pantano


También se encuentra en: Sinónimos.

pantano

(Del ital. pantano.)
1. s. m. GEOGRAFÍA Terreno por lo general poco profundo en forma de hondonada, con el suelo más o menos cenagoso, donde se recoge el agua de lluvia de forma natural. ciénaga
2. CONSTRUCCIÓN Embalse artificial el nivel de agua del pantano ha disminuido por la escasez de lluvias.
3. Situación de difícil solución si mis padres se enteran me habré metido en un pantano. lío, enredo

pantano

 
m. Hondonada donde se recogen y naturalmente se detienen las aguas, con fondo más o menos cenagoso.
Gran depósito de agua, que se forma, natural o artificialmente, cerrando la boca de un valle.
fig.Dificultad, óbice, estorbo grande.

pantano

(pan'tano)
sustantivo masculino
1. depresión del terreno cubierta de aguas cenagosas La flora del pantano es muy rica y compleja.
2. depósito artificial de agua de grandes magnitudes Construirán un pantano cerca del pueblo.
Sinónimos

pantano

sustantivo masculino
1 laguna, embalse.
Laguna se dice si el pantano es natural; embalse, si es artificial.
Traducciones

pantano

Moor, Sumpf

pantano

pântano

pantano

沼泽

pantano

沼澤

pantano

sump

pantano

บึง

pantano

SM
1. (= embalse) → reservoir
2. (= ciénaga) → bog, marsh
3. (anticuado) (= atolladero) → fix, mess
salir de un pantanoto get out of a jam
Ejemplos ?
Con la hija tercera la cosa era muy distinta. Había aprendido a destilar en la destilería de la bruja del pantano y sabía mechar nudos de aliso con gusanos de luz.
El Idearium se me presenta como alta roca a cuya cima orean vientos puros, destacándose del pantano de nuestra actual literatura, charca de aguas muertas y estancadas de donde se desprenden los miasmas que tienen sumidos en fiebre palúdica espiritual a nuestros jóvenes intelectuales.
Tal vez así se desagua un artificial pantano, cuando se abren las compuertas del malecón, y apretados torrentes por ellas salen, que luego en arroyos varios se dividen, y se pierden finalmente por los campos.
¡Vaya modo de trotar! Y marchó directamente al pantano del fondo, a la vivienda del chotacabras. -Están ustedes invitados a la colina esta noche -dijo-.
El revuelto cieno de las almas viles de tiranos quiere convertir su seno en estrecho sepulcro para lo que es tan grande como el infinito, el pensamiento libre, el verbo rebelde, la verdad, la justicia, la libertad; pero lo mezquino, lo ruín, lo infame, no tendrá nunca magnitudes de vorágine. El hervor del pantano no usurpará el vértigo del torbellino.
Una hora después de su fuga el toro estaba otra vez en el Matadero donde la poca chusma que había quedado no hablaba sino de sus fechorías. La aventura del gringo en el pantano excitaba principalmente la risa y el sarcasmo.
muy negro. Luego estuve en un pantano, sumergido hasta el pescuezo; quería salir, quería gritar, y no podía. Al fin, merced a extraño impulso pude salir; lancé un grito y desperté temblando, con el cabello parado y empapado en frío sudor.
"Para exponer todo el asunto en la brevedad de una parábola, permitidme que compare la humanidad de la antigüedad con un rosal plantado en un pantano, regado con aguas negras, respirando miasmáticas nieblas por el día, y enfriado con rocíos envenenados por la noche.
Corren así temblando de alegría, cuantas parejas por la tierra vagan, pero ninguna tan gentil y noble subiendo va cual la pareja humana, que amor le dice que la altura es suya, porque es del rey el elevado alcázar, y es para el lobo la maraña negra de la húmeda garganta, y es para el feo jabalí el pantano donde el camastro enfanga, y es para el chato culebrón la grieta de ambiente frío y tenebrosa entrada...
(...Era su rubia cabellera como el ala de un ave que fuese una quimera...) Se han deshojado los rosales mustios y fatigados (...Oh sus manos liliales cuyos dedos cansados deshojan los males...) Y dijeron las hadas: "Tus dorados cabellos serán aúreo manojo del celeste trigal; en tus ojos pondremos zafirinos destellos, en tus ojos azules tendrás todo el Ideal." La brisa viene leve y nemorosa rizando el agua muerta del pantano y un surtidor romántico y lejano desata una elegía dolorosa.
Cierto inglés, de vuelta de su saladero vadeaba este pantano a la sazón, paso a paso, en un caballo algo arisco, y sin duda iba tan absorto en sus cálculos que no oyó el tropel de jinetes ni la gritería sino cuando el toro arremetía al pantano.
Este accidente, sin embargo, no detuvo ni refrenó la carrera de los perseguidores del toro, antes al contrario, soltando carcajadas sarcásticas: —Se amoló el gringo; levántate, gringo —exclamaron, y cruzando el pantano amasando con barro bajo las patas de sus caballos, su miserable cuerpo.