palabrita

palabrita

1. s. f. coloquial Palabra sensible o cargada de intención cuando me llame le diré cuatro palabritas.
2. palabritas mansas coloquial Persona que habla con suavidad, pero se reserva una segunda intención.

palabrita

 
f. Palabra sensible o que lleva mucha intención.
Traducciones

palabrita

paroletta
Ejemplos ?
Piruaco: a ciencia cierta no se sabe el origen de la palabra pero se dice que "piricuaco", es de origen miskito y significa "perro sediento de sangre humana." Esta palabrita era la preferida de la Guardia Nacional de Nicaragua contra los combatientes sandinistas.
Entre punta Gobernador y la bocana del río Piura se encuentran las playas de San Pedro y San Pablo, donde en las zonas intermareales se observan importantes bancos de concha piojosas (Tivela hians) y palabrita (Donax sp).
El escudo de armas de los Pardo es una águila coronada, sable (en heráldica el sable es civilista, no corta ni pincha, es una palabrita que significa negra), con corona sobre campo o fondo de oro.
La señora de Munar tragaba saliva a cada piropo que los oficiales endilgaban a las doncellas, y ora daba un pellizco a la sobrina que se descantillaba con una palabrita animadora, o en voz baja llamaba al orden a la hija que prestaba más atención de la que exige la buena crianza a las garatusas de un libertador.
¿Por qué se habrá afarolado tanto este muchacho? La verdad era que por tal palabrita ninguno de nosotros habría hecho escupir sangre a un colega.
Viendo la pachorra de su excelencia y que no dietaba medida alguna para la defensa del territorio, tomó la murmuración proporciones alarmantes; y no se convirtió en motín o meeting, que allá se va todo, porque en ese siglo de obscurantismo no se había aún inventado la palabrita con que hoy sacamos de sus casillas, haciéndolos disparar y tirar piedras hasta a los gobernantes más flemáticos.
Sólo la cuestión de si los capítulos debían llamarse congregación, junta o dieta, motivó grandes tumultos; y así, por cuestión de una palabrita, empezó la ruina de los hospitalarios en Guatemala.
Yo agrego esta última palabrita que es fundamental en todos los órdenes de la vida, pero en la política lo es mucho más y se los dice una Presidenta a la que muchos auguraban que no terminaba su mandato, como también se lo auguraron a él, como también se lo auguraron a él en una editorial que se publicó en un diario a los pocos días de asumir: “La Argentina ha resuelto dar su gobierno por un año”, dijeron del gobierno de Néstor Kirchner porque no había aceptado una serie de imposiciones.
¡Uf, qué asco! Lectoras mías, llévense de mi consejo y destierren la palabrita malsonante. Perdonen el sermoncito cuaresmal, y dejándonos de mondar nísperos, sigamos con el interrumpido relato.
Y la jamona, que como mujer no era ya colchonable (hace falta en el Diccionario la palabrita), considerando que tal vez se trataba de una alhaja u objeto codiciable, contestó sin inmutarse: -Dándomela a buen precio, tambien recibo la pinga.
Yo no sirvo para estas palanganadas, sino para meter lanza y sablear gente. Esta mañana me sabía la arenga como agua, y ahora no me acuerdo ni de una puñetera palabrita.