parlero

parlero, a

1. adj./ s. Que habla mucho. parlanchín
2. Que gusta de contar chismes o cosas que debiera callar. chismoso
3. Se aplica al pájaro que canta. cantarín
4. Que muestra los estados de ánimo sus ojos parleros demostraban que le daba igual.
5. Que hace un ruido agradable y armonioso fuente parlera; arroyo parlero.

parlero, -ra

 
adj. Que habla mucho.
Que lleva chismes de una parte a otra o habla con indiscreción.
Díc. del ave cantora.
fig.Díc. de lo que de alguna manera expresa los efectos del ánimo.
Díc. de lo que hace ruido armonioso.
Traducciones

parlero

ADJ
1. (= hablador) → talkative, garrulous; (= chismoso) → gossipy
2. [pájaro] → talking; (= cantor) → singing, song antes de s
3. [arroyo] → musical; [ojos] → expressive
Ejemplos ?
Entonces, conociendo que él era el culpable, lo maldijo, condenándolo a perder la facultad de volar, sus alas atrofiadas convirtiéndose en patas; el parlero se convirtió en un reptil, una serpiente con pico de loro, siendo su alimentación en adelante los frutos de la naranja agria, conocidas en Guaraní como Apepú.
Ese mismo año tomó la alternativa en manos de del maestro Saltillense, Fermín Espinoza Armillita y como testigo el matador Fernando Domínguez. Los toros fueron de la ganadería de Rancho Seco y el toro que le otorgó la alternativa, llevó el nombre de "Parlero".
Un pajarillo volando Si pasa rápido y cerca Bajo sus alas tendidas Mil tornasoles refleja: Mil armonias silvestres Del pico parlero suelta, Y tras su rápida sombra Ojos y oidos nos lleva.
Quedó el suelo de verde honor robado, Y vio en cenizas su soberbia el prado. Vi, con pródiga vena De parlero cristal, un Arroyuelo Jugando con la arena, Y enamorando de su risa al Cielo.
Un pintado Jilguero, Más ramillete que ave parecía; Con pico lisonjero Cantor del Alba, que despierta al día; Dulce cuanto parlero Su libertad alegre celebraba, Y la paz que gozaba, Cuando en un verde y apacible ramo, Codicioso de sombra, Que sobre varia alfombra Le prometió un reclamo, Manchadas con la liga vi sus galas; Y de enemigos brazos En largas redes, en nudosos lazos, Presa la ligereza de sus alas, Mudando el dulce, no aprendido canto, En lastimero son, en triste llanto.
MAURICIO BALIENTE Me gusta verle la boca cuando quiere hacer alarde. Denle duro al mancarrón que no afloje en lo parlero, en tanto que yo el puchero voy a sacar del fogón.
Ansí me gusta amigaso usté está bien engrasao, de juro ha de estar sobao en la mordasa de un laso. Les asiguro en verdá que don Fruto era parlero, como loro barranquero de primera calida.
Nada es tan seguro como pensar lo que se ha de hacer, y nada es secreto si para hacer lo determinado se tarda en pensar, cuando el pensar es delito y la tristeza amenaza. Recátate del tiempo, que es parlero, y advierte que tales intentos se han de tener, y no se han de detener.
Y aquellas que su casa campo vieron volver, sus telas hierba, a la deidad de Baco inobedientes, --ya no historias contando diferentes, en forma sí afrentosa transformadas--, segunda forman niebla, ser vistas aun temiendo en la tiniebla, aves sin pluma aladas: aquellas tres oficïosas, digo, atrevidas Hermanas, que el tremendo castigo de desnudas les dio pardas membranas alas tan mal dispuestas que escarnio son aun de las más funestas: éstas, con el parlero ministro de Plutón un tiempo...
Al reconstruir mentalmente el retorno a sus lares, el poeta se deja llevar tranquilo y muellemente por las corrientes emotivas de su propio corazón, y, desde la distancia, escucha a su río parlero y contempla la belleza de sus campos multicolores.
Pero no, que aún te deben mis desventuras otras más delicadas, otras más puras: canciones que, por miedo de profanarlas, en el alma conservo sin pronunciarlas; recuerdos de las horas que, embelesado, en nuestro pobre albergue pasé a tu lado cuando al alma y al cuerpo daban pujanza juventud y cariño, fe y esperanza; cuando, lejos del mundo parlero y vano, íbamos por la vida mano con mano; cuando, húmedos los ojos, juntas las palmas, en una se fundían nuestras dos almas: canciones silenciosas que el alma hieren; canciones que en mí nacen y que en mí mueren; ¡hechizadas canciones, con cuyo encanto a mis áridos ojos se agolpa el llanto!
Aquí el anciano Saturno la barba pule y remoza, y, aunque es tardo, va ligero; que el placer cura la gota. El dios parlero va en lenguas lisonjeras y amorosas, y Cupido en cifras varias, que rubíes y perlas bordan.