pardo


También se encuentra en: Sinónimos.

pardo, a

(Del lat. pardus < gr. pardos, leopardo.)
1. adj./ s. m. Se aplica al color que se obtiene de la mezcla de rojo y verde, como el de la tierra la piel del oso común es de color pardo. castaño, marrón
2. adj. Se aplica a la nube o al día que está oscuro unas nubes pardas cubren el Sol amenazando lluvia.
3. Se refiere a la voz que es poco vibrante. opaco

pardo, -da

 
adj.-m. Díc. del color de la tierra o de la piel del oso común, intermedio entre blanco y negro con tinte rojoamarillento, y más oscuro que el gris.
m. Color pardo.
adj. Oscuro; díc. esp. de las nubes o del día nublado.
Díc. de la voz poco vibrante y cuyo timbre no es claro.
p. ext.(Amér.) Díc. por eufemismo del mulato o persona de color.

pardo, -da

('paɾðo, -ða)
abreviación
1. que es de color marrón de tonalidad rojiza ojos pardos
2. animal que tiene el pelo o el plumaje de este color oso pardo
3. que está oscuro cielo pardo
4. que ha perdido el brillo y parte de su color La chaqueta ha quedado parda.
Sinónimos

pardo

sustantivo masculino
(América) (color) franciscano.

pardo

, parda
adjetivo
oscuro, fosco, fusco.
Especialmente hablando de las nubes o del día nublado.
Traducciones

pardo

sombre, foncé, brun

pardo

bruno, scuro, bigio, marrone

pardo

escuro, moreno

pardo

închis

pardo

/a
A. ADJ
1. [color] → grey-brown, brownish-grey
2. [cielo] → overcast
3. [voz] → flat, dull
B. SM/F (Caribe, Cono Sur) (pey) (= mulato) → mulatto, half-breed (Méx) (= persona humilde) → poor devil
Ejemplos ?
Presidente y vocales de la Exma. Junta. Pardo, Agustín (1900). Partes oficiales y documentos relativos á la guerra de la independencia argentina: Publicación oficial .
En pardo alquicel envuelta su conocida figura, y bajo el casco escondida su cabeza (que a la turbia luz de una pálida estrella conocería sin duda el más topo en el turbante si en él la llevara oculta), la seña impaciente aguarda, que le harán para que suba las manos de quien espera asir amante las suyas.
Insultos de unos periodistas a otros periodistas en las columnas impresas, de unos ciudadanos a otros ciudadanos en torno a las mesas de los cafés, soberbias y estulticias oratorias, ausencia de lealtad y cordialidad nacional, palabras... Y en tanto, estos dos hombres, el uno con su chapeo pardo, el otro con su gorra gris, carretera adelante, hacia Francia, se van.
Casi hasta mediados del siglo xvii puede decirse que no se conocieron en el Perú otros títulos de Castilla (fuera del de marqués, dado por el rey á don Francisco Pizarro) que los 'de algunos virreyes, como los marqueses de Cañete, de Salinas, de Montesclaros, de Guadalcázar y~de Mansera, y los condes de Nieva, del Villar-don-Pardo y de Monte Rey.
De Gallardo a Unamuno (contiene Gallardo y su tiempo; Silvela o la daga Florentina; Valera, humanista; Angel Ganivet; Emilia Pardo Bazán; Un gran Hispanista, Alfredo Morel Fatio; El condenado por desconfiado; Lo popular y lo erudito; Castelar; Fernando VII o la fuerza del sino; Paz en la guerra y los novelistas de las guerras civiles; El caso de Blasco Ibáñez; Baroja y su galería novelesca) (1928).
El hombre del chapeo pardo es un castellano que habla con una rara inteligencia de las cosas; es sereno y enérgico ante la vida, ante esa vida suya áspera, opresiva.
A veces del pardo muro Perdida en la sombra oscura, O entre la hojosa espesura De la parra y del rosal, Parecia que con alguien Conversacion entablaba Aunque qué y con quien hablaba Se comprendia muy mal.
Sus ojos avarientos por cima de los olmos corpulentos ansiaban alcanzar el edificio donde tuvo su amor templo y sepulcro, donde fué de su amor el sacrificio; y en la lejana matinal neblina, que huyendo al sol turbaba el horizonte, imaginaba sobre el pardo monte la blanca aparición de Valentina.
Fué establecida como Tenencia de Gobierno, equivalente hoy a la categoría de Tendencia Política tenencia Parroquial, mediante decreto de 9 de Enero de 1783, expedido por el Arzobispo Virrey de Santa de Bogotá, don Antonio Caballero i Góngora, aprobado por la Real Orden de Carlos III, en el Palacio de El Pardo, el 27 de Marzo de 1.784.
A Juan Montalvo, egregio prosador, gran artista de la pa- labra, diestro en utilizar los primores de la lengua, cervan- tesco hasta cuando abusa del arcaísmo, lo calificaba yo, há quince años, de ser el más correcto y castizo de los escritores de nuestro siglo. La Pardo Bazán, esa portentosa literata ma- ravilla de su sexo, vino recientemente á robustecer mi juicio.
Tenía un rostro verdaderamente varonil, nada de afeminado ni risueño; nada de esas palabras melozas, y empalagozas, que tanto contrastan con el serio uniforme del soldado. Sus ojos grandes y rasgados, eran de un pardo oscuro, la nariz un poco aguileña, la boca grande, pero perfecta.
Pedro II, Emperador Constitucional y defensor perpetuo, y Gobernando la República del Perú el Exmo. Señor don Manuel Pardo. Se reunieron los miembros de la Comisión' Mixta nombrados por ambos Gobiernos, para demarcar la frontera de las respectivas naciones, arriba citadas, en el nacimiento del río "Yavarí" en .