parricidio

Búsquedas relacionadas con parricidio: parricida

parricidio

s. m. DERECHO Delito que comete la persona que mata a cualquiera de sus padres, descendientes o a su cónyuge a pesar de su enfermedad mental, el juez decidió castigar el parricidio que había cometido.

parricidio

 
m. Muerte violenta que uno da a su ascendiente, descendiente o cónyuge.
Traducciones

parricidio

parricide

parricidio

parricide

parricidio

parricidio

parricidio

SMparricide
Ejemplos ?
Y así resulta que yo, por la cruel persecución de esta diosa, he debido transformarme en cuadrúpedo de la última categoría, y yo, cuyas desdichas deberían excitar la compasión del más empedernido criminal, soy acusado de robo en la persona de un huésped tiernamente estimado por mí. Crimen que debiera ser calificado, no ya de robo, sino de verdadero parricidio.
MELCHTHAL. ¿Y qué causa le impulsó a cometer este parricidio? STAUFFACHER.––El emperador era el depositario de su herencia paterna y la rehusaba a sus impacientes reclamaciones.
ARTÍCULO 87 La pena de muerte queda abolida en materia política; y solamente se establece por los delitos de asesinato, homicidio premeditado y seguro, asalto o incendio si se siguiese muerte, y por el parricidio en los casos que determine la ley.
ARTÍCULO 89 Siendo la inviolabilidad de la vida humana una de las garantías individuales, la pena de muerte queda abolida en materia política; y solamente se establece por los delitos de asesinato, homicidio premeditado y seguro, asalto o incendio, si se requiere muerte, y por el parricidio en los casos que determine la ley.
Ha creído la Comisión redactora, que debía conservar la pena de muerte, limitándola sólo a aquellos delitos que, como la traición, el parricidio, convierten al delincuente en un enemigo declarado y en un peligro cierto para el orden social.
Cuando el lector llegue al elegante parricidio de don Juan, intente adivinar cuál sería la conducta, en situaciones más o menos semejantes, de gentes honestas que en el siglo diecinueve toman dinero de rentas vitalicias con la excusa de un catarro, o que alquilan una casa a una anciana por el resto de sus días.
Sus esfuerzos fueron vanos. – ¿Reventarlo? ¿Sería acaso un parricidio? –se preguntaba. – Sí –dijo el ojo con un guiño de una sorprendente ironía.
El francés atropella a un pueblo extraño: el afrancesado vende y deshonra a su patria. El francés comete un asesinato: el afrancesado ¡un parricidio!
Y en este momento la patria, que es el padre común a todos nosotros, te teme y te odia y nada cree de ti sino que andas en pos de su parricidio: ¿no reverenciarás su autoridad, ni seguirás su juicio, ni temblarás ante su fuerza?
Márchate con tales augurios, Catilina, para bien de la República, para ruina y perdición tuya y de cuantos contigo vayan unidos a tu crimen y tu parricidio; márchate a tu guerra impía y deleznable.
Del parricidio de Rómulo, no vengado por los dioses Y añado otra circunstancia, y es que, si tanto se irritaron los dioses de los pecados de los hombres, que ofendidos del rapto de Paris asolaron a Troya a sangre y fuego, pudiera moverles.
Más contra los romanos la muerte impía del hermano de Rómulo, que contra los troyanos la burla hecha al esposo griego: sin duda más debía irritarles el parricidio cometido en una ciudad recién fundada, que el adulterio de la que ya reinaba, cuya investigación nada importa para el asunto que ahora tratamos; esto es, si el asesinato le mandó hacer Rómulo, o si le ejecutó él mismo, lo cual muchos lo niegan sin reflexión, otros por vergüenza lo ponen en duda, y algunos de pena disimulan.