paramento

(redireccionado de paramentos)

paramento

(Del lat. paramentum.)
1. s. m. Adorno con el que se cubre una cosa un vistoso paramento cubría la zona reservada al jurado.
2. EQUITACIÓN Cada una de las sobrecubiertas o mantillas del caballo.
3. CONSTRUCCIÓN Cualquiera de las dos caras de una pared.
4. ARQUITECTURA Cualquiera de las seis caras de un sillar labrado.
5. CARPINTERÍA Parte que queda a la vista en un trabajo de ebanistería.
6. MINERÍA Pared de roca estéril situada detrás de un filón metálico o carbonífero.
7. paramentos sacerdotales RELIGIÓN Vestiduras y ornamentos usados por los sacerdotes en las ceremonias litúrgicas así como los adornos del altar.
Gran Diccionario de la Lengua Española © 2016 Larousse Editorial, S.L.

paramento

 
m. Adorno o atavío con que se cubre una cosa.
Sobrecubierta o mantilla del caballo.
Cualquiera de las seis caras de un sillar labrado.
liturg. paramentos sacerdotales Vestiduras y demás adornos que usan los sacerdotes para celebrar misa y otros oficios divinos.
Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.

paramento

(paɾa'mento)
sustantivo masculino
1. prenda que cubre y adorna una superficie Un gran espejo hacía de paramento de la sala.
2. cara de un muro La humedad ha dañado los paramentos del salón.
Kernerman English Multilingual Dictionary © 2006-2013 K Dictionaries Ltd.
Traducciones

paramento

facing

paramento

SM
1. (= adorno) → ornamental cover; [de caballo] → trappings pl; (= colgadura) → hangings pl
paramentos sacerdotalesliturgical vestments
2. [de pared, piedra] → face
Collins Spanish Dictionary - Complete and Unabridged 8th Edition 2005 © William Collins Sons & Co. Ltd. 1971, 1988 © HarperCollins Publishers 1992, 1993, 1996, 1997, 2000, 2003, 2005
Ejemplos ?
Para lucirse en el coso No sólo su yegua pía, Que es un animal brioso, Sino también su alcaidía. Lleva pretal de cadena De malla los paramentos, Su ferrado casco suena, Bebe los helados vientos Y ellos rizan su melena.
La yedra que cubre casi totalmente los paramentos del edificio, no impide ver una lápida que, en inglés, dice: «En esta casa solariega nació Sir Isaac Newton en 15 de diciembre de 1642», Pasamos bajo la inscripción, a través de una portada de poca altura y penetramos en la planta baja de la morada, con amplias habitaciones, techo más bien bajo y piso enlosado.
En 1931 se inició la construcción de la antigua presa de La Breña; las obras dieron como resultado una presa de gravedad, de mampostería ordinaria con paramentos de bloques de hormigón, prefabricados en obra, y planta curva, que alcanzaba una altura sobre cimientos de 55 m., una longitud de coronación de 207 m., y una capacidad de embalse de 103 Hm3.
Y los diáconos vinieron a despojarle de sus paramentos, le quitaron el alba y el cíngulo, el manípulo y la estola, mas el sacerdote seguía inmóvil como en sueños.
Así, la terminación de los paramentos se llevó a cabo mediante la colocación, previa al vertido del hormigón, de un cordón de mortero que posteriormente era vibrado, consiguiendo un acabado similar al de un hormigón convencional.
13 Y traba de él, y bésalo; Desvergonzó su rostro, y díjole: 14 Sacrificios de paz había prometido, Hoy he pagado mis votos; 15 Por tanto he salido á encontrarte, Buscando diligentemente tu rostro, y te he hallado. 16 Con paramentos he ataviado mi cama, Recamados con cordoncillo de Egipto.
Consistía éste en sederías de Manila, paño de San Fernando, alhajas, casullas de lama y brocado, mantos para imágenes y lujosos paramentos de iglesia.
En un pisador castaño que con la espuma del freno, escarcha en copos de plata los azules paramentos, su destreza de jinete, con corvetas y escarceos, y su agilidad de mozo va, presumido, luciendo.
Después de vestirse con sus paramentos sacerdotales, cuando entró y se inclinó ante el altar, vio que estaba todo cubierto de extrañas flores fragantes, que jamás había visto anteriormente.
Siguen treinta caballeros que negros caballos guían, del pie a la cabeza armados y las viseras caídas. Negros son los pendoncillos de las inclinadas picas, y negros los paramentos, vestes, bandas y divisas.
Así como los maderos que se gastan en las fábricas tienen nombres distintos, segun sus dimensiones y destinos, sería cosa muy acertada el que sucediera lo mismo con la piedra de sillería, esto es, con la piedra que se saca de las canteras para gastarla labrada con paramentos planos, y á escuadra unos con otros.
Entonces hablaron entre sí primeramente y después aparejáronse para mi daño y muerte; así que quitada la diosa de encima de mí y puesta en tierra, quitáronse todos aquellos paramentos que traía, y desnudo atáronme a un roble; y con aquel azote que estaba encadenado de osezuelos de ovejas, diéronme tantos azotes, que casi me llegaron a lo último de la muerte; hubo allí uno que con un hacha que traía en la mano me amenazaba de cortar las piernas, diciendo por qué yo había habido victoria, infamando tan feamente a su casta y limpia vergüenza.