pasmado

(redireccionado de pasmada)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con pasmada: repulsion

pasmado, a

1. adj./ s. Que está atontado, sin comprender o sin saber qué hacer se quedó pasmado al ver sus obras. atónito
2. adj. CARPINTERÍA Se aplica a la madera con atronaduras o hendiduras.
3. HERÁLDICA Se aplica al pez que se representa en un escudo con la boca abierta, sin lengua, aletas ni barbas.
4. HERÁLDICA Se refiere al águila que, en los escudos, se representa con las alas plegadas.
5. HERÁLDICA Se aplica al delfín que se representa con la boca abierta y sin lengua en los escudos nobiliarios.

pasmado, -da

 
adj. Díc. de la persona atontada, absorta o distraída.

pasmado, -da

(paz'maðo, -ða)
abreviación
1. persona que no se entera de lo que pasa o se dice porque es corto de entendimiento un joven pasmado
2. característica que es propia de estas personas Su mirada pasmada era síntoma de que no entendía nada.
Sinónimos
Traducciones

pasmado

pasmado

pasmado

ADJ
1. (= asombrado) → astonished, amazed
dejar pasmado a algnto astonish o amaze sb
estar o quedar pasmado deto be amazed at, be astonished at
mirar con cara de pasmadoto look in astonishment at
2. (= atontado) → stunned, dumbfounded
se quedó ahí pasmadohe just stood there gaping
¡oye, pasmado!hey, you dope!
3. (= frío) → frozen stiff (Bot) → frostbitten
4. (LAm) [herida] → infected; [persona] → unhealthy-looking, ill-looking
5. (CAm, Méx) (= estúpido) → stupid; (= torpe) → clumsy
6. (LAm) [fruta] → overripe
Ejemplos ?
-y diose ella misma una higa-; si vos, hija mía, quisiésedes tomar mi consejo, yo os le daría tal que os luciese. Pasmada, atónita y confusa estaba Cornelia oyendo las razones del ama, que las decía con tanto ahínco y con tantas muestras de temor, que le pareció ser todo verdad lo que le decía, y quizá estaban muertos don Juan y don Antonio, y que su hermano entraba por aquellas puertas y la cosía a puñaladas; y así, le dijo: -¿Y qué consejo me daríades vos, amiga, que fuese saludable y que previniese la sobrestante desventura?
La chimenea estaba, pagada, el péndulo seguía oscilando, y Emma se quedaba pasmada ante la calma de las cosas, mientras que dentro de ella se producían tantas conmociones.
Y Rodolfo remató la frase con un gesto que significaba: « Lo aplastaría de un papirotazo.» Emma se quedó pasmada de su valentía, aunque notara una especie de falta de delicadeza y de grosería ingenua que le escandalizó.
Hizo, en efecto, lo que pedía, donde a la prima le pareció más conveniente que lo hiciera, y ésta se quedó pasmada cuando advirtió que era oro purísimo en no muy menudos granos lo que la muñeca acababa de hacer.
Y con tal convencimiento, con tal claridad, tal orden, con tan sencilla elocuencia, con tan potentes razones sus asombrosos proyectos en breve discurso expone, que la gran reina, pasmada, se le figura que oye a un inspirado, a un profeta, a un ángel, y que son voces del cielo aquellas que escucha, y que en tal pasmo la ponen.
Copérnico el movimiento negó al sol; y, en su ilusión, clavándolo al firmamento, repetir creyó el portento que vio absorto Gabaón; y la Tierra, que pasmada tal propósito veía, de su asiento desquiciada, por una elipse cerrada girando en torno corría.
La Reina se quedó pasmada del susto: la súbita trayectoria por los aires la había dejado sin aliento y durante uno o dos minutos no pudo hacer otra cosa que abrazar silenciosamente a su pequeño Lirio.
Sin embargo, aquello era todo menos una abeja común y corriente: en realidad, era un elefante... Así lo pudo, comprobar Alicia bien pronto, quedándose pasmada del asombro.
— cuando parece la conciencia pasmada, profundo cráter de apagada escoria, desierto cauce de agotado río, y en la noche callada no se oye más rumor que el de la orgía o es áspero crujir de la cadena, mientras del cielo en la extensión vacía la ronca voz de los espantos truena!
Quieta y pasmada en la dudosa arena, con un inmóvil labio a otro pegado, las manos juntas, suelta la melena, tenía el rostro al cielo levantado como acusando a Dios de que Él ordena la cruda inclinación del crudo hado.
Y desde el público, grito, con toda el alma que se pudiera: "¡¡de la ciudad de Valparaíso¡", sin tomar real conciencia. Pasmada allí quedé, ante mi propia irreverencia, de un actuar incontrolado, un impulso casi a ciegas.
Y diciendo y haciendo, Orazio, que espada en mano había salido de repente al gabinete, sujetó por el cuello al cardenal, que antes que a nada acudió a ocultar el rostro con el embozo del manto o capa negra, pues era prenda epicena la que le cubría. Pasmada había quedado la cómica, que no esperaba aquella salida del poeta, y no sabía qué decir, como quien olvida el papel en el teatro, o ve que de pronto le cambian la comedia y se representa otra que no sabe.