paralela

paralela

1. s. f. GEOMETRÍA Línea que, respecto a otra, se mantiene a una distancia constante de ella sin cortarla en ningún punto.
2. MILITAR Trinchera con parapeto abierta por el sitiador de una plaza.
3. s. f. pl. DEPORTES Aparato de gimnasia formado por dos barras fijas horizontales a la misma altura del suelo.

paralela

(paɾa'lela)
sustantivo femenino
geometría línea que no puede encontrarse con otra por más que se prolongue el trazado de una paralela
Traducciones

paralela

parallel

paralela

parallel

paralela

parallela

paralela

parallèle

paralela

paralelní

paralela

במקביל

paralela

병렬

paralela

parallell

paralela

ขนาน

paralela

SF
1. (= línea) → parallel (line)
2. paralelasparallel bars
paralelas asimétricas (Dep) → asymmetric bars
Ejemplos ?
Y si se cortan proporcionalmente los lados de un triángulo, la recta que une los puntos de sección será paralela al lado que queda del triángulo.
Recuerdo que hay otra causa paralela por encubrimiento, donde los acusados sí están en el país, que no se ha movido ni un milímetro.
El misterio de los signos escritos se convirtió en privilegio de unos cuantos: sacerdotes y escribas. Sin embargo otros signos surgían paralela, y en ocasiones, fugazmente para uso de rebeldes, de bandidos o de sectas.
Pienso que no comprender la metodología actual para la enseñanza de la lectura, con todas sus retroalimentaciones del pasado vanguardista en psicopedagogía, y aún lo rescatable de las prácticas tradicionales, será retroceder en los avances de la nueva escuela y seguir propiciando los triunfos de la escuela paralela, pues si bien muchas generaciones han aprendido con procedimientos fonéticos descontextualizados, el éxito se ha debido más a talentos particulares que a logros grupales.
Y es que en el inmenso arsenal de la “escuela paralela”, la televisión ocupa el puesto número uno para arrasar con los educandos de la escuela sistemática, no obstante los pregones actualizadores de ésta, que no superan obvias contradicciones.
Por algo les bastó a los jueces, Fiscales y Abogados que actuaron paralela o sucesivamente en el “Proceso de Andrés Cabrera” la sola palabra autorizada (¿autorizada?) de este declarante perjuro y nada fiel a la memoria del ilustre victimado por aquel para imputar al General Oribe –sin más vuelta que darle-la culpa directa o indirecta del crimen.
Hoy no podemos crear libros didácticos clausurados, cuando tenemos encima la escuela paralela de los medios, la internet, you tube, twitters, faces, los videojuegos, los telechismosos y otras influencias nefastas sobre nuestros niños y niñas de todo el país; en todos sus rincones, pues hasta en el rancho más abandonado de pronto brota un i-pod o un celular.
La aplicación paralela a cualquier acto de habla o de escritura, de tales operaciones, desde un problema comunicativo, ayudan a descubrir las estructuras funcionales de la lengua, sus combinaciones, sus interrelaciones, sus transformaciones y afianzan la capacidad creativa del alumno.
Naturalmente mucho de lo que mueve sus acciones y sus conversaciones se encuentra “inspirado” en lo que esa verdadera escuela paralela, como la denominó desde 1976 el estudioso francés Luis Porcher, les “enseña”.
Los recursos de esa escuela paralela, el decurso vital y los medios de difusión masiva de la información, deberán ser utilizados creativamente en la escuela institucionalizada para darle a ésta, la dinámica dialéctica que hace falta a su praxis.
Esa escuela paralela que tanto daña a la sociedad con sus manipulaciones ideológicas, bien puede ser empleada para difundir los altos valores de la humanidad.
Día con día los alumnos leen menos y escriben peor y no porque no lean; ellos leen lo que la escuela paralela les presenta con un subrayado interés para ellos.