parral

parral

(Derivado de parra, planta de la vid.)
1. s. m. Conjunto de parras sostenidas con un armazón de madera u otro soporte.
2. Lugar donde hay parras de vid.
3. AGRICULTURA Viña que se ha quedado sin podar y ha criado muchos vástagos.

parral

(Derivado de parra, tarro.)
s. m. Tarro grande y hecho de barro, semejante a la parra y que sirve para guardar la miel.
NOTA: También se escribe: parra
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

parral

 
m. Conjunto de parras sostenidas con un armazón.
Lugar donde hay parras.
agr. Viña que ha criado muchos vástagos.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.

parral

(pa'ral)
sustantivo masculino
conjunto de tallos de vid unidos a un armazón formando una cubierta Merendaron a la sombra de un parral.
Kernerman English Multilingual Dictionary © 2006-2013 K Dictionaries Ltd.
Traducciones

parral

pergolato

parral

帕拉尔

parral

帕拉爾

parral

Parral

parral

Parral

parral

Parral

parral

Parral

parral

SMvine arbour, vine arbor (EEUU)
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
A su regreso, en 1897 fué electo diputado al Congreso, representando en varios periodos a los departamentos de Parral, Rata, Laja y Santiago.
Valle escondido en la montaña umbrosa; llano cubierto con la mies dorada; pradera deleitosa; tarde apacible y soledad callada; frondosos olivares; palmas que el viento halagador cimbrea; campanario lejano de la aldea; vela perdida en los azules mares; faldas del monte oscuras; cimas, al rayo de la tarde rojas; chozas de las llanuras, cuyos umbrales el parral sombrea...
cababa Perico el Talabartero de llegar a su casa y de quedarse todo lo ligero de ropa que puede tolerar el decoro en sus horas de benevolencia, y ya disponíase a echar un rengue, en espera de la comida, bajo el verde parral del patio, cuando...
El señor Cristóbal el Confitero habíase repantigado en su enorme sillón de pino y aneas a la sombra del viejo parral a la sazón lleno de verdes pámpanos y apretados racimos, y meditaba en la mala partida que, considerándola buena, pensaba jugarle a su sobrina.
Frustrada así su esperanza, una aguda enfermedad que le sobrevino, le puso á los umbrales de la muerte: en lo qual creyendo ver un aviso de Dios, hizo la firme resolución de abandonar el mundo, y volvió á Segovia á entrarse en el Monasterio del Parral.
En el año de 1.716 se inicia en la Gobernación de Guayaquil el trámite del Juicio de los Comuneros de Machala contra el portugués Juan Guillen, siendo el Cacique de este Pueblo José Coquín Ajaya Parral Ligua los indios comuneros, con el apoyo del Cacique, protestaron y reclamaron contra Guillen que quizo usurpar sus terrenos.
¡Obreros de Puebla, de Orizaba, de Monterrey, de Guanajuato, de Cananea, de Parral, de Pachuca, del Ebano, de Necaxa, obreros y operarios de las fábricas y de las minas de la República, acudid a nuestro llamado fraternal, ayudadnos con el empuje valiente de vuestro esfuerzo; que ya cruje, que ya se bambolea esa armazón de la tiranía carrancista que, cimentada en el fango de la infidencia, forjada en la fragua de las ambiciones y amarrada con los reptiles inmundos de la impostura y de la perfidia, quiso un día erguirse a la faz del mundo, como el edificio grandioso de las conquistas de la revolución reivindicadora de nuestros derechos a la vida!
Los cromos representan la fisonomía y el traje típico del pueblo salmantino y segoviano; los clichés ó fotografías reproducen monumentos tan notables como la fachada principal de la catedral y la casa de Monterrey en Salamanca, la vista general de la catedral de Ávila, el claustro del Parral y la puerta de la iglesia de Santa Cruz en el valle del Eresma que forman digno contraste al empinado alcázar de Segovia.
En honor de la verdad, hay que decir que a Juan Ramón, alegrillo con los cuatro tragos que había echado al anochecer para confortar el estómago casi vacío, no se le ocurría siquiera aquello de las onzas del cura hasta que se lo sugirió, cual verdadera Eva, su cónyuge; y es justo observar también que contestó a la tentación con palabras muy discretas, como si no hablase por su boca el espíritu parral.
Con la noticia antedicha, precedidos del denunciante, entraron nuevamente a la celda del padre González, y en el huertillo que tiene bajo un parral y cubierto con una estera, encontraron al reo, quien se rindió sin la menor resistencia.
Miren cómo alegran el camino la acansinada recua; el arriero que dormita delegando su misión en el liviano; la galera que cruje amenazando romperse en las desigualdades del terreno; algún que otro poderoso de los caseríos próximos, que pregona lo holgado de su vivir merced a lo flamante de su indumentaria y a lo bien enjaezada que luce la fuerte cabalgadura; el ventorrillero que reposa bajo el verde parral con la barba en el pecho y sobre el abdomen las encallecidas manos...
Consuelo, regadera en mano, recogida en la cintura la falda de percal, que dejaba ver los pulidos zapatos, y que ceñíase con pérfida ductilidad a la pierna nerviosa y fina; luciendo vistoso collar de abalorios, y tocado de flores el espléndido cabello, entreteníase en regar los geranios que embellecían el largo arriate que adornaba el patio de la casa, en que vivía, en tanto la señora Rosario charlaba animadamente con la señora Angustias la Veterana, sentadas las dos en uno de los extremos del patio, y, retrepado en su silla contra el ruinoso muro, dormitaba el señor Curro el Almejero; cosía la Caperuza a la sombra que proyectaba un jazmín que escalaba el añoso parral...