padrino


También se encuentra en: Sinónimos.

padrino, a

(Del lat. vulgar patrinus.)
1. s. RELIGIÓN Persona que presenta o asiste a otra en los sacramentos del bautismo, de la confirmación, del matrimonio o del orden sacerdotal, si es varón, o en una profesión, si se trata de una religiosa.
2. Persona que acompaña a otra que recibe algún honor o un título.
3. Persona que asiste a otra para sostener sus derechos en un acto público.
4. Persona que actúa en favor de otra es un padrino y por ello la defiende.
5. s. m. Jefe de la mafia.
6. s. m. pl. Conjunto del padrino y la madrina.
7. Influencias de las que dispone una persona por relaciones o amistades que le favorecen la obtención de una cosa o su desarrollo en la vida a él no le han despedido porque tiene padrinos en la empresa.

padrino

 
m. catol. El que presenta o asiste a una persona en el sacramento del bautismo, de la confirmación, del matrimonio, o del orden, si se trata de un varón, o que profesa, si se trata de una religiosa.
El que asiste a otro para sostener sus derechos en certámenes literarios, torneos, desafíos, etc.
fig.El que favorece o protege a otro en sus pretensiones, designios, etc.
pl. El padrino y la madrina.
Sinónimos

padrino

sustantivo masculino
1 protector, valedor, patrocinador, bienhechor, favorecedor.
Padrino alude a la persona que ayuda o que protege a otra, particularmente en el mundo laboral o profesional.
2 influencia.
Se utiliza especialmente con el verbo tener: si no tienes padrino, difícilmente encontrarás trabajo en esa empresa.
padrinos
Traducciones

padrino

padrí

padrino

godfather

padrino

parrain

padrino

kmotr

padrino

godfather, gudfader

padrino

kummisetä

padrino

krsni kum, kum

padrino

ゴッドファーザー, 名付け親

padrino

대부, 두목

padrino

gudfar

padrino

gudfader, gudfar

padrino

เจ้าพ่อ, พ่ออุปถัมภ์

padrino

bố già, cha đỡ đầu

padrino

Кръстник

padrino

教父

padrino

SM
1. (en bautizo) → godfather padrinosgodparents
2. (en boda) → best man
3. (en duelo) → second
4. [de mafia] → godfather
5. (= patrocinador) → sponsor, patron
6. (anticuado) (= víctima) → sucker, victim

padrino

m godfather
Ejemplos ?
Jouon Nesci, o sea, Juan el Necio, que no hace más que hablar, va a visitar a unas mozas con su padrino, quien le había recomendado que dejase de comer cuando estuviera de pie.
Mi madre, mi buena madre tan parecida a usted, resucitó de la tumba, se ofreció a mi imagen. Mi más tierna niñez, la confirmación y mi padrino, se reunieron en un punto para decirme que usted era mi segundo padre.
Y que no eran badomías o badajadas ni cuodlibetos de vieja las frases de mi perilustre antepasada, sino frases meritorias de ser loadas en un soneto caudato, es lo que voy a comprobar con las dos consejas siguientes: I La olla del Padre Panchito El padre Panchito era, por los tiempos del devoto virrey conde de Lemos, un negro retinto, con tal fama de virtud y santitad que su excelencia lo había, sin escrúpulo, aceptado por padrino de pila de uno de sus hijos, en representación de un acaudalado minero de Potosí.
Se las comió y fue a contárselo a su padrino. Se equivocó de cama y, al ver a unas de las chicas, creyó que andaba enredada con su padrino y le lanzó las gachas.
DON DUARTE A no tener el estorbo destas tablas por padrino de mi amante atrevimiento, niña de amor, de amor niño, coloreara al hablaros; puesto que en todo ejercicio ansí de artes como ciencias, se suponen los principios.
—¡Pican muy fuerte, realmente! —dijo sorprendido, levantando la cabeza hacia su padrino. Este, para quien la observación no tenía ya ningún valor, no respondió, felicitándose, en cambio, de haber contenido a tiempo la invasión.
San Martín, que amaba á Luzuriaga como á leal hermano, y que además era padrino de uno de sus hijos, lo comprometió para que, renunciando la gobernación de Cuyo, lo acompañase á acometer más ardua empresa.
El padrino, que trabajaba ya en taller propio y que, mo- neda á moneda, guardaba como ahorro un centenar de pelu- conas, resolvió que su mujer cerrase la picantería; y el ma- Irimonio fué á establecerse en el extremo opuesto de la ciu- dad, en la calle del Arco, donde con modesta decencia arregla- ron una casita.
—¿Qué nombre le ponemos al chico? -—Por mí— contestó el padrino,— póngale usted Tigre. —No puede ser— arguyó secamente el párroco.
Alrededor de él la corrección devoradora oscurecía el suelo, y el contador sintió, por bajo del calzoncillo, el río de hormigas carnívoras que subían. Su padrino halló por fin, dos días después, y sin la menor partícula de carne, el esqueleto cubierto de ropa de Benincasa.
(A DON DIEGO.) Supuesto que habéis querido que me detenga, será a reñir: sacad el limpio acero, don Diego, que estoy de vos ofendido. Y pues don Juan se halla aquí, será de entrambos padrino.
Benincasa se sentó bruscamente en la cama, alucinado por la luz de los tres faroles de viento que se movían de un lado a otro en la pieza. Su padrino y dos peones regaban el piso.