panchito

Búsquedas relacionadas con panchito: chiquito

panchito

s. m. COCINA Cacahuete pelado frito.

panchito

 
m. Cacahuete pelado y frito.
Ejemplos ?
La violencia del mundo rural queda reflejada en la pieza " Chinto Jiñocuago ", el terremoto de Managua de 1972 da lugar a " Panchito Escombros ", con " María de los Guardias " o " La Tula Cuecho " muestra la problemática de la mujer o con " Quincho Barrilete ", tema ganador del Festival de la OTI de 1977 interpretado por Eduardo González, denuncia la situación de la infancia en su país.
En 1958, actuando como soporte para la novel cantante Emily Cranz lograron una audición para Discos Peerless, bajo la dirección de Francisco "Panchito" González, y del director artístico Fidel Lavista quienes renuentes a realizar las grabaciones accedieron finalmente a grabar "La Batalla de Jerico" y "La Cucaracha", siendo estas las primeras grabaciones de música de Rock and Roll mexicano, o al menos música ya en español.
Las manos y los pies marfilados, la cabeza ovalada y la garganta esbelta, que el camisón de percal entreabierto mostraba siempre, hacían pensar en un caballerito robado por una bruja si no fuera que la anciana mostraba en su ajado rostro el modelo primitivo del viril retoño. Panchito tenía ya dieciocho años cuando mostró un humor melancólico y contemplativo.
Panchito el tartamudo era en la estancia objeto de continuas bromas. Su padre, don Ambrosio Lara, viejo ya y casi inútil para el trabajo, arrastraba sus últimos años a lomos de un lobuno zarco, de huesos salidos y sobrepaso.
Y que no eran badomías o badajadas ni cuodlibetos de vieja las frases de mi perilustre antepasada, sino frases meritorias de ser loadas en un soneto caudato, es lo que voy a comprobar con las dos consejas siguientes: I La olla del Padre Panchito El padre Panchito era, por los tiempos del devoto virrey conde de Lemos, un negro retinto, con tal fama de virtud y santitad que su excelencia lo había, sin escrúpulo, aceptado por padrino de pila de uno de sus hijos, en representación de un acaudalado minero de Potosí.
Se divisan buques de guerra, que no se pueden retratar; mejor sigamos adelante, que hay más para disfrutar. Se visualiza de pronto, la “Iglesia de San Francisco”; que desde el Cerro Barón, da el sobrenombre de “Panchito”.
Un día, a hora inesperada, el estrépito de una carrera llamó a doña Natividad en dirección al palenque. El semblante de Panchito traía una expresión de dolor.
-¡Vamos, Panchito! -le decían el cura y el maestro de escuela, que por esos tiempos eran siempre amigos y compadres para bien del vecindario-, sacude esa tristeza y corre por los cerros con tus compañeros.
Es verdad que Panchito era un "cuarentoncito" muy bien plantado y su raro parecido a uno de los tíos de Clara daba motivo para que las malas lenguas dijesen, que este noble señor no había sido indiferente a los incitantes atractivos de la mulata, cosa que a nadie debe escandalizar, pues es cosa reconocida, la afición que a la canela tenían antiguos dominadores.
Aunque simple lego ó donado, el pueblo llamaba padre Panchito, y no hermano Panchito, al humildísimo cocinero del convento de san Francisco; y el excelentísimo representante del monarca de España é Indias hablaba siempre con fruición de su santo compadre el padre Panchito, al que hasta diz que consultaba en casos graves de gobierno.
«Uno de los vapuleados se fastidió de oír la moraleja del carnifex, y contestó: -»Dé usted fuerte, bien fuerte, ño Panchito, que yo no tengo espalda, y la que usted azota es ajena; que si espalda tuviera, como el negrito Aguacero, no me vería en este trance.
Y fue el caso que una noche se le apareció al lego Panchito el alma de su difunto compañero, y le dijo que, por la impertinente curiosidad é irreflexivo compromiso, había sido penado con seis meses más de purgatorio; y por ende, le pedía que rogase a Dios para que le fuese descontado ese medio año de p«na ó que por lo menos, se redujese ésta a tres meses, cargándose los otros tres á la cuenta corriente que en el otro mundo, donde la contabilidad se lleva muy al pespunte, tenía abierta Panchito.