Ejemplos ?
Según un informe oficial republicano los panecillos caídos sobre Alicante iban envueltos en papel de seda con la siguiente inscripción: La respuesta de las autoridades republicanas fue "bombardear" con calcetines, medias, camisas y tejidos en general, sobre distintas localidades de la zona sublevada y especialmente su capital, Burgos, aunque la realidad de estas acciones está por confirmar.
Los 23,75 quilates de pan de oro de la Atenea Partenos de Nashville pesan unos 4 kg y es tres veces más delgado que el papel de seda.
Tiene los brazos y el cuello mucho más gruesos que todas las demás mujeres, y la piel tan suave, tan suave, que parece papel de cartas o papel de seda.
Se estremecía al levantar con su aliento el papel de seda de los grabados, que se levantaba medio doblado y volvía a caer suavemente sobre la página.
Con esto se consigue que el papel de seda se quede especialmente pegado al barniz en las zonas donde se ha dibujado sobre él, de manera que cuando se ha terminado de dibujar, se retira el papel, y pegado a él el barniz de las zonas donde se ha dibujado, quedando la plancha sin protección.
Sus ventanas daban a la calle Rivadavia, y los transeúntes al pasar veían correctamente alineadas desde la vereda en una estancia de pino tea resmas de papel salmón, verde, azul y rojo, rollos de papel impermeable, veteado y duro, bloques de papel de seda y papel llamado de manteca, cubos de etiquetas con policromas flores, mazos de papel floreado, de superficie rugosa y estampados búcaros pálidos.
Allá en la mansión antigua la noble anciana, de leda cara de esmalte, remeda –bajo su crespo algodón– el copo de una ilusión envuelto en papel de seda.
El farmacéutico, bilioso sujeto picado de viruelas, examinó mi mercadería, después habló y parecióme un ángel por lo que dijo: —Mándeme cinco kilos de papel de seda surtido, veinte kilos de papel parejo especial y hágame veinte mil sobres, cada cinco mil con este impreso: "Acido bórico", "Magnesia calcinada", "Cremor tártaro", "Jabón de campeche".
Antes de llegar a Bogotá, en lo oscuro, Arévalo saca una faca que tenía escondida en el pecho bajo la camiseta y envuelta en papel de seda, y se la enterró hasta el mango en el corazón.
Se levantó, abrió un escritorio antiguo en que brillaban bronces y, caída la curva tapa de un cajoncillo, sacó un rollo envuelto en papel de seda.
Nuestra admiración fue grande al descubrir un papel de seda perfectamente enrollado; pero nuestro asombro llegó a su colmo cuando, desenvolviéndolo, leímos a la cabeza de la larga tira de papel, que estaba toda escrita con letra menuda, este epígrafe.
Según la tradición las chicas se ponen un lazo de papel de seda en el pelo y todos se pintan la cara, quizás por eso, representa el inicio del carnaval.