena.
Por cuya razón los juzgados serán engañados y los engañados serán juzgados; aunque los juzgados serán engañados por aquellos juicios de Dios, ocultamente justos y justamente ocultos, con los cuales desde el principio, desde que pecó la criatura racional, nunca dejó de juzgar.
A esto mismo, dicen, pertenece lo que pedimos diariamente en la oración del Padrenuestro: «Perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores»; porque cualquiera, que perdona el pecado al que pecó contra él, sin duda usa de misericordia, la cual en tales términos nos la recomienda el mismo Señor que dijo: «Si perdonaseis a los hombres sus pecados, también os perdonará a vosotros vuestro Padre vuestros pecados; y si no perdonaseis a los hombres, tampoco vuestro Padre, que está en los cielos, os perdonará a vosotros.» Luego a esta especie de limosna y misericordia pertenece también lo que dice el apóstol Santiago: que usará de juicio sin misericordia con el que no hizo misericordia.
Encomiéndasela a la memoria y como potencia vil pásasele y jugando, olvida y en pena de lo que pecó la memoria abre el culo a azotes.
Mas no por eso fue menos reo y culpable, sino que, sabiéndolo y viéndolo, pecó...
Se redujo á vivir modestamente con la renta mensual de cien pesos, intereses del capital, y se consagró á la vida devota, que es el obligado re- mate de toda vida alegre. Quien pecó y rezó, la empató.
Por la primera maldad en cuantos han sido y son y fueren en toda edad como Luzbel posesión y quedó en la propiedad Y Eua allí todo el mal lleva porque de haber ( o Eua nueva) de tocar a una de dos, como fue propio que a Eua, impropio fuera que a vos. Pecó Adan y no nacio mortal, que con la S, y clavo de Luzbel no se selló porque en el primer esclavo a todos nos cautivó.
2. Y le preguntaron sus discípulos: «Rabbí, ¿quién pecó, él o sus padres, para que haya nacido ciego?» 3. Respondió Jesús: «Ni él pecó ni sus padres; es para que se manifiesten en él las obras de Dios.