palpitante

palpitante

1. adj. Que palpita o late.
2. Que es de mucha actualidad e interesa a la mayoría los pactos políticos son un tema palpitante. candente

palpitante

(palpi'tante)
abreviación
1. que provoca gran interés o llama la atención un tema palpitante
2. que palpita pecho palpitante
Traducciones

palpitante

palpitante

palpitante

الخفقان

palpitante

悸动

palpitante

悸動

palpitante

ADJ
1. (gen) → palpitating; [corazón] → throbbing
2. [interés, cuestión] → burning

palpitante

a. throbbing.
Ejemplos ?
Porque Lucía, hija al fin de los Amadei, no había nacido para la mortificación y el dolor, sino para agotar las alegrías de la vida, para recrearse en el grato sonido del bandolín, en el armonioso ritmo de las estancias de los poetas, en la magia del color, en la dulce y misteriosa calma de los jardines, donde sonreía la eterna hermosura de las estatuas griegas y sólo el peso de ajenas culpas y el anhelo de la expiación la habían arrojado palpitante de angustia y de terror al pie de los altares, donde a cada minuto recordaba involuntariamente el mundo y sus goces.
Y, mientras la pobre chiquilla anhelaba, palpitante de miedo y de gozo, entre mis brazos, experimenté impulsos de ahogarla, de suprimir con ella a todos los venideros.
Elegida semejante solución sin consultar para nada la opinión de sus subordinados combatientes que no conocían naturalmente más que el palpitante problema local, la Junta Grande se dirigió por nota al Virrey a fines de Agosto invitándole a negociar mandando al efecto sus comisionados a Buenos Aires.
Quisiéramos no entrar en estos detalles genealógicos, que para muchos no son sino vanidad; pero sería imposible: sería cambiar la historia lojana de viva y palpitante en un ser anquilosado, sin relaciones con el presente.
Nataniel encontró una invitación, y, con el corazón palpitante, se encaminó a la hora fijada a casa del profesor cuando empezaban a llegar los carruajes y resplandecían las luces de los adornados salones.
¡Como si él, acostumbrado a trabajar sus terrones y a dirigirlo todo, pudiera resignarse a permanecer inactivo, a convertirse en espectador, a no ver cómo en las mañanas frías de invierno desflora la reja del arado la tierra húmeda y palpitante...
Del encuentro súbito de un espíritu ingenuo y de un espectáculo sorprendente, surgió este poema palpitante, desbordado, exuberante, lujoso.
El Universo para él no sobrepasaba el contorno sedoso de su falda; y se acusaba de no amarla, tenía ganas de volver a verla; regresaba pronto a casa, subía la escalera con el corazón palpitante.
¡más discretas en vuestro brillo que las gemas radiantes, perlas que os formáis en el fondo glauco de los mares, perlas blancas de suavísimo oriente, perlas rosadas de Visapour y de Golconda, fantásticas perlas negras de Veraguas y de Chiriquí, perlas que adornáis las coronas de los reyes, que tembláis en los lóbulos de las orejas sonrosadas y pequeñuelas de las mujeres, y os posáis como un beso sobre la frescura palpitante de los senos desnudos!
Después de una desesperación venía otra, y siempre, inagotablemente, cómo las olas de una marea que se desborda. Sintió una terrible curiosidad: despacio, con la punta de los dedos, palpitante, le levantó el velo.
En aquel jubileo de Dolores, mientras el luto cubre todos los cuerpos y el llanto todas las pupilas; en que todo cristiano comulga y edifica, ¡qué espectáculo de escándalo y relajamiento dan los dos esposos a tantos fieles y qué ejemplo más lastimoso a ese angelito! La iglesia está repleta y en palpitante bisbiseo de plegarias.
Entretanto como las velas le deslumbraban, él se volvía hacia la pared y se quedaba dormido. Ella se escapaba conteniendo la respiración, sonriente, palpitante, sin vestirse.