palacete

(redireccionado de palacetes)
También se encuentra en: Sinónimos.

palacete

s. m. ARQUITECTURA Palacio pequeño usado como casa de recreo las familias nobles pasaban los veranos en sus palacetes.

palacete

 
m. Casa construida y decorada como un palacio, pero más pequeña.
Sinónimos

palacete

sustantivo masculino
Traducciones

palacete

palazzina

palacete

Palast

palacete

palais

palacete

дворец

palacete

paleis

palacete

palácio

palacete

pałac

palacete

παλάτι

palacete

Дворец

palacete

palacete

palacete

Palác

palacete

Palads

palacete

Palatsi

palacete

הארמון

palacete

宮殿

palacete

궁전

palacete

Palace

palacete

SMsmall palace
Ejemplos ?
A finales del siglo XIX y principios del XX, llegarán a Valdepeñas el ferrocarril, la luz eléctrica, el agua potable, posibilitando un gran desarrollo y la aparición de una burguesía emergente, que hará crecer la villa, llegando a ser la más grande de toda la provincia y duplicando en habitantes a la propia capital. En esta época se erigieron bellos palacetes y casas junto con una cuidada ordenación urbana.
En el año 1906 se construyen las primera casas solariegas, en la ribera izquierda del Urumea, cerca del puente y del caserío Martutene. Se puede decir que estos primeros palacetes y el parque de recreo son el origen del barrio.
Además de dirigir la urbanización de su reino, hizo edificar más de cuatrocientas casas y palacetes para los señores y caballeros de su corte, cada uno de acuerdo con el rango y los méritos de su habitante.
La zona próxima al paseo marítimo destacaba por la presencia de palacetes y viviendas construidas por la alta burguesía durante el siglo XIX, que han sido sustituidas progresivamente por edificios de viviendas de tres a cinco plantas.
Entre los que se intercalan: Iglesias, monasterios, conventos, ermitas o palacios, palacetes y casas burguesas de diversos siglos.
Dos edificios reseñables que actualmente están destinados a equipamiento cultural fueron levantados en el siglo XIX. El palacio de Sanz-Enea es una buena muestra de los palacetes de veraneo que abundaban en la villa.
En poco tiempo, un gran número de palacetes fueron comprados a sus dueños y demolidos, y las construcciones se multiplicaron a ritmo acelerado.
Oyeron dar las ocho en los diferentes relojes del barrio Beauvoisine, que está lleno de internados, de iglesias y de grandes palacetes abandonados.
Aquel sitio intentaba ser admirable; semejante a los antiguos palacetes romanos: pisos y columnas de mármol, portentosas estatuas, directamente reproducidas de los originales de la antigüedad griega; de las paredes colgaban cuadros como neoclásicos elaborados al óleo; de los techos pendían varias lámparas resplandecientes de cristales.
Así, con rítmico paso, resiguiendo por las callejas donde ya se veían elevarse imponentes palacetes, el jumento hacía lo que su amo le indicaba y éste, deseoso de acabar su mercancía, se desalaba al ver que el sol volaba raudo, devorante del tiempo… En cada una de la puertas que descubría en su trayecto ofrecía sus pobretones productos.
Sé que existen también quienes habitan bellos palacetes rodeados de jardines y de fuentes; sé que hay mansiones enormes en la ciudad, lujosas e impresionantes.
Corre entonces a toda velocidad por las silenciosas calles ondulantes de los lomeríos residenciales. Todos los demás palacetes están a oscuras y en silencio, cual si nadie los habitara.