pantera

pantera

(Del lat. panthera < gr. panthera < pan, todo + ther, fiera.)
1. s. f. ZOOLOGÍA Mamífero carnívoro de origen africano y asiático, con el pelaje blanco en el pecho y rojizo con manchas negras en el resto del cuerpo, capaz de trepar con facilidad. leopardo
2. MINERALOGÍA Ágata amarilla moteada de pardo o rojo, pareciendo así la piel de este mamífero.
3. pantera negra ZOOLOGÍA La que tiene el pelaje de color negro por un exceso de melanina.
4. panteras negras POLÍTICA, SOCIOLOGÍA Grupo político de liberación de la población negra norteamericana, fundado en los años sesenta, que lucharon contra el capitalismo y el racismo.

pantera

 
f. zool. Leopardo.
pantera negra Variedad de leopardo de piel negra.
fig.Mujer de mucho carácter.

pantera

(pan'teɾa)
sustantivo femenino
1. felino de gran tamaño y pelaje totalmente negro o amarillento con manchas La pantera negra es originaria de África.
2. mujer atractiva y provocadora Está hecha una pantera.
Traducciones

pantera

пантера

pantera

Panther, Panter

pantera

panther

pantera

pantteri

pantera

panthère

pantera

pantera

pantera

pantera

pantera

パンター, ヒョウ

pantera

팬더, 퓨마

pantera

panter

pantera

pantera

pantera

pantera

pantera

panter

pantera

panter

pantera

panter

pantera

panter

pantera

เสือดำ

pantera

panter

pantera

con báo

pantera

pantera

פנתר

pantera

SF
1. (Zool) (gen) → panther (Caribe) (= jaguar) → jaguar
2. (Méx) (= matón) → heavy; (= atrevido) → risk-taker
Ejemplos ?
Como la pantera, cuando oye el ladrido de los perros, sale de la poblada selva y va al encuentro del cazador, sin que arrebaten su ánimo ni el miedo ni el espanto; y si aquél se le adelanta y la hiere, no deja de pugnar, aunque esté atravesada por la jabalina, hasta venir con él a las manos o sucumbir; de la misma suerte, el divino Agenor, hijo del preclaro Antenor, no quería huir antes de entrar en combate con Aquileo.
El inspector preguntaba esto porque si Juan Darién estaba "viendo" efectivamente lo que él hacía en la selva cuando era animal salvaje e iba a beber después de haber comido, vería también que las piedras que encuentra un tigre o una pantera que se acercan muy agachados al río pasan a la altura de los ojos.
Sus pieles ladrillosas; sus ojos rectos, grandes y melancólicos; sus bocas, de marfileña dentadura; sus cuerpos ágiles, que denunciaban flexibilidades de serpiente y nerviosidades de pantera, recordaban, embellecidas, las pinturas murales que el tiempo respetó y los egiptólogos han descubierto.
Algunas veces tomaba la forma de un oso, una pantera, o un ciervo, y conducía al extrañado cazador por intrincados bosques o entre peñascales, hasta que el piel roja se encontraba al borde de un precipicio o de un impetuoso torrente.
Yo fuí cobarde, sí, porque yo amaba con la ternura de la edad primera, a una mujer que infame me engañaba, y la amaba frenético, la amaba como ama a sus cachorros la pantera.
Isván en su feble asiento Balancea con el viento Que muge como Satán: Con los ojos encendidos Como líbica pantera Con duro lanzón le espera Recatándose Ildebrán.
Los estetas pusieron una nota decorativa en el dandismo;, paseándose en público con un lirio en la mano, nos ofrece una transición al D'Annunzio de 1901, deshojando un haz de rosas en los umbrales de su maestro Carducci. Pero Whistler, deliciosamente compuesto, no cenaba en los restaurantes a la moda sin antes lanzar un largo rugido de pantera.
Cuando terminaron de comérselo, El búho como regalo, Se llevó en el bolsillo la cucharilla, En tanto la pantera, con el cuchillo y el tenedor, Terminaba el singular banquete.
¿qué montaña, qué ribera, qué playa inhospital, donde antes sólo por el furor se vio de la pantera o del caimán el suelo en sangre tinto; cuál selva tan oscura, en tu recinto, cuál queda ya tan solitaria cima, que horror no ponga y grima, de humanas osamentas hoy sembrada, feo padrón del sanguinario instinto que también contra el hombre al hombre anima?
Levántase el anciano, vístese una túnica y calza sus pies con la sandalia tirrena; en seguida se ciñe al costado, suspendiéndola de los hombros, la espada de los Tegeos y revuelve a su brazo izquierdo una piel de pantera.
-Pos bien: como la Candelaria es como es y el Garabato tiée sangre de garañón y si rispeta a la luna es porque no la alcanza manque se remonte en globo, pos a fuerza de verse se gustaron, y como se gustaron se entendieron y como mi Pepe tiée aprobá toas las asirnaturas y ve mas dormío que otros despierto, pos se comió la partía, y como el gachó es más súpito que un rayo, apenitas se la comió, trincó al Toñuelo, le dio dos copas en ca del Ventolina y endispués se lo llevó a la Plaza del Callao y allí le dijo que tirara del jierro y él metió mano a su cachicuerna, y como mi niño es una pantera cuando se le sube la temperatura, pues el chavó quebró al Garabato como los propios ángeles y le atiró tina de las de chipé, de las de pronóstico reservao.
Hasta había ennegrecido por la preocupación. Casi parecía pantera. Un grillo, por supuesto, le dijo que buscara el grifo grasiento en alguna de las grutas de los ogros Malolientes donde lo hallaría.