paradoja

(redireccionado de paradojas)

paradoja

(Del gr. paradoxa, contrarios a la opinión común.)
1. s. f. Idea o afirmación en apariencia extraña y que se opone a la opinión general es una paradoja que siendo la más débil, tenga mayor resistencia física. contradicción
2. Afirmación inverosímil que se expone con apariencias de real.
3. RETÓRICA Figura retórica que consiste en relacionar expresiones o frases en apariencia contradictorias es famosa la paradoja de vivo sin vivir en mí.
4. FILOSOFÍA Enunciado o razonamiento que lleva a dos conclusiones contradictorias entre sí, pero válidas.

paradoja

 
f. Idea opuesta a la opinión común y, especialmente, la que parece opuesta siendo exacta.
Aserción inverosímil presentada con apariencia de verdadera.
fís. Comportamiento aparentemente contradictorio con las leyes de la física.
lóg. Serie de proposiciones que aparecen como contradictorias, pero que lógicamente se implican unas con otras, de forma que la verdad de una implica la de las otras.
ret. Figura de pensamiento que consiste en emplear expresiones o frases que aparentemente envuelven contradicción: Yo, Sancho, nací para vivir muriendo.

paradoja

(paɾa'ðoxa)
sustantivo femenino
1. dicho o hecho que parece contrario a la lógica Sus palabras resultaron ser toda una paradoja.
2. figura de pensamiento que utiliza expresiones en aparente contradicción "Vivo sin vivir en mí" es una paradoja de santa Teresa de Jesús.
Traducciones

paradoja

paradox

paradoja

Paradoxon

paradoja

paradoxe

paradoja

paradox

paradoja

paradoxo

paradoja

paradoks

paradoja

Парадокс

paradoja

悖论

paradoja

悖論

paradoja

Paradox

paradoja

Paradoks

paradoja

פרדוקס

paradoja

パラドックス

paradoja

역설

paradoja

Paradox

paradoja

SFparadox
Ejemplos ?
Jouffroy había abierto un surco profundo con sus estudios sobre el destino humano, algunas de cuyas páginas están impregnadas de un sentimiento de desesperanza, de una desolación más profunda, alta y sincera que las paradojas de Schopenhauer, o los sistemas fríamente construidos de Hartmann.
Y en segundo lugar, concluyo: que no existe un público único, invariable, juez imparcial, como se pretende; que cada clase de la sociedad tiene su público particular, de cuyos rasgos y caracteres diversos y aun heterogéneos se compone la fisonomía monstruosa del que llamamos público; que éste es caprichoso, y casi siempre tan injusto y parcial como la mayor parte de los hombres que le componen; que es intolerante al mismo tiempo que sufrido, y rutinero al mismo tiempo que novelero, aunque parezcan dos paradojas...
La audacia provocativa con que ataca el sancta santorum de la Economía política, las ingeniosas paradojas con que se burla del sentido común burgués, la crítica demoledora, la ironía mordaz, ese profundo y sincero sentimiento de indignación que manifiesta de cuando en cuando contra las infamias del orden existente, su convicción revolucionaria, todas estas cualidades contribuyeron a que el libro ¿Qué es la propiedad?
La desgracia -opinó Lucio Dueñas, muy aficionado a sostener paradojas- no consiste en nada grande ni terrible: los días peores de la vida son a veces aquellos en que, sin sucedernos cosa importante, nos abruman mil chinchorrerías.
Pero estos orgullosos y frívolos declamadores van por todas partes armados de sus funestas paradojas, socavando los cimientos de la fe, debilitando la virtud y sonriendo desdeñosamente al escuchar las antiguas palabras de patria y religión; consagran su talento y su filosofía a destruir y a envilecer todo lo que hay de más sagrado en los hombres.
Vivimos bajo la zarpa del raposo del Norte, se respira apenas temiendo provocar el enojo de un déspota senil; la autonomía y la libertad son para el pueblo de México dos miserables paradojas, y así se piensa en fiestas conmemorativas de hechos que fueron dignos y gloriosos.
Su autor es un poeta que corre muy ligero y que no choca nunca. El brillo insolente de sus paradojas causa el horror de las lechuzas, de las beatas y de los empresarios de exhibiciones.
Una urdimbre de fuerzas oscuras parecía imponer un orden en aquel caos, ofreciendo a un tiempo la clave de todas las paradojas y arcanos de los mundos que conocemos.
Y si por añadidura es, como Proudhon, una persona de ingenio, pronto aprenderá a hacer juegos de manos con sus propias contradicciones y a convertirlas, según las circunstancias, en paradojas inesperadas, espectaculares, ora escandalosas, ora brillantes.
Una minoría tan selecta como poco numerosa me defendía con paradojas insostenibles, con hipérboles que equivalían a subirme en vilo por los aires, para dejarme caer y aplastarme.
Me parecía que yo era mi propio abuelo; un abuelito chico, disminuido, como si me hubiera secado y acortado; era mi antepasado en pequeño, un antiguo concentrado que no había comido nada durante muchas generaciones; mi apetito era del tiempo de Sesostris y yo había estado en el sitio de Jerusalem; la conciencia de mi persona se confundía con las más remotas tradiciones y no podía entender cómo pudo llegar hasta mí la noticia de mi existencia, siendo como era una momia mayor que sí misma y contemporánea de los mastodontes. La enfermedad había retirado en mi memoria las épocas y yo tenía por sensaciones todas esas paradojas disparatadas.
Los teólogos, o los falsos políticos gritan: "La religión será destruida, y el gobierno será perdido si imprimís ciertas verdades, o ciertas paradojas.