pasante

pasante

1. adj. Que pasa.
2. HERÁLDICA Se aplica al animal que se representa en un escudo en actitud de andar o pasar.
3. s. m. y f. OFICIOS Y PROFESIONES Persona que trabaja con un médico o con un abogado para adquirir práctica. ayudante
4. ENSEÑANZA Persona que explica la lección a otra.
5. s. m. RELIGIÓN Estudiante religioso que, acabados los años de estudio, espera, imponiéndose en los ejercicios escolásticos, para entrar a las lecturas o al púlpito.
6. ENSEÑANZA Profesor con el que iban a estudiar los estudiantes que debían examinarse en algunas facultades.

pasante

 
adj. blas. Díc. del animal que se pinta en el escudo en actitud de andar o pasar.
educ. En algunas facultades, díc. del profesor, con quien van a estudiar los que han de examinarse.
Díc. del que explica la lección.

pasante

(pa'sante)
sustantivo
1. ayudante de un abogada que trabaja para adquirir experiencia El abogado envió al pasante a los tribunales.
2. estudiante que realiza prácticas profesionales un pasante de contador
Traducciones

pasante

Стажер

pasante

实习生

pasante

實習生

pasante

Intern

pasante

Intern

pasante

מתמחה

pasante

インターン

pasante

인턴

pasante

SMF
1. (gen) → assistant (Jur) → articled clerk
2. (Escol) → assistant teacher (anticuado) (= tutor) → tutor
Ejemplos ?
En efecto observó el pasante de notario, esas obras que no llegan al corazón, se apartan, me parece, del verdadero fin del arte.
¿Tienen ustedes al menos paseos interesantes por los alrededores? continuaba Madame Bovary hablando al joven pasante. ¡Oh!, muy pocos contestó él .
DAMA CLAUDIA, sirvienta de Harpagón. LA MERLUZA, BRINDAVOINE, lacayos de Harpagón UN COMISARIO y SU PASANTE. La acción es en París, en casa de Harpagón.
me ahorcaré yo mismo después. = ESCENA PRIMERA Harpagón, el Comisario, su Pasante EL COMISARIO Dejadme hacer: conozco mi oficio, gracias a Dios.
Finalmente, uno dellos, que parecía de más razón y discurso, los concertó en que se echase la cola contra un cuarto del asno a una quínola o a dos y pasante.
¿Cómo, y no será razón que me queje —prosiguió—, que, habiendo yo guardado lo que Horacio manda en su Poética, que no salga a luz la obra que, después de compuesta, no hayan pasado diez años por ella, y que tenga yo una de veinte años de ocupación y doce de pasante, grande en el sujeto, admirable y nueva en la invención, grave en el verso, entretenida en los episodios, maravillosa en la división, porque el principio responde al medio y al fin, de manera que constituyen el poema alto, sonoro, heroico, deleitable y sustancioso; y que, con todo esto, no hallo un príncipe a quien dirigirle?
Asuntos de interés me han traído a Madrid, y a no ser por el gusto que tengo al verme entro vosotros, estaría desesperado por haber abandonado mi hogar en tan señalados días. -Yo -continuó Luis-, entré en Sevilla de pasante en casa de un famoso abogado, padre de dos lindísimas jóvenes.
Y él buscaba el modo de reanudar el diálogo interrumpido, cuando ella le dijo: ¿Por qué nadie hasta ahora me ha expresado sentimientos semejantes? El pasante exclamó que las naturalezas ideales eran difíciles de comprender.
5 Por cuanto tuviste enemistades perpetuas, y esparciste los hijos de Israel á poder de espada en el tiempo de su aflicción, en el tiempo extremadamente malo; 6 Por tanto, vivo yo, dice el Señor Jehová, que á sangre te diputaré, y sangre te perseguirá: y pues la sangre no aborreciste, sangre te perseguirá. 7 Y pondré al monte de Seir en asolamiento y en soledad, y cortaré de él pasante y volviente.
Ya se levantaba y se iban a marchar cuando el guardia se acercó decidido, diciendo: ¿La señora, sin duda, no es de aqui? ¿La señora desea ver las curiosidades de la iglesia? ¡Pues no! dijo el pasante. ¿Por qué no? replicó ella.
Mujer de esotra parte de cuarenta años arriba, rucia, rodada, pasante como quínola, abultada de días, salmonada de cabellos y colchada de barriga, que ha un año o dos que cerró, la señalamos garnacha en el tribunal de la lujuria; y sí alguna se desmandare a quererse galopear el gusto, repasarle y desapolillar las carnes, esté obligada a no tener celos de su galán y a no pedirle nada, a darle mucho, a no decirle amores; y si la faltan los dientes, la vedamos lo susodicho y la condenamos a cárcel perpetua la lengua.
Después, en un tono serio: No es nada conveniente, ¿sabe usted? ¿Por qué? replicó el pasante. ¡Esto se hace en París! Y estas palabras, como un irresistible argumento, la hicieron decidirse.