paraba

paraba

s. f. Bol. ZOOLOGÍA Papagayo, ave de plumaje multicolor, propia de los países tropicales.
Ejemplos ?
Y, sin embargo, experimentó una angustia infinita cuando, poco más tarde, la encantadora muchachita cayó enferma, y el coche del doctor se paraba cada mediodía delante de la puerta.
Pero no paraba de crecer, y, como último recurso, sacó un brazo por la ventana y metió un pie por la chimenea, mientras se decía: - Ahora no puedo hacer nada más, pase lo que pase.
I. De un elevado castillo que Arlanza orgulloso baña, un trovador elegante en la puente se paraba. En el rastrillo golpea con el pomo de una daga, y en los góticos salones ronco el eco se propaga.
Dos corzas que siguen idéntica senda, dos garzas que llevan un viento al volar, dos flores que aroman la misma vivienda, dos bracas que llevan un rumbo en el mar; eso eran entonces el canto y el cuento que al par producía mi voz con su aliento: y siempre en su cuento se oía su canto, y siempre del canto y el cuento algún tanto tenían a un tiempo leyenda y cantar: y siempre de un cuento su canto era prenda, y siempre su canto paraba en leyenda, y siempre su cuento paraba en cantar.
El mundo era para mí el recinto del colegio y del seminario. Sabía vagamente que existía algo que se llamaba mujer, pero no me paraba a pensarlo: mi inocencia era perfecta.
Aquella mujer se detuvo para hablar con alguien a tiempo que el coche de la Marquesa paraba frente a los umbrales del palacio y el lacayo abría, sombrero en mano, la portezuela.
Tendido en un lecho, y lavada la sangre que minutos antes cubrió sus heridas por la mano experta de un médico, veíase al conde, pálido y correctamente vestido; sobre la pechera de su camisa descansaban los cordones de las Órdenes militares a que en vida perteneció; el ayuda de cámara había desempeñado por última vez sus funciones; y paraba tal de elegante el difunto, que si la danza de los muertos fuese un hecho real, hubiérale correspondido en ella de derecho, el puesto de honor.
Algunos de los funcionarios de nuestro sector bancario privado ganaba al mes más de lo que es el presupuesto anual de muchos de los municipios que integran nuestro México. Pero no paraba ahí.
La bandada se puso en camino, abiertas las sanguinosas fauces, sacada la seca lengua. De tiempo en tiempo se paraba a lanzar su furioso llamamiento.
Ahora llevaba este sable con gallardía, como conviene al hijo de una raza heroica, y se paraba de tiempo en tiempo en los claros soleados del bosque para asumir, exagerándolas, las actitudes de agresión y defensa que le fueron enseñadas por aquellas estampas.
Al llegar a una esquina, seguía de frente siempre, sin detenerse a escoger la dirección más conveniente. A menudo, se paraba ante una puerta abierta, a mirar una tienda de comercio o lo que pasaba en el patio de una casa.
Pero ya acelerados pasos de alguno al fin se percibieron, cuanto próximos más precipitados, y más cercanos cada vez se oyeron, y por la calle oscura vio Margarita un hombre que se entraba, cuya negra figura ante su misma puerta se paraba.