patriarca

patriarca

(Del gr. patriarkhes, jefe de familia.)
1. s. m. ANTROPOLOGÍA Persona que por su edad o sabiduría ejerce autoridad moral en una familia o en una colectividad.
2. RELIGIÓN Denominación que se da a algunos personajes bíblicos, por haber sido cabezas de numerosas familias.
3. RELIGIÓN Título de dignidad concedido a los obispos de algunas iglesias principales, como la alejandrina, la jerosolimitana o la constantinopolitana.
4. RELIGIÓN Título de dignidad concedido por el papa a algunos prelados sin ejercicio ni jurisdicción.
5. RELIGIÓN Fundador de una orden religiosa.
6. como un patriarca loc. adv. Se aplica a la persona que vive con comodidades o tiene una vida descansada vive como un patriarca .

patriarca

 
m. Cabeza de familia.
Personaje de la Biblia que vivió antes de Moisés.
fig.Persona que por su edad y sabiduría ejerce autoridad moral en una familia o en una colectividad.
catol. El fundador de una orden religiosa.
rel. Título de dignidad con jurisdicción sobre diversas provincias concedido antes del Cisma de Oriente a los obispos de algunas Iglesias.

patriarca

(patɾj'aɾka)
sustantivo masculino
1. hombre respetado por su familia o por la comunidad El señor feudal a menudo era un patriarca para su feudo.
2. nombre dado a algunos personajes del Antiguo Testamento el patriarca Abraham
3. religión título de dignidad otorgado antiguamente a los obispos más importantes del imperio romano el patriarca de Alejandría
Traducciones

patriarca

patriarch

patriarca

patriarca

patriarca

Patriarch

patriarca

patriarche

patriarca

patriarca

patriarca

البطريرك

patriarca

Patriarcha

patriarca

Патриарх

patriarca

Patriarcha

patriarca

Patriark

patriarca

הפטריארך

patriarca

Patriark

patriarca

SMpatriarch
Ejemplos ?
Y bien; nuestra Provincia Oriental que con Artigas había sido rectora ejerciendo con desinterés y coraje esa función hasta lejanos pueblos del mediterráneo argentino (los enviados del “Patriarca de la Federación” llegaban en 1820 hasta Santiago; San Juan había quedado separada de hecho del núcleo americano) justamente en el año que hemos citado y que sería también – cruel destino del Patriarca – el del triunfo resonante de las repúblicas comunalistas embanderadas en el federalismo, sobre las oligarquías aislacionistas y prepotentes que se adueñaron de Buenos Aires.
Y quien dude de la veracidad del suceso, no tiene mas que asomarse al atrio del Colegio del Patriarca, que allí está la malvada bestia como irrecusable testigo.
Los jóvenes son los guerreros del progreso humano; los viejos, los sacerdotes que lo consagran y dulcifican con su bondad. Antiguamente, el poder del patriarca se fundaba en su experiencia, en lo que había visto v aprendido durante los años.
Pasó por las luengas y enredadas greñas el peine y el cepillo; atusó lo propio la barba, y, ya atusada, la encrespó otra vez, distraídamente, con la mano: se lavó en agua fría, con jabón inodoro, y reluciente la tez con las abluciones, experimentando una sensación de salud y agilidad en el cuerpo robusto, de patriarca, salió al patio, donde ya esperaban los pobres convocados para recibir la limosna.
-repetí yo atónita-. Pero ¿sabe usted lo que está diciendo? ¡Ni un patriarca de la Biblia! ¡Ea!, déjense de bromas... Eso no puede ser.
«Un pobre gallego -dice-, que había venido en clase de soldado y ejercido después los pocos lucrativos oficios de mercachifle y corredor de muebles, cargado de familia, necesidades y años, se acordó que era hijo natural de un hermano del cardenal patriarca, presidente del Consejo de Castilla, y para explotar la necedad de los ricos, fingió recibir cartas del rey y de otros encumbrados personajes, las que hacía contestar por un religioso de la Merced.
Pero no temas tú naíca, poique lo que yo le diré a ese hombre será: «Miosté, Paco, yo soy un probe que no tiée más fortuna que lo que se gana con el suor de su frente; pero yo, andando por la vía, me he trompezao con un manojo de flores, y en ese manojo de flores he puesto yo toa el alma con tos mis cinco sentíos; y ese manojo de flores es pa mí lo que es pa el pajarico la rama y lo que es el sol pa el que se jiela y lo que la mesma Virgen fue pa el Santo Patriarca.
Pero cuando el hombre aró la tierra, y poseyendo otros medios de existencia que la caza o el robo pudo vivir en relativa paz, acató la autoridad del patriarca: y entonces la majestad de la vejez, las luengas barbas de nieve, la frente arrugada y serena, ejercieron una influencia misteriosa, un poder religioso, superior al del brazo membrudo armado con el hacha de pedernal.
l padre fray Antonio José de Pastrana, definidor que fué en Lima de la orden de predicadores, refiere en su curioso cronicón vida y excelencias de San José— (impreso en Madrid por los años de 1696) que en el Monasterio de las Descalzas conservaban las monjas, entre otras reliquias, nada menos que la capa de San José, olvidando el cronista consignar si era la capa que usaba el patriarca en los días de manejar.
Al día siguiente, en carro especial, salieron, con pocas excepciones, los delegados para Washington. Como un patriarca, con la barba al pecho iba del brazo de Mendoça, Lafayette Rodríguez.
Uno de los lobos, viejo ya, hasta canoso, desde el primer momento fue consultado por la multitud. Gravemente sentado sobre su cuarto trasero, el patriarca dio su dictamen.
HUERTA DE VALENCIA: Alaquas, Albal, Albalat Dels Sorells, Alboraya, Albuixech, Alcasser, Aldaia, Alfafar, Alfara del Patriarca, Almassera, Beniparrell, Bonrepos i Mirambell, Burjassot, Catarroja, Quart de Poblet, Xirivella, Eliana (L’), Foios, Godella, Manises, Massanassa, Meliana, Mislata, Moncada, Paiporta, Paterna, Picanya, Picassent, Rocafort, Sedavi, Silla, Tavernes Blanques, Torrent, Vinalesa, San Antonio de Benageber, Valencia.