Ejemplos ?
Finalmente llegó a un jardín cuyos "parterres" desbordaban sobre las antiguas murallas, saltó un pequeño parapeto, bajó por una escalerilla, pasó frente a un soldado español, y se encontró en la calle negra que conduce a los montes.
Muza, el usurero, para contrarrestar el maravilloso tufo a queso podrido y a residuos que flotaba en el aire, tenía junto a la muralla dentada un jardín extendido, apretado de limones, con "parterres" tupidos de claveles y rosales, que cinco esclavos del aduar de Mhas Has cuidaban diligentemente, mientras Muza, plácido como un santón, se mesaba la barba y miraba venir a sus clientes.
Este proyecto, su trazado y la distribución del jardín responde a una concepción romántica y naturalista, con diferentes caminos, glorietas, plazas y parterres entre los que se levantan numerosas fuentes y memoriales.
En cualquier caso, se ganó el afecto de los madrileños con sus humorísticos y bien escritos Bandos municipales y con iniciativas que cuidaban los pequeños detalles como devolver los patos al río Manzanares y las flores a los parterres públicos, incluso entre los jóvenes, al apoyar la llamada Movida madrileña.
En 1897 siendo alcalde don Benito Arroyo, se hizo la última transformación, imperando el gusto moderno; la primera disposición de los parterres no resaltó, verificándose otra bajo la dirección del Sr.
Bosque Caducifolio Mixto, con el roble 'pènol', el tilo de hoja pequeña, el fresno de hoja grande, el olmo, el cerezo, el arce blanco y la robinia, y plantas arbustivas como el boj, el acebo, el avellano, el boj marino y el evónimo, entre otros. Parterres, con especies herbáceas de la comarca de la Garrotxa, y plantas medicinales que se utilizan en esta comarca.
Nacieron, así, las aplicaciones originales de la jardinería japonesa: parterres, compuestos, únicamente, por piedras, rocas y arena cuidadosamente dispuestos y estudiados, los bonsái y otros elementos que, a menudo, estaban basados en la filosofía Zen.
Los pabellones de «estilo chino» aparecieron en los parterres de finales del barroco y rococó de Alemania y Rusia y en los paneles de azulejos de Aranjuez, municipio cercano a Madrid.
Aquí hay varios parterres con combinaciones de plantas herbáceas como Salvia, Achillea, Malva o hierba de los gatos que forman coloridos tapices florales.
Enrique IV perforó el parque forestal con un canal de 1200 metros, donde actualmente se puede pescar, y ordenó la plantación de pinos, olmos y frutales. Su jardinero, Claude Mollet, con habilidades ya probadas en el Château d'Anet, ejecutó los parterres.
Los elementos más importantes son los dos ejes (principal y transversal) y el círculo que engloba y define el jardín. La parte frontal del jardín muestra parterres y alineaciones.
Entre ellos se extienden parterres en los que se observa una gran masa de vegetación que cuenta con ejemplares de considerable edad, algunos preexistentes a la construcción del palacio.