partidista


También se encuentra en: Sinónimos.

partidista

1. adj. Del partidismo la solución adoptada me parece partidista .
2. adj./ s. m. y f. Que actúa con partidismo o tiene este comportamiento es un juez partidista; es un partidista, siempre sale en defensa de sus amigos. parcial, subjetivo imparcial

partidista

 
adj. Que juzga u obra con parcialidad.
Adepto a un partido, tendencia u opinión.

partidista

(paɾti'ðista)
abreviación
1. que está relacionado con los partidos políticos o con el partidismo Esa cadena de medios es claramente partidista.
2. persona que se inclina favorablemente a una ideología o grupo cuando debe ser imparcial un mediador partidista

partidista


sustantivo
persona que se inclina favorablemente a una ideología o grupo los partidistas de una agrupación política
Sinónimos

partidista

adjetivo y cosustantivo masculino
Traducciones

partidista

Partisan

partidista

partigiana

partidista

حزبية

partidista

Partyzán

partidista

partisan

partidista

פרטיזן

partidista

Partisan

partidista

A. ADJpartisan, party antes de s
B. SMFpartisan
Ejemplos ?
El movimiento YoSoy132 declara: Primero. - Somos un movimiento ajeno a cualquier postura partidista y constituido por ciudadanos.
Generalmente dominan en él la pasión y el interés político o partidista, que tanto perturban el criterio y que es natural produzcan resoluciones erróneas o injustas de parte de las corporaciones políticas tratándose de cosas que a los partidos y a la política atañen.
Sin verdadero interés político o partidista, sin pasión, sin error, por mero apego a una persona o a un grupo o por antipatía a otra persona o a otro grupo, por tener un voto más o por no tener un voto menos, por adquirir un adherente para otra injusticia o por no desagradar a alguien, por una pequeña venganza o por pagar un pequeño servicio, fría y tranquilamente, sin acordarse por un momento siquiera de los intereses públicos y del derecho, se quita al elegido su asiento y se da asiento al no elegido y se falsifica la representación nacional.
Tampoco podrán asumir un cargo público en los órganos emanados de las elecciones en cuya organización y desarrollo hubieren participado, ni ser postulados para un cargo de elección popular o asumir un cargo de dirigencia partidista, durante los dos años posteriores al término de su encargo.
Formar parte de partido político alguno, participar en actos políticos partidistas y hacer cualquier tipo de propaganda o promoción partidista; II.
La primera objeción, que de algún modo se conecta y es causa de todas las demás, se refiere precisamente a motivación de la ley; pensamos que el proyecto que se nos envía no tiene ni antecedentes ni fundamentos jurídicos ni económicos y que es tan sólo una maniobra de política partidista para desviar la atención del pueblo de dos hechos incontrovertibles: La quiebra económica del país y el descrédito creciente del régimen y de su partido.
150.–La Editorial no podrá editar en la Imprenta Universitaria, ni por medio de empresas particulares, periódicos, hojas sueltas, carteles y literatura en general, cuando esas publicaciones tengan carácter político partidista o sectario.
Si no se hiciera de esta manera, el fracaso de esta Comisión sería aún más estrepitoso y esa responsabilidad recae sobre sus Señorías. No permitan que un activo de tal calibre se diluya entre las manos de un sinsentido partidista que a nada conduce.
Los Magistrados del Tribunal Supremo Electoral no podrán realizar o participar de manera directa o indirecta en ninguna actividad política partidista, excepto emitir su voto el día de las elecciones, ni desempeñar ningún otro cargo remunerado, excepto la docencia.
Giré sobre toda la información que tenía en la cabeza de ese departamento, fiscal general adjunto Henry Petersen, un empleado del gobierno de carrera con un récord impecable no partidista, y le dio instrucciones para llevar el asunto a fondo.
Cuando hay un drama nacional, la lucha política partidista debe orientarse con limpieza haciendo a un lado intereses personales y minúsculos para enfrentar los verdaderos intereses nacionales.
Dios ha de permitir, por otra parte, que el Partido, en cuyo nacimiento tuvimos algo que ver, se prolongue más allá de nuestras vidas y estos debates nuestros aprovecharán, seguramente, a quienes necesitarán mañana saber qué sucedió en el interior de nuestra experiencia personal y partidista.