pajarera

pajarera

1. s. f. Jaula grande o sitio donde se crían pájaros.
2. BOTÁNICA Planta herbácea de tallos tendidos, hojas ovales y pecíolos pestañosos.
NOTA: Nombre científico: (Stellaria media.)

pajarera

 
f. Jaula grande o aposento donde se crían pájaros.
Traducciones

pajarera

aviary

pajarera

Voliere

pajarera

volière

pajarera

volière

pajarera

aviário

pajarera

القفص

pajarera

Voliéra

pajarera

조류 사육장

pajarera

SFaviary
V tb pajarero
Ejemplos ?
Cuando nacemos, nos regalas notas; después, un paraíso de compotas, y luego te regalas toda entera, suave Patria, alacena y pajarera.
¡Cómo entenderlos siquiera si no han sabido ser ramas que arrullen los cantos frágiles de sueños que se anidaron! ¡Cómo entenderlos un poco si no han abrazado el tronco solitario que sostiene su follaje enamorado de la vida pajarera!
Explicó cómo se debía construir, acomodar y cuidar, asegurando que el uso de este nido por todos los caranchos los pondría a la cabeza de la civilización pajarera.
Y pensar que hubo un tiempo de bullicios escolares, de algarabías promisorias, de esfuerzos acumulados que a sí mismos se esfumaron… VI SANCTUS Pajarera solar, Emma Godoy, moisesina del amor callado, un día voló con sus salmodias místicas hacia otros cantos donde la praxis eclipsó vocablos y enarbolada pentafácica pulió la brecha de las canas.
-No hagas eso- contestó el mochuelo-; sino llena el jarro del agua clara y pura que brota de un manantial al pie de la fuente del «agua de muchos colores»; en seguida entra en la pajarera, que se halla al frente de la puerta; no escojas ninguno de los pájaros de vistosos colores que te salgan al encuentro y te atolondren gritándote todos a la par, que ellos son el «Pájaro de la Verdad», sino coge a un pajarito blanco, a quien los otros tienen arrinconado, y a quien persiguen sin descanso sin poderlo matar, porque no puede morir.
Si vuelves a hacerme una pregunta tan tonta como ésa te aseguro, como me llamo Papageno, que te encerraré como un pinzón en mi pajarera y te venderé con mis otros pájaros a la Reina de la Noche y a sus damas, y por mí, pueden cocerte y asarte.
¿Quién tiene tordo? ¿Qué persona decente tiene tordo? Se tiene pajarera... Yo tengo pajarera. Se tienen canarios, ruiseñores, tórtolas...
A medida que nos alejábamos del mirador y que íbamos admirando y elogiando calurosamente los amplios estanques, la linda pajarera, las sombrías grutas, las majestuosas alamedas, y las estufas, en que tibios chorros de vapor sostenían la vegetación de raras orquídeas, el semblante del poseedor y creador de tantas maravillas se despejaba, llegando a irradiar ventura y satisfacción de artista aclamado.
Un criado llevaba en un jaulón de carrizos un pájaro de amarillo de oro, para la pajarera del rey, que tenía muchas aves, y muchos peces de plata y carmín en peceras de mármol, escondidos en los laberintos de sus jardines.
-Señor, es un poeta. El rey tenía cisnes en el estanque, canarios, gorriones, senzontes en la pajarera: un poeta era algo nuevo y extraño.
El niño echó a correr, entró en el patio, donde halló la fuente, que tenía muchos caños, por los que vertía agua de distintos colores; pero, no los miró, sino que llenó su jarro del manantial de agua clara y pura que brotaba al pie de la fuente, y se encaminó a la pajarera.
En aquel bienhadado asilo, casi solo, porque, si no es dos o tres días en el año, pocos son los concurrentes a los jardines del Alcázar, oyendo el ruido de las tijeras de los jardineros, que, cortando las fibras del boje y del arrayán, las forzaba a exhalar por doquiera sus esencias perfumadas, mi imaginación se gozaba en su propio recogimiento, como el ave criada en una pajarera, que nada desea de lo que está más allá de sus alambres.