patetismo

patetismo

s. m. Cualidad de patético la crítica ha alabado las formas con que el director consigue transmitir el patetismo . dramatismo

patetismo

 
m. Calidad de patético.
Traducciones

patetismo

Pathos

patetismo

pathos

patetismo

pathos

patetismo

пафос

patetismo

pathos

patetismo

Pathos

patetismo

رثاء

patetismo

Patos

patetismo

πάθος

patetismo

Patos

patetismo

פאתוס

patetismo

パトス

patetismo

SMpathos, poignancy
Ejemplos ?
De esa tensión entre la fácil identificación con los personajes por parte del lector y la contemplación divertida de sus continuas desgracias nace el sutil patetismo de la obra.
Esta pintura es famosa por su vívida energía y realismo emocional sin precedentes. El patetismo de la escena se acentúa con el grito doloroso de Eva y el vientre contraído de Adán, que toma aire.
La imaginería de Palencia suele seguir la estética de la escuela castellana, más bien realista y con algunas variantes de idealismo academicista y patetismo barroco.
Luego se destaca el aria del secretario del consejo, con una melodía que expresa con patetismo su incertidumbre respecto del destino de Rusia ante la negativa de Borís de aceptar ser nombrado zar.
Establecido en la corte desde joven, su obra revela un espíritu clásico. En sus figuras de canon alargado, expresión sobria y sereno patetismo, evitará siempre la crudeza y el gesto desgarrado.
Para ello, cuatro hermanos de la cofradía, ataviados con su túnica, aunque descubiertos, hacen sonar la esquila, el clarín y el tambor, cuyo patetismo precede al canto desgarrado del cuarto hombre, que clama: "Levantaos, hermanitos de Jesús, que ya es hora".
Entre las primeras, la serie de historias de la Pasión que pintó para los ángulos del claustro (Museo de Bellas Artes de Granada), de hondo patetismo y estrecha dependencia de estampas nórdicas, pueden contarse entre las obras menos logradas de su producción y quizá correspondan a una fecha tardía.
Ecce Homo de San Miguel, 1941. Impresionante talla de patetismo desbordante que refleja al señor doliente presentado al pueblo por el procurador Poncio Pilato.
Pese a que sus estereotipos y argumentos se inspiraron en tradiciones más antiguas —en las comedias de Aristófanes, Terencio y Plauto, y en la Commedia dell'arte italiana— Molière confirió profundidad psicológica a sus demagogos, avaros, amantes, hipócritas, cornudos y escaladores sociales. Pese a ser un maestro de la bufonada, logró mantener un tono de patetismo.
El propio Eisenstein lo explica en el texto sobre la «Unidad orgánica y patetismo (pathos) en El acorazado Potemkin», incluido en el libro de Georges Sadoul sobre este film: La película está trabajada como un todo orgánico en el que cada uno de sus elementos funciona en pos de una composición que mantiene en su núcleo lo particular en función del todo.
A los lados, aparecen los santos Antonio Abad a la izquierda y Sebastián a la derecha. En la predela puede observarse un Entierro de Cristo o Lamentación por el Cristo muerto, llena de patetismo.
Es una obra de la última etapa, fechada entre 1631 y 1636 y que ha sido objeto de debate acerca de si se trataba de una obra de taller o salida de la gubia de Fernández. La figura es sobria y desprende un hondo patetismo.