palabrota

(redireccionado de palabrotas)
También se encuentra en: Sinónimos.

palabrota

s. f. Palabra grosera que se dice con el ánimo de insultar o como expresión de enfado, alegría o sorpresa. palabro

palabrota

 
f. Dicho ofensivo, indecente o grosero.

palabrota

(pala'βɾota)
sustantivo femenino
palabra o frase que se considera ofensiva o grosera No digas palabrotas delante de los niños.
Sinónimos

palabrota

sustantivo femenino
taco, grosería, ajo.
Palabrota se emplea, generalmente, con los verbos decir y soltar, y alude a la palabra malsonante que se usa para blasfemar o para insultar.
Traducciones

palabrota

oath, curse, swearword

palabrota

nadávka

palabrota

bandeord, forbandelse

palabrota

Fluch

palabrota

kirosana, kirous

palabrota

kletva, psovka

palabrota

ののしり

palabrota

저주, 저주의 말

palabrota

vloek, vloekwoord

palabrota

przekleństwo

palabrota

förbannelse, svordom

palabrota

คำสบถ, คำสาปแช่ง

palabrota

küfür

palabrota

câu chửi thề, sự chửi rủa

palabrota

SFswearword
Ejemplos ?
Restricciones sobre actividades y relaciones sexuales (masturbación, sexo prematrimonial o extramatrimonial, pornografía, homosexualidad, bisexualidad, etc.) Restricciones en el uso del lenguaje (palabrotas, juramentos.
Annie obliga a Sheldon a quemar el manúscrito de una novela de la cual el no tenía una copia y que el creía era su única esperanza para que sus fans olvidarán a Misery Chastain, por considerar que tenía demasiadas palabrotas.
Contribuye cantando en voz de falsetto la línea "not by the hair of my chinny chin chin" en el conocido tema de Green Jellÿ (anteriormente conocidos como Green Jello) "Three Little Pigs" (el vocalista era el compañero de habitación de Maynard en la universidad, y fue la persona que recibió el mensaje de contestador del tema "Message to Harry Manback", y quien se lo envió a Maynard posteriormente; el sujeto del mensaje en cuestión, que no paraba de decir palabrotas en italiano e inglés, dejó el "recado" después de que el compañero de Maynard y otros amigos le dejaran un día en un parque, con todas sus pertenencias, ya que era demasiado descarado y, además, se colaba en sus fiestas, aparte de ser adicto a algún tipo de droga).
Patrick Holm de Total Sci-Fi pensó que el segundo episodio "equipara la palabra 'adulto' con sexo y palabrotas - más una definición de patio de colegio que de un drama serio".
Y tanto se repitió la escena de compra y cambio de ollas y el agasajo de palabrotas, soportadas siempre con paciencia por el indio, que el barbero de la esquina, andaluz entrometido, llegó a decir una mañana: -¡Córcholis!
Aquella garrulería incomprensible representaba a los ojos y a los oídos de doña Petra el pan de cada día; creía con fe ciega que tales sentencias y palabrotas eran la ordinaria tarea de su marido en la oficina de pastos.
El arzobispo don Bartolomé María de las Heras no había gozado de esas mojigangas; y el primer año, que fue el de 1807, en que asistió a la procesión hizo, a media calle, detener las andas, ordenando que se retirase aquella mujer escandalosa que, sin respeto a la santidad del día, osaba pronunciar palabrotas inmundas.
Los ayudaba voluntariamente; pero siento decir que no era muy a menudo, porque generalmente le insultaban con palabrotas, para que desistiera.
¡Y pensar que por bajo del bigote aún le revoloteaba la «vindicta pública, la espada vengadora de la ley, la acusación justa...», todas las palabrotas con que regalaba veinte años de presidio al primero que caía bajo su mirada iracunda de acusador!
Aquello fué ya cosa de taparse los oídos con algodón feni- i; cado, para no oir las palabrotas que vomitaron las de Mora, de Alvarado, de Barbarán y de Montúfar, olvidadas por completo de la reverencia debida al lugar en que se hallaban.
Es tarde... Una cascada de palabrotas, de insultos, de furiosas interjecciones, respondió a la declaración categórica. -¡Rayos, centellas, particiones en toda la Corte celestial!...
¡Ji! (Las palabrotas sólo las pienso, porque Ich bin eine dame. No como las vulgares rockeras de hoy.) Como entenderás, únicamente cuando cierran el museo, puedo salirme de cuadro y andar de grande charla con la presuntuosa de la Milo que recupera sus brazos y manos de Venus y se siente la estrella del Louvre.