Ejemplos ?
Anles, pues, que desalentar á la juventud estudiosa con crí- ticas virulentas que, á Dios gracias, ajeno soy á mezquindades y pasioncillas, consiento en aceptar este reproche que alguna vez se me ha dirigido:— Que Dios me echó al mundo para halagai vanidades.
Sin pasioncillas espurias con que el patrio amor se empaña, ahorrando envidias e injurias, ponéis sobre todo a Asturias,- y sobre Asturias a España.