palaciego

(redireccionado de palaciegos)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con palaciegos: palaciega

palaciego, a

1. adj. Del palacio real o de la corte las costumbres palaciegas eran respetadas por la nobleza. palaciano
2. adj./ s. HISTORIA Se aplica a la persona que servía o asistía en palacio.
3. Que tiene la apariencia, el ambiente o el lujo de la vida cortesana.

palaciego -ga

 
adj. Relativo a palacio.
adj.-s. Díc. del que sirve o asiste en palacio real.
fig.Cortesano.
Sinónimos

palaciego

, palaciega
adjetivo y sustantivo
Traducciones

palaciego

court, courtier, palace

palaciego

palazzo

palaciego

宮殿

palaciego

궁전

palaciego

A. ADJpalace antes de s, court antes de s
B. SM (= persona) → courtier
Ejemplos ?
Nació en el municipio actual de Los Palacios y Villafranca, en la calle Real de Villafranca (para los palaciegos "Calle Real"), en el actual número 25.
El Greco es un tributo al genio del manierismo y los sobrios ambientes religiosos y palaciegos de su época, capturando mediante diez movimientos el personal universo creativo del pintor cretense.
Del año 1600 a.c hasta el año 1200 a.c Grecia disponía en la Edad de Bronce de centros palaciegos importantes que dominaban distintos territorios, entre ellos Micenas.
Luego, continuaba Memnon, es necesario no descuidar su caudal: mis deseos son moderados; tengo mi dinero que me produce buenos réditos y con buenas fianzas en poder del tesorero general de Ninive, y me basta para vivir sin depender de nadie, que es la mayor fortuna, porque nunca me veré en la cruel precision de ir á besar manos de palaciegos; á nadie tendré envidia, y de nadie seré envidiado: cosa no ménos fácil.
Luego supe que aquella misma noche habian venido á prendernos los oficiales del gran Aurengzeb; y no habiendo encontrado mas que al intérprete, fue este ajusticiado en la plaza mayor, confesando sin lisonja todos los palaciegos que era muy justa su muerte.
Aparecieron de pronto muchos caballeros principales, soldados y gente de gala, y ciertos ministros o funcionarios, al parecer palaciegos, que venían con unas andas riquísimas y sobre las andas algo a manera de trono portátil o silla gestatoria.
Villamediana, confuso, de inquietud funesta lleno, al retirarse saluda al monarca con respeto, y este con una sonrisa lo deja aterrado y yerto; mientras, afable, despide a los otros palaciegos.
Su excelencia, declarando que los palaciegos se habían quedado cortos en el elogio, departió familiarmente son el artista; y éste, animado por la amabilidad del virrey, le dijo que ya le aburría la clausura, que harto purgada estaba su falta en tres años de vida conventual y que anhelaba ancho campo y libertad.
Convengamos en que era durilla la posición del arzobispo, que sin echarse a cuestas lo que él creía un inmenso ridículo, no podía hacer bajar su dosel. Su ilustrísima se sentía tanto más confundido cuanto más altivas y burlonas eran las miradas y sonrisas de los palaciegos.
Así viven y mueren cada día En su guerra interior los palaciegos Que con la emulación rabiosa ciegos Al degüello se tiran a porfía.
Melancólico el semblante, y los labios entreabiertos, y las siniestras miradas, y el mudo desasosiego, ya en los saraos de la corte, ya en los festines risueños, ya en la caza bulliciosa, ya en solitarios paseos, ya en el salón, ya en la plaza, ya en la justa, ya en el templo, en la mesa, en el despacho, en la vigilia, en el sueño, un alma rota descubren por un fijo pensamiento y un corazón que devora el cáncer de un gran secreto. En vano sondar procuran los malignos palaciegos, con astucia cortesana aquel abismo encubierto.
Más aún: los magnates y los reyes Recibirán tus órdenes y leyes, De un dulce amor infundirás las llamas Dentro del corazón de nobles damas Y los más orgullosos palaciegos De tu privanza se valdrán con ruegos.